La gente vive jodida en un mundo lleno de posibilidades. Una nueva profesión: Ingeniero y Arquitecto de Estados de Ánimo.

Los estados de ánimo crean atmósferas envolventes que nos atrapan. Los resultados que producimos como gobiernos, administraciones, empresas, centros educativos…; están condicionados por esa emocionalidad que en el mayor número de los casos tiene un signo negativo. Mejorar nuestros resultados precisa del rediseño de esos espacios emocionales para lo que te vamos a mostrar una serie de técnicas y pasos. Tan importante y necesaria es esta tarea en el mundo actual que se va a convertir en una disciplina nueva. Prepárate para ser Ingeniero y Arquitecto de Estados de Ánimo, tendrás un gran futuro profesional.

ingeniero-animo

No podemos elegir el país, la comunidad y la familia donde nacemos. Cuando llegamos al mundo lo hacemos con unas creencias religiosas prestadas, unas ideas políticas fijadas, hinchas con la camiseta de un club de fútbol, envueltos desde la cuna en una cultura y un relato histórico ya construido. Somos seres históricos lanzados al futuro desde unos presupuestos que no decidimos. Si nos dejamos arrastrar podemos estar condenados a vivir la vida que otros diseñaron para nosotros, quedando a merced de los acontecimientos y convirtiendo nuestra existencia en algo rutinario y predecible, programados para reproducir unos estándares. Pero podemos elegir transformarnos, ser inventores de nuevas realidades, rediseñarnos y ser artífices del futuro, produciendo un giro existencial. Convertirnos en creadores de estados de ánimo expansivos para producir realidades nuevas.

Sin elegirlo aparecemos en una emocionalidad para habitar el mundo que está definida por el sentido de nuestra historia y las interpretaciones automáticas sobre las perspectivas de futuro. Esos estados de ánimo determinan casi por entero nuestra existencia y condicionan por completo nuestras posibilidades. Somos seres dialógicos (conversacionales) donde la historia se manifiesta en los 3 dominios de nuestras conversaciones: las conversaciones que mantengo conmigo, con otros y con el misterio de la vida. Cuando nuestras interpretaciones y creencias limitantes se adueñan de nuestro conversar, nuestra emocionalidad y nuestra vida entran en un bucle estéril sin fin.

Nacemos dentro de una emocionalidad que tiene varios círculos: familiar, comunidad, país, civilización; donde existen matices dentro de un “color emocional definitorio”. Hace tiempo era más difícil escapar de los espacios emocionales que nos poseían pues habitábamos en comunidades locales y nos relacionábamos menos con otras culturas. Al vivir en ambientes más cerrados teníamos dificultades para ver las emociones de otras culturas y estábamos condenados a vivir y morir en atmósferas emocionales cerradas. Internet y la globalización permiten asomarnos a otros mundos y relacionarnos con otras interpretaciones emocionales, observando que podemos sentir y vivir de otra manera; por ejemplo: las emociones ante la muerte son diferentes en Oriente y Occidente, como observador podría cambiar mi interpretación del hecho y con ello disminuir mi sufrimiento.

Las emociones nos ocurren sin que queramos, nos traspasan; aunque son universales, su impacto e incidencia dependen de las interpretaciones heredadas que hemos recibido. Cuando persisten y dominan en un individuo o en una comunidad unas emociones, terminan creando un estado de ánimo. El problema está en que cuando nos envolvemos en estados de ánimo negativos no podemos avanzar y prosperar.

Un diagnóstico del estado emocional actual del  mundo.

Resignación, miedo, resentimiento…; son emociones que nos envuelven, si profundizamos en su origen podemos llegar a la conclusión que se sustentan en juicios infundados: nunca tuvimos a nuestro alcance tantos recursos y posibilidades, nunca vivimos tantos años y gozamos de mejor salud, nunca tuvimos garantizada la alimentación como ahora, nunca tuvimos tanto tiempo para el ocio… Y sin embargo nunca nos sentimos tan desgraciados. En occidente estamos atravesados por una marea emocional negativa que nos impide sacar lo mejor de nosotros mismos. Un cambio profundo (metanoia) que sólo podemos realizar desde un entendimiento de lo que somos y del impacto que podemos producir en el mundo.

Aunque no podemos elegir como venimos al mundo sí podemos ser artífices de otros futuros posibles.

Vivimos en un mundo de la discontinuidad, de modernidad líquida como lo define Bauman, donde cada vez hay más quiebres y cambios de sentido. Un escenario que nos exige una nueva disposición emocional, de cambio de hábitos emocionales. Pero no tenemos direccion y orientación para movernos en esa disciplina. Un mundo discontinuo nos abre la posibilidad para crear realidades que no existían antes, abriéndonos al aprendizaje, la innovación, el emprendimiento y el liderazgo.

Reconocer los ambientes. Ambientes tóxicos y ambientes expansivos.

Todos reconocemos ambientes y personas que generan atmósferas envolventes negativas (juicios y opiniones negativas, crítica, mal humor…); siendo conscientes que si nos dejamos atrapar nos terminan contagiando, así todos ponemos color emocional a nuestro hogar, oficina, lugar de trabajo, aula, club, partido político… A menudo acabamos siendo presos del círculo vicioso emocional donde vivimos y nos resulta tremendamente difícil salir de él. La cuestión es: ¿cómo salir de los espacios emocionales negativos? ¿Cómo modificar los espacios emocionales? ¿Cómo crear espacios emocionales positivos?

También reconocemos otro tipo de ambientes y personas que cultivan la creatividad donde se generan y germinan conversaciones de posibilidades y de acción, donde en lugar de la desazón surge el valor.

Constructores de espacios emocionales expansivos en la política, la educación, la empresa, la organización y en el ser individual.

Hay estados de ánimo donde la acción es posible y, por tanto, que las cosas ocurran, y otros en que no, por ejemplo, en el estado de ánimo de depresión, resentimiento o resignación, no es posible construir valor. Observamos que hay personas y ambientes que arruinan las conversaciones, organizaciones donde tomar cualquier acción se convierte en una heroicidad. Si nos acercamos al circo de la política podemos comprobar como está instalado en un carrusel donde los contendientes se disparan juicios negativos y reproches, olvidándose de la articulación de posibilidades y la construcción del futuro. Lo mismo podemos ver en la administración pública que ha pervertido su función y se ha convertido en un instrumento para cerrar las posibilidades de acción, contraviniendo sus fines fundacionales. Los espacios de conversación pública (radio, prensa, redes sociales, bares, aulas…) también son un reflejo de espacios emocionales tóxicos que hemos creado, frenando el camino a la creatividad, la innovación, el emprendimiento y el liderazgo. En el seno de esas atmósferas insanas, asfixiantes y paralizantes las personas se descomprometen, estresan, somatizan dolencias y enferman física y mentalmente. Definitivamente hemos de emplearnos a fondo en la creación de nuevos espacios emocionales para conferir un nuevo sentido a nuestras vidas individuales y sociales, y así enfrentar el nuevo tiempo en el que vivimos caracterizado por el cambio y la discontinuidad.

Espacios emocionales expansivos en la política: para trabajar juntos en el futuro de la comunidad y la apertura de posibilidades desde la participación ciudadana, orientando la mirada no a las próximas elecciones, sino a las próximas décadas, a las próximas generaciones; quien genere esta apertura creará confianza y seducirá a la ciudadanía.

Espacios emocionales expansivos en la educación: convirtiendo los centros educativos de la era de Internet en lugares que conectan con la nueva realidad de los jóvenes, espacios de acción donde construyen sus prototipos y proyectos vitales, donde aprenden haciendo cosas manuales, prácticas y significativas para sus propias vidas, interconectándose con colegios de otros lugares del mundo, coinventando su futuro y aprendiendo de otra manera. En un mundo donde los jóvenes tienen propuestas y estímulos que les llegan a raudales por la red  (ocio, juegos, divertimento…) no pueden seguir estudiando y aprendiendo como en el siglo XIX. O rediseñamos el aula como espacio emocional donde la propuesta educativa cambia, adecuándose a los nuevos tiempos o el modelo educativo reventará por sus costuras produciéndose un abandono masivo del “sistema carcelario educativo” actual.

Espacios emocionales expansivos en la empresa: las empresas más inteligentes del mundo como Google o Apple, ya han entendido los signos de la modernidad y están diseñando sus lugares de trabajo como sitios más parecidos a espacios de ocio y juego que a las viejas cadenas de montaje de la Era Industrial; a sabiendas que de la creación de atmósferas que favorecen la distensión y el conversar de posibilidades, surge el valor para sus compañías, auténticos lugares donde se inventa el futuro en la conversación/acción de donde surgen propuestas, promesas, pedidos, ofertas, prototipos, valor.

  • Espacios emocionales expansivos en nuestras organizaciones (familias, asociaciones, ciudades, clubes…): para encarar una vida más fructífera, productiva y con menos sufrimiento.
  • Espacios emocionales expansivos individuales: cambiando nuestros juicios automáticos y desarrollando técnicas para regular nuestras emociones (relajación, motivación, determinación…).

Todo esto es una buena noticia para el desarrollo de nuevas profesiones y actividades que tendrán mucho trabajo que hacer en los próximos años pues nuestras organizaciones, vida social y personal están hechas unos zorros. Buena noticia para los creadores de ambientes, será un auténtico pelotazo, los que se especialicen en esta tarea y la realicen de manera científica y ética, tendrán mucho éxito. De hecho, la principal disciplina que realizo junto a mi equipo en la consultoría a gobiernos y organizaciones, es la  de diseñador de espacios emocionales y estados de ánimo para abordar proyectos de transformación (cambio en los sistemas educativos, entrenamiento de equipos directivos, diseño e implementación de planes estratégicos…); una tarea muchas veces invisible que a menudo pasa desapercibida pero que es la clave del éxito en la creación de valor.

Lugares físicos y atmósferas que en definitiva se crean desde el cultivo del atrevimiento, la osadía, el respeto, la confianza, la emoción, la acción, el aprendizaje, el crecimiento, el conversar productivo desde la base de la escucha, las declaraciones, las promesas, los pedidos, las ofertas, la toma de decisiones desde juicios fundados, la coordinación del trabajo, la impecabilidad, la asunción de grandes desafíos, el armar emprendimientos, el construir responsabilidades y liderazgos, el amor por los demás y el compromiso con las nuevas generaciones.

La creación de valor en cualquier ámbito de la vida va a pasar por el diseño de una nueva emocionalidad que cambie la mayor parte de los juicios automáticos negativos que hemos heredado de nuestra historia. Todas nuestras posibilidades de impactar en el mundo están en función del espacio emocional (personal y social) del que partimos y en el que habitamos.

El cambio continuo en el mundo ya está produciendo buenos beneficios a los psiquiatras, también lo dará a la psicología aplicada al cambio, consultores organizacionales, entrenadores personales, mentores… Porque las personas necesitamos desarrollar orientación, sentido y criterio para navegar en un cambio de época. Y donde se cimentan todos los procesos en el conferir sentido a la vida, profesión, trabajo, empresa, educación, gobierno… Es en la creación de espacios emocionales creativos y expansivos. Tomar personas para brindarlas una atmósfera, un ecosistema para expandir su espacio de posibilidades.

La ingeniería para diseñar espacios y atmósferas emocionales expansivas. Cómo lo estamos haciendo.

Los estados de ánimo surgen en la intersección de la historia que somos (las sensibilidades que nacen de ella) y las interpretaciones acerca del futuro, definiendo nuestro horizonte de posibilidades.

(1) El primer trabajo nos convoca a observar las emociones y estados de ánimo de la comunidad con la que trabajamos, a vivirlos y experimentarlos, haciendo una inmersión en toda regla. Las emociones y los estados de ánimo se expresan en las manifestaciones culturales de la comunidad (folklore, fiestas, música, poesía, literatura, deportes, representaciones, discursos, relatos…). Un trabajo complejo y agotador para interiorizar el ethos colectivo, obtener una valiosa información para conectar con el sentir de la comunidad y desde ahí abrir el campo de posibilidades.

(2) El siguiente trabajo es diseñar el futuro. Cuando nos sentimos empoderados y parte de la construcción de un futuro compartido se genera un estado de ánimo propicio. Por eso convocamos a la comunidad (gobierno, empresa, equipo, organización, comunidad educativa) al diseño y ejecución de un plan de transformación construido desde los mimbres de sus sensibilidades históricas.

La planeación parte de analizar lo que no funciona, el problema, reuniendo las interpretaciones y alternativas para abordarlo. En este punto necesitamos poner en crisis la visión cartesiana del mundo que nos frena en el proceso de toma de decisiones (no podemos esperar a tener todas las respuestas para todos los interrogantes), una postura que tenemos que superar, so pena de caer en la inacción y en un estado de ánimo paralizante. Desde aquí construimos los cursos de acción, donde cada persona adquiere una responsabilidad de la que tiene que responder, compromisos con fecha de cumplimiento, roles extensivos a todas las personas de la organización. También se analiza lo que se puede y lo que no se puede hacer para destrabar los mecanismos que lo impiden, conjugando paciencia y premura.

(3) A continuación armonizamos y orquestamos los estados de ánimo para hacerlos confluir en una sola dirección. De hecho es un trabajo que se aplica desde el inicio de la intervención y se intensifica en el diseño de los planes. Cuando nos movilizamos y deslizamos hacia el futuro aparecen las dudas, las incertidumbres, la resolución… Y todo ello genera vaivenes emocionales y estados de ánimo con los que hay que lidiar, cuidar, reconducir y armonizar. Siempre es más fácil orquestar y armonizar un estado de ánimo y reconducirlo cuando lo perdemos, apelando a nuestras sensibilidades históricas y recordando hacia donde deseamos y hemos decidido ir juntos, recreando de manera anticipada los resultados del logro, recordando los avances logrados, celebrando y mirando con esperanza (que no con optimismo infundado) el porvenir.

(4) Las prácticas. Todo este proceso desde el minuto uno se trabaja entregando nuevas prácticas a las personas con las que trabajamos y de manera especial a la parte alta de la organización, a la dirección, pues desde ahí fluyen y se hacen permeables al resto (hacerlo de abajo arriba es más lento y costoso). Las prácticas que trabajamos se basan en las competencias del MODELