El desafío de producir 1.000.000 de nuevos emprendedores en tu país. ¿Qué líder se atreve a hacerse cargo?

 ¿Qué país sueñas para 2040? Pues bien, ese país que sueñas tienes que empezar a construirlo ahora, en 2017, y ese país tiene que comenzar a edificarse en las aulas, con las personas que tienen que hacerlo realidad. Por eso la visión y la imagen que debemos tener in mente no puede ser la de cómo es ahora o cómo era hace 20 años, sino otra nueva capaz de ilusionarnos e inspirarnos a todos para construir esa gran obra.

millon-emprendedores

Yo mi país lo sueño con cientos de miles de personas desarrollando proyectos sociales nuevos, cientos de miles emprendiendo y liderando proyectos científicos, cientos de miles creando valor en el arte y la cultura, cientos de miles produciendo bienes y servicios innovadores, cientos de miles creando empresas exitosas… Pero para que eso sea posible, desde ahora tendremos que ayudar a cada persona a que diseñe y construya su proyecto vital desde el descubrimiento de su vocación, conectándola con su pasión y apoyándola para que despliegue todo su talento y potencial… ;poniendo a trabajar a todo el sistema educativo y a todo el país en esa tarea.

Para poder construir un modelo educativo se necesita tener un modelo económico y social (desarrollo humano) de referencia; cuestión que engloba también aspectos ambientales, sostenibilidad, culturales… Y por ende, definir qué modelo de ser humano queremos (¿emprendedor? ¿Democrático? ¿Solidario?…).

Si la respuesta es desarrollar un modelo de persona emprendedora sobre la base de la igualdad y la solidaridad, ya tenemos clara la misión a cumplir por el sistema educativo: producir en masa personas emprendedoras. En esencia es lo mismo que hizo la Revolución industrial con el sistema educativo en su momento (formar trabajadores en masa de manera estándar para hacer tareas repetitivas en las fábricas); solo que el reto que enfrentamos ahora es mucho más inspirador y apasionante: entrenar personas desde la base de la creatividad, la innovación, el emprendimiento y el liderazgo; para romper con la demoledora visión de Ford en sus cadenas de montaje que refleja bien el paradigma laboral de una época (“por qué cuando pido un par de brazos me vienen con un cerebro”).

Todo modelo educativo necesita un modelo de desarrollo humano en el que inspirarse y todo modelo de desarrollo humano necesita un modelo educativo que lo haga posible.

La riqueza de las naciones va a depender cada vez menos de los factores del desarrollo de A Smith, o los planteamientos economicistas de Rostow (Las etapas del crecimiento económico). Evolucionamos hacia la Sociedad del conocimiento (Drucker) donde el emprendedor es el creador de valor y riqueza en todos los ámbitos de la actividad humana, un planteamiento que entierra definitivamente el modelo taylorista de producción basado en los principios de economía de tiempo y movimiento.

El factor crítico de la riqueza pasa a ser el emprendimiento en todas sus dimensiones y manifestaciones. De la capacidad de liderazgo y emprendimiento de sus ciudadanos dependerá el futuro de nuestras sociedades y países. Pero este reto necesita de un liderazgo potente y comprometido pues los resultados de las actuaciones que se pongan en marcha tardarán más de una década en producir sus  verdaderos frutos, y para eso necesitamos líderes que piensen en el futuro del país, más allá de los intereses cortoplacistas de las próximas elecciones. Líderes que sientan verdadero amor por su gente, capaces de pensar, sentir y ocuparse como un padre o una madre lo hacen con sus hijos cuando emplean toda su vida, recursos y esfuerzos para que aprendan y crezcan, sacrificando la posición  cómoda del corto plazo por los logros del largo.

Si el liderazgo transformador no se convierte en alta política de estado o de gobierno (para las organizaciones), cualquier intento será infructuoso, pues producir personas emprendedoras necesita de la acción coordinada y complicidad de toda la sociedad y todas las áreas de gobierno (con la educación en el centro de todas ellas).

El desarrollo del emprendimiento no se puede abordar, como se ha hecho hasta ahora, desde el entendimiento de producirunos miles de emprendedores-empresarios, a través de costosos e infructuosos programas. Todos sabemos que de las actuaciones que se llevan a cabo salen los mismos emprendedores que entraron (cuando no se queda alguno por el camino), y que nos estamos haciendo trampas en el solitario.

Para producir emprendedores nuevos a partir de personas que no lo son, hay que entrar de lleno en la educación, y para eso necesitamos líderes con convicciones, como aquellos que eran capaces de enfrentar el reto de construir catedrales, a sabiendas que posiblemente no verían su obra culminada. Como los líderes actuales solo tienen creencias pasajeras, no podemos dar este salto, condenando a nuestras sociedades y países a movernos sin una meta, sin un sentido de dirección. Y claro, si no sabemos adónde vamos, qué sociedad queremos, qué modelo de ser humano; de nada sirven las leyes educativas que podamos elaborar, aunque fuesen inspiradas por la divina providencia (no hay viento favorable para quien no sabe adónde va… donde no hay visión la gente perece).

La tarea del emprendimiento va mucho más allá de la creación de empresa, afecta todas las facetas y actividades del ser humano.

Por eso necesitamos personas emprendedoras haciendo arte, cultura, deporte, ciencia, sociedad, política… y también empresa. De hecho si entrenamos a todas las personas en la cosa del emprendimiento, detrás de cada una de ellas habrá un proyecto vital, una empresa, una vida generadora de valor para crear un país rico en su dimensión material e inmaterial.

Uno de los países que se está haciendo cargo de este reto es Nicaragua, un país maltratado históricamente por los desastares naturales y la guerra, que a pesar de eso, tiene el arrojo de levantarse y mirar al futuro con decisión; un país cuyos dirigentes son capaces de actuar pensando en las futuras generaciones, poniendo en marcha un proyecto país para capacitar emprendedores en todos los niveles educativos. El reto no es fácil, pero al menos las personas del mundo con convicciones, ya tenemos una “catedral” en construcción de referencia para ir allí y colocar al menos unos sillares de piedra.

Estamos profundamente agradecidos de poder participar en este gran proyecto al que aportamos nuestra visión, recursos y know how.

Una propuesta para que cada persona y cada estudiante desarrolle un proyecto vital.

Y desde el sistema educativo se ayude a dar forma a ese proyecto, constituyendo el eje de aprendizaje de cada estudiante o grupo de estudiantes (si el proyecto es compartido). De esta manera el aprendizaje se convierte en un medio al que el estudiante recurre para avanzar en su proyecto no un fin en sí mismo. La propuesta es necesario adaptarla a los diferentes niveles educativos (educación básica, media y superior).

El proceso se inicia ayudando a cada estudiante a que dé a luz su vocación, su pasión y se enfoque por entero en ella. Mucha gente muere sin haber descubierto su pasión, la mayor parte de nosotros se dedica a hacer cosas que no le gustan, en las que no se siente realizado. No sé qué comunidades van a ser más prósperas en los próximos años, pero estoy convencido que serán aquellas que trabajen duro para que el máximo número de personas esté desplegando su talento, llevando a cabo su sueño… haciendo lo que le gusta; porque solo un país donde sus ciudadanos estén entregados a crear valor en lo que les hace felices, será un país rico. Pero para eso necesita líderes que entiendan esto, verdaderos patriotas capaces de ver un mundo global y sin fronteras.

Aquí está  un esquema resumido de nuestra línea de trabajo y aportes para ayudar a construir ese nuevo modelo.

guia-emprendimento

Ya sé que mucha gente dirá: eso es muy difícil, sobre el papel está muy bien peeeero… Pero tú como yo, no estamos aquí para hacer cosas fáciles, estamos aquí para hacer lo difícil, para transformar la realidad, para construir un mundo mejor y dejarnos la piel en ello. Si no estamos dispuestos a tomar esa senda ¿qué alternativa tenemos? ¿Qué podemos esperar si seguimos haciendo lo mismo?

Ayudar desde el sistema educativo a construir el proyecto vital de cada ciudadano y ciudadana, implicará la adquisición de competencias clave (genéricas) que nosotros hemos organizado en un sistema para que puedan ser enseñadas y aprendidas.

celula

Sobre la base de estas competencias se construyen los programas para el desarrollo del emprendimiento y el liderazgo que constituyen el resto del itinerario formativo que hemos desarrollado.

Desarrollo de los procesos de formación masiva.

El primer paso es facilitar la tarea a cualquier ciudadano y a cualquier estudiante para que diseñe su proyecto vital, y desarrolle el conjunto de competencias genéricas clave para su desenvolvimiento personal y profesional en la nueva Era.

Las empresas no piden a los trabajadores los conocimientos que tienen sino qué saben hacer con esos conocimientos, sus habilidades para escuchar y hacer ofertas, para desarrollar sentido y criterio, para dirigirse y crear equipos, para gestionar y orquestar estados de ánimo, para ser impecables (competencias genéricas). Y si esto es crítico para un trabajador-emprendedor, no digamos para un emprendedor por cuenta propia.

Por eso se trata de poner a disposición de cualquier ciudadano del país un programa de mínimos a través del cual diseñe su proyecto vital, adquiera competencias genéricas y desarrolle un aprendizaje sobre emprendimiento y liderazgo. Claro, todo esto ha de hacerse mediante un sistema de formación masiva (MOOC) asumible en costes.

La aplicación al conjunto del sistema educativo se apoya inicialmente desde el mismo modelo MOOC para capacitar al conjunto del profesorado.

A continuación se incorpora a la formación en las aulas en todos los niveles (básica, media y superior).

Las acciones formativas se complementan con otros recursos como “bancos de ideas”, “bancos de proyectos” “bancos de innovación”, “comunidades de emprendedores”… ;donde los participantes pueden conocer experiencias exitosas y referentes prácticos para armar sus propios proyectos, creándose un ecosistema nacional de emprendimiento para ayudar a colaborar e interconectarse a las personas que están armando sus proyectos.

Puedes conocer más a fondo las propuestas en este libro (haz click para descargar).

Captura de pantalla 2016-06-19 a las 19.57.45

Vivimos en un cambio global que está dando paso a una nueva Era. En este proceso civilizatorio donde los rasgos definitorios son la creatividad, la innovación, la acción, sobre un nuevo entendimiento del conocimiento (acción/innovación); en torno a un nuevo modelo de ser humano (emprendedor) capaz de mover la nueva sociedad y la nueva economía. El cambio de paradigma es descomunal, nos obliga a desmontar toda nuestra estructura de pensamiento, sistemas económicos, productivos, laborales….; y todo ello orquestado desde la educación. Sin una visión disruptiva sobre la educación que se plantee la capacitación masiva de la ciudadanía, nuestro futuro estará seriamente comprometido. Necesitamos ponernos en acción, cometeremos errores, pero con la emoción de que estamos construyendo una “catedral monumental” para nuestros hijos y las generaciones venideras.

No hay tiempo que perder. Adelante!!!

Palabras relacionadas: .

Enlaces.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *