Archivo de la etiqueta: Juan Carlos Casco

Incansables buscadores de la utopía aferrados a los recuerdos y a la esperanza.

Cuando paro un momento la mente y me pregunto ¿qué es el ser humano? ¿Quién soy yo?Reconozco en mí a un animal al que se le escapa el presente   entre los dedos, mientras su lugar es ocupado por los recuerdos del pasado y las expectativas del porvenir.
En esos momentos veo con claridad mi condición de ser imperfecto e inacabado, un individuo  sometido a una presión existencial permanente que se ve atrapado en cada minuto de su vida entre la recreación mental de historias del pasado que no volverán y la imaginación de un futuro que no acaba de llegar. 

Sigue leyendo

Los límites del conocimiento en la medicina.

Me apasiona la tecnología, todas las personas que me conocen lo saben, además soy un optimista y «freak» en lo que a estos temas se refiere.

Si nos ponemos en lo malo que se puede hacer con la tecnología podríamos volver al paleolítico en unos pocos párrafos, pero como os he comentado me considero optimista y  prefiero llegar al 2150 en los mismos párrafos.

Lo que os voy a contar, no son distopías, son cosas que se están haciendo ya y rozan los límites del conocimiento en el ámbito de la medicina.

Sigue leyendo

Innovación. 3 prácticas sencillas para incorporarla a nuestro día a día.

Innovación suena a palabra grande.

Y a palabra lejana, más propia de un mundo ultra tecnológico, lleno de máquinas, circuitos y complicados procesos de investigación desarrollados por unos pocos profesionales de élite.

Vamos, nada que ver con la mayoría de nosotros y nosotras. ¿O sí?

Hoy escribimos este artículo para demostraros que este planteamiento con el que arrancamos es totalmente falso. Veremos cómo, con 3 pequeñas prácticas, podemos incorporar la innovación a nuestra vida cotidiana.

Os lo prometo.

Sigue leyendo

Podcast del artículo «Innovación. 3 prácticas sencillas para incorporarla a nuestro día a día.»

Innovación suena a palabra grande.

Y a palabra lejana, más propia de un mundo ultra tecnológico, lleno de máquinas, circuitos y complicados procesos de investigación desarrollados por unos pocos profesionales de élite.

Vamos, nada que ver con la mayoría de nosotros y nosotras. ¿O sí?

Hoy escribimos este artículo para demostraros que este planteamiento con el que arrancamos es totalmente falso. Veremos cómo, con 3 pequeñas prácticas, podemos incorporar la innovación a nuestra vida cotidiana.

Os lo prometo.

Mal de altura.

La estatura verdadera de una persona y su capacidad de liderazgo se miden al exponerse a un cargo, un ejercicio que entraña una gran responsabilidad con la comunidad, en la que ésta, en un acto de confianza, delega la gestión y la construcción del futuro común en una persona. Una tarea de entrega y enfoque a la acción incompatible con la vanidad y el pavoneo personal.

Sigue leyendo