25 Claves para reconquistar a un electorado desideologizado, desclasado y descreído.

El cambio radical de paradigma que está alterando el tablero político.

El fenómeno acelerado de desideologización y pérdida de conciencia de clase que está experimentando el electorado, trastoca por completo unas estrategias políticas que cogen a pie cambiado a las viejas maquinarias de los partidos.

Los discursos efectivos que apelaban a las identidades y nos recordaban quiénes éramos y de dónde veníamos han perdido su efectividad, sumiendo en un desconcierto a las marcas políticas (especialmente a las de la izquierda).  Los votantes de izquierdas que votaban de manera automática han menguado extraordinariamente, una situación de la que muchos partidos y dirigentes políticos parecen no haberse enterado y siguen tocando la misma melodía mientras el barco se hunde.

Por otro lado, el electorado no es otra cosa que el reflejo de una sociedad que antaño era sólida, hoy es líquida. Y por momentos se torna volátil; por eso es necesario un cambio de mirada que apunte a planteamientos nuevos para tiempos nuevos, sin olvidarnos de algunas recetas del pasado que siguen vigentes.

Los factores expuestos aceleran la búsqueda de nuevas tácticas para conectar con un electorado que se siente huérfano, mientras los estrategas avispados aguzan su ingenio para pescar en aguas revueltas y turbulentas.

Todo este panorama está generando un cambio en las reglas no escritas en las formas políticas, mientras se produce un desconcierto en el que muchos candidatos acaban manipulados como muñecos de trapo en manos de gurús que suelen fallar más que una escopeta de feria, dejándolos quemados y en evidencia,  por no entender que, ante todo, el valor del liderazgo reside en la fortaleza emocional, la honestidad, la visión, la autenticidad y el fondo sobre las formas.

17 Claves estratégicas para reconquistar a un electorado desideologizado y desclasado.

1.- Construye un relato poderoso del futuro que dé sentido a la vida de la gente.

2.- Aprende a observar el cambio en el mundo y el entorno desde una mirada flexible, incorporando en la oferta electoral las nuevas preocupaciones, necesidades y aspiraciones de la gente.

3.- Mira los estados de ánimo de las personas (son cambiantes), aprende a observarlos y hacerte cargo de ellos.

4.- Declara el proyecto que tienes para los 15 o 20 próximos años y di qué pretendes hacer en los próximos 4 para comenzar a levantarlo. Si no lo has elaborado, tienes un problema, constrúyelo cuanto antes.

5.- Para hacer el proyecto que tienes en la cabeza, ¿qué sacrificios vas a pedir a la gente?

6.- ¿Cuál es tu legado? ¿A qué causa responde todo lo que haces? ¿Por qué quieres ser recordado cuando ya no estés?

7.- ¿Cómo vas a demostrar al electorado, sin decirlo, que eres la mejor opción para hacerte cargo de sus hijos, sus hermanos o sus padres? ¿Cómo te vas a mostrar como el mejor padre, madre, yerno, nuera?… Piensa que el pensamiento más grande que podrías crear a los demás es: a esta persona le confiaría mis hijos.

8.- Di a la gente que es importante para ti, que la quieres y que estás dispuesto a ayudarla (y por supuesto, siéntelo de verdad). Piensa que las preguntas que tienen en su mente respecto a ti son: ¿Yo soy importante para ti? ¿Tú me quieres? ¿Tú estarías dispuesto a ayudarme?

9.- ¿Cómo quieres que te recuerde la gente? ¿Qué recuerdo memorable vas a sembrar en la mente de los demás? Para hacerlo, construye un relato personal donde se vea reflejado el electorado.

10.- Evita el discurso de las identidades porque ahí nace la discordia y el desencuentro. incorporando en la oferta electoral las nuevas preocupaciones, necesidades y aspiraciones de la gente.

11.- Todo pueblo, toda comunidad, tiene una poética, un alma, conecta con ella, con el ethos de la gente.

12.- Cuenta historias donde se vean reflejadas las personas en sus afanes más reconocibles.

13.- Dirige tus esfuerzos para crear experiencias memorables a tu público en lugar de transmitir información y datos.

14.- Orquesta la mente de los demás en torno a un propósito.

15.- Busca la autenticidad, exprésate como eres. Cultiva tu propio estilo personal, no te dejes liar por el regate corto de los gurús. Las personas desconfían cada día más de las imposturas y las poses forzadas. Piensa que se descubre antes a alguien que finge que a un cojo.

