Archivo de la etiqueta: resignación

La historia del pasado de Extremadura ¿Qué es Extremadura?

Extremadura es un estado de ánimo que nace de las cosas que nos contamos del pasado y de la historia del futuro que tenemos (o no tenemos), nos educaron para ser pobres y reproducir la pobreza, pero un espíritu irreductible vive en nosotros; cuando seamos capaces de elaborar un relato poderoso de futuro para dirigirnos, seremos imparables. Una forma diferente de mirar la historia de nuestras comunidades.

Sigue leyendo

Mi mundo se ha muerto. Nuevos mundos y espacios de poder.

Vivimos en un fluir y aceleración permanente de mundos que nacen y mundos que mueren. ¿Cuántos de nosotros estamos asustados al ver desaparecer el mundo que nos dio sentido, donde nacimos y crecimos? ¿Cuántos de nosotros nos sentimos inquietos y confusos al comenzar a habitar en mundos desconocidos? Todo este fenómeno está condicionando los estados de ánimo globales, el nacimiento de nuevos espacios de poder que podemos ocupar y la innovación como una actividad permanente a lo largo de la vida. Un tiempo emocionante y lleno de posibilidades donde la mayoría de personas está buscando encontrar su sitio en el mundo.

mundo_muerto

Sigue leyendo

La cultura zombi.

La voz ancestral de las generaciones pasadas no está muerta, nos posee y se manifiesta en nosotros, está en nuestro imaginario, forma parte de nuestra arquitectura de pensamiento, habla por nuestras bocas, actúa desde nuestros cuerpos y piensa en automático por nosotros… Hasta que no desactivemos la ingeniería social que fagocita el talento, la creatividad, la innovación, el emprendimiento y el liderazgo; éstos no arraigarán en nuestras comunidades.

zombie

Sigue leyendo

El país de Prometerás y no Cumplirás.

Érase una vez un lejano país en el que sus gentes dejaron de cumplir sus promesas. Al principio las personas se enfadaban y exigían lo prometido. Pasado un tiempo la situación se agravó tanto que el incumplimiento se convirtió en una práctica social generalizada. Ante esa situación, los gobernantes tuvieron que dedicar gran parte del gasto público a regular los compromisos y a sancionar los incumplimientos (policía, tribunales, burocracia, inspectores, controladores, interventores, cárceles…).

pais-prometeras Sigue leyendo