Archivo de la etiqueta: confianza.

La creación de un líder. El desarrollo de la capacidad de escucha en el liderazgo, la dirección y la gerencia (management).

A través de una serie de post voy a trabajar contigo los 6 Dominios básicos del liderazgo, el primero es la capacidad de escucha. La destreza de escuchar con maestría es mucho más influyente y productiva que la del habla (aunque habla y escucha son actos indisociables), por ese motivo vamos a conocer los fundamentos de la escucha y aprender unas sencillas prácticas para que desarrolles maestría en este difícil arte.

creacion-lider

Sigue leyendo

Cultiva el arte mayor de la PARTICIPACIÓN. No pronuncies su nombre en vano.

Bonita palabra, todo tipo de organizaciones (políticas, sociales, empresas…) la reivindican, pero quienes hacen bandera de ella deberían conocer sus consecuencias.

La participación implica cesiones y corresponsabilidades. Cuando te digo que partícipes conmigo debo hacerme cargo del compromiso que asumo, pues te otorgo capacidad de decisión, influencia y responsabilidad.

participacion Sigue leyendo

¡Auxilio! ¡Nos estamos desangrando!

La necesidad de un nuevo liderazgo basado en la confianza que nace de hacer promesas y cumplirlas, como remedio para parar hemorragia que destruye nuestra sociedad.

No debe ruborizarnos el reconocer que nuestra sociedad muestra graves síntomas como el miedo, la envidia, la avaricia, la deslealtad, la resignación o la arrogancia. Y que todos ellos remiten a una dolencia colectiva que nos destruye como comunidad: el incumplimiento de las promesas que nos hacemos.

auxilio

Sigue leyendo

¿Ya tienes el Carnet para Conducir Tu Vida?

Año 2050, parada rutinaria de control en una autopista social. Por favor, me muestra el carnet de conducir su vida.  Tras unos minutos: señor quería advertirle que sólo le quedan 2 puntos en el carnet y el permiso para conducir a otras personas lo tiene retirado.

carnet-vida

Sigue leyendo

El país de Prometerás y no Cumplirás.

Érase una vez un lejano país en el que sus gentes dejaron de cumplir sus promesas. Al principio las personas se enfadaban y exigían lo prometido. Pasado un tiempo la situación se agravó tanto que el incumplimiento se convirtió en una práctica social generalizada. Ante esa situación, los gobernantes tuvieron que dedicar gran parte del gasto público a regular los compromisos y a sancionar los incumplimientos (policía, tribunales, burocracia, inspectores, controladores, interventores, cárceles…).

pais-prometeras Sigue leyendo