16.- Convoca a la gente a la acción, a hacer juntos una cosa concreta, una obra tangible. La propuesta de lo que vamos a hacer juntos es más poderosa que el pasado que fuimos,  más sugerente para un electorado descreído.

17.- Haz promesas valiosas para que el electorado verifique su cumplimiento, signifícate como una persona que promete y cumple. Recuerda que nadie te obliga a hacer promesas, pero cuando las hagas, cúmplelas, solo así puedes desarrollar credibilidad y coherencia.

8 claves tácticas que se unen a las 17 estratégicas.

18.- Si quieres que alguien te vote, tienes que pedírselo personalmente, cuando lo haces, estás creando un vínculo invisible con la otra persona, sentirá que es importante para ti. Hazlo con tu propia voz, utiliza la comunicación personal, mensajes personalizados. Todo ello es ahora mucho más fácil a través de las redes sociales.

19.- En la relación con la gente, toca su corazón antes que su mano.

20.- Habla a los intereses de las otras personas antes que a los tuyos.

21.- Apela a las emociones, la mayoría de personas no votamos calculadora en mano comparando programas, se trata de un acto emocional.

22.- No crees rechazo en los contrarios (no generar anticuerpos en el resto del espectro político), en un entorno donde flojea el sustrato ideológico y de clase,  muchas veces basta con que un candidato aparezca como neutro o una persona de apariencia normal para ganar adeptos.

23.- Hazte presente en los espacios virtuales donde “vive” la gente y hazlo  con sus códigos y estilos de comunicación.

24.- Conserva lo mejor del pasado y abraza las oportunidades del futuro. Haz un guiño a las cosas que hay que conservar y a las que hay que transformar. Todas las personas tenemos una dosis de conservadurismo y progresismo que precisa de una sensibilidad que las armonice, una actitud gentil esencial en tiempos donde la ideología y el sentimiento de clase están en retroceso.

25.- Buenos estrategas que entiendan el valor  de los nuevos códigos de comunicación y el metaverso. Las viejas prácticas electorales son contraproducentes. Una campaña bien orquestada, unida a un electorado que está a la vuelta de ideologías y sentimientos de clase, puede decidir un resultado electoral.

Un cambio de paradigma para diseñar las campañas electorales.

A partir de las 25 claves descritas, ya puedes comenzar a diseñar tu campaña electoral incorporando  innovaciones como, mensajes de voz de los candidatos, llamadas de teléfono personalizadas, mensajes microsegmentados, avatares de los candidatos que interactúan con los electores, actos públicos masivos  y experiencias inmersivas en el metaverso… 

Todas estas innovaciones y algunas más suponen poderosos instrumentos que nos crearán emociones y recuerdos duraderos, cambiando por completo la forma de hacer política, y poniendo en evidencia que las viejas artes de la propaganda ya no funcionan, porque el mundo ha cambiado y el mismo concepto de lo que es real y lo que es virtual también.

Las personas que aspiren a ser líderes además de dirigentes, tendrán que cumplir otros requisitos adicionales.

Hay dirigentes políticos que además de aspirar a gobernar, también quieren convertirse en líderes para dejar un legado a las futuras generaciones. Este ya es un club selecto al que muy pocos opositan, un ejemplo de este liderazgo lo encontramos en el reciente proceso de fusión de las ciudades de Villanueva de la Serena y Don Benito (España), que puedes conocer a fondo al final de éste artículo.

El referido liderazgo implica, además de aplicar las claves enunciadas con anterioridad, otras adicionales como: creación de espacios nuevos para que la gente se desarrolle; el manejo de la declaración de un futuro pensado en grande; el desarrollo de la fuerza del carácter para tomar el camino correcto aunque sea el más difícil y riesgoso; aplicación del método y el cultivo de la paciencia; fijación de un horizonte de futuro realizable, marcando hitos, metas y objetivos mensurables; desarrollo de procesos basados en la implicación de la comunidad y  inteligencia colectiva.

El cumplimiento de al menos 20 leyes irrefutables del liderazgo de JC Maxwell.

