Una nueva generación de líderes para gobernar la complejidad. Un ejemplo inspirador.

El papel reservado a los líderes políticos del futuro no consistirá en hacer obras faraónicas e inauguraciones con placas impresas en las fachadas para la posteridad, eso es tarea de la sociedad y la maquinaria de la administración (empresas, emprendedores, trabajadores, servicios públicos…). Su misión principal no será hacer cosas materiales para cambiar el mundo, sino desarrollar a las personas que van a cambiar el mundo. Su legado no estará en invertir en cosas, sino invertir en las personas. Las sociedades ricas son aquellas donde la acción política se enfoca en el desarrollo de la creatividad, la innovación, la ciencia, la tecnología, la educación transformadora, el emprendimiento y el talento; orquestando todas estas energías en torno a un proyecto colectivo. Pero esto es incompatible con la actual cultura política, que precisará un nuevo estilo de liderazgo que sea capaz de unir desde la diversidad a la gente en un propósito.

Sigue leyendo

No somos nadie.

Debemos dejar de ver al ser humano como ser individual y aprender a entenderlo como especie.

Cada día se pone más evidencia la extrema fragilidad del ser individual en el mundo y la necesidad de sortear un abismo existencial que nos reduce a la nada, una sensación que nos puede llegar a angustiar si no aprendemos a pensar y actuar como una especie que basa su fuerza en la inteligencia colectiva. El individualismo nos ha demostrado que nos conduce al más estrepitoso de los fracasos, una actitud ineficaz para enfrentar una realidad ante la que se yerguen unos desafíos descomunales (enfermedades, migraciones, guerras, crisis climática…) para el conjunto de la humanidad. 

Sigue leyendo

Cómo convertirte en una persona relevante e influyente para los demás.

Para alcanzar nuestro máximo desempeño, las personas y organizaciones necesitamos convertirnos en relevantes e influyentes para otras, al menos en el campo o actividad que amamos y en el que pretendemos desarrollarnos (agricultura, medicina, literatura, música, cultura, deporte, puesto de trabajo, empresa…). La dificultad radica en que en nuestro ámbito, también hay millones de personas y organizaciones que quieren ocupar ese nicho, para lo cual necesitamos cultivar y poner en práctica un conjunto de sensibilidades, competencias y habilidades.

Sigue leyendo

Un nuevo enfoque para producir líderes que desarrollen sus comunidades y países.

No hagas proyectos para cambiar el mundo, desarrolla a las personas que van a cambiar el mundo. Haz que las personas y organizaciones con las que trabajas se conviertan en líderes, es la manera más rentable para su crecimiento y el de sus comunidades. A continuación vamos a ofrecerte una nueva mirada para generar procesos de desarrollo y políticas públicas basadas en la reproducción de líderes y emprendedores.

Hay dos tipos de inversiones para generar un proceso de desarrollo: invertir en cosas e invertir en personas. Cuando inviertes en personas hay tres categorías: invertir en el desarrollo de personas que producen cosas (formar profesionales y trabajadores), invertir en el desarrollo de personas que crean riqueza (emprendedores), e invertir en la producción de líderes para que generen riqueza revolucionaria.

Sigue leyendo

El futuro de la Educación y el desarrollo de nuevas Estrategias Educativas

“Educar ha pasado a ser un arte para cultivar la sensibilidad de las personas, la tarea más elevada de la labor docente”.

Juan Carlos Casco

El título sugerido para expresar esta opinión es muy amplio y desafiante, por ello lo acotaré a algunas elaboraciones alrededor del mundo universitario y particularmente en lo relacionado con sus docentes, sobre quienes recae la mayor responsabilidad para obtener lo titulado; en medio de nuevos ecosistemas de aprendizaje con las trayectorias individuales y personalizadas que en ellos ocurren.

Sigue leyendo