  • La Ley de la Influencia:  La verdadera medida del liderazgo para iniciar el proyecto de fusión al que estamos asistiendo es la influencia (capacidad de influir en la ciudadanía).
  • La Ley del Proceso: El proyecto ha de responder a un proceso, paso a paso, no puede ser flor de un día y necesita de unos tiempos.
  • La Ley de la Navegación: Cualquiera puede gobernar un barco, pero se necesitan líderes que planeen la ruta y marquen el destino.
  • La Ley de la Credibilidad: La existencia de un liderazgo capaz de hacerse escuchar entre la inmensa mayoría de la gente de ambas ciudades (influencia).
  • La Ley del Terreno Firme: La confianza es el fundamento de la acción y la movilización. Y el grado mayor de confianza se alcanza cuando los líderes son capaces de “autoinmolarse” por la causa.
  • La Ley del Respeto: La gente sigue a líderes que reconocen que son más fuertes que ellos mismos.
  • La Ley de la Intuición: Cuando desde el liderazgo no se tienen certezas hay que ampararse en la intuición y avanzar aunque no haya terreno firme.
  • La Ley del Magnetismo: Si en el liderazgo y en el proyecto hay grandes propósitos, se atraerá a la causa a personas con grandes propósitos.
  • La Ley de la Conexión: Tocar el corazón de la gente para luego pedir su esfuerzo.
  • La Ley del Círculo Íntimo: El potencial del liderazgo de ambos protagonistas estará determinado por la calidad de quienes estén más cerca de ellos, de sus equipos y alianzas fuertes que sean capaces de granjearse.
  • La Ley del Otorgamiento de Poderes: Líderes seguros que otorgan poder a otros y crean espacios de poder para otros.
  • La Ley del Futuro: Se necesita un líder para levantar otro líder. Se necesitan dos líderes fuertes para que puedan levantar a otros líderes en torno a ellos.
  • La Ley del Apoyo: La gente apoya al líder, luego la visión.
  • La Ley de la Victoria: Los líderes encuentran la forma de que la gente gane. 
  • La Ley del Gran Impulso: El impulso y el “momentum” son claves para la movilización.
  • La Ley de las Prioridades: teniendo en claro lo importante y lo urgente.
  • La Ley del Sacrificio: saber ceder para avanzar, así como sacrificarse por la causa.
  • La Ley del Momento Oportuno: Elegir el momento oportuno es tan importante como saber qué hacer y adónde ir.
  • La Ley del Crecimiento Explosivo: Para añadir crecimiento hay que reproducir y dirigir seguidores; para multiplicarlo hay que reproducir y dirigir líderes (sociales, empresariales…).
  • La Ley del Legado: Todo el enfoque ha de estar puesto en dejar un legado para las presentes y futuras generaciones, aunque haya que pagar el coste que haga falta.

Para reconquistar a un electorado descreído ya no basta con confiar la suerte a una buena campaña, hace falta un nuevo estilo político.

Ya no sirve aprobar el examen estudiando unos días antes como los malos estudiantes, hay que hacer los deberes todos los días. Un mundo sin un orden global, cada vez más desideologizado y desclasado, necesita un new deal político, una nueva gobernanza y una nueva generación de líderes que miren al futuro de otra manera. La política de las formas sobre el fondo está llegando a su fin.

El reto de la política es hacerse cargo del cambio, desde el estado de ánimo de una sociedad que se parece poco a la de hace unas décadas, orquestar la mente de la gente para invitarla a vivir nuevas aventuras, en una realidad cambiante y volátil. Llevando la innovación y el emprendimiento a las nuevas formas de hacer política, un espíritu que han de encarnar las personas que aspiran a liderar; y eso entraña decisión, riesgo, voluntad y osadía. Coraje para intentar lo imposible y conseguir lo difícil.

Aunque muchos piensan que vivimos atrapados en la superficialidad, lo que las personas valoran más es la sinceridad y la autenticidad. Una persona puede conseguir la adhesión mayoritaria de la gente si tiene un proyecto colectivo en su cabeza y es capaz de transmitirlo con emoción y compromiso.

Los electores podrán perdonar que un líder se equivoque con su visión, lo que no le perdonarán nunca es que no tenga una visión.

*Nota, este artículo cierra una serie de cuatro que analizan los movimientos de fondo que están alterando el tablero político tradicional, y se complementan con otros 10 para arrojar luz sobre el cambio de paradigma político y un New Deal de la política.

Adelante!!!

Artículos relacionados.

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/como-acudir-a-un-debate-electoralhttp://juancarloscasco.emprendedorex.com/como-acudir-a-un-debate-electoral-con-los-deberes-bien-hechos/-con-los-deberes-bien-hechos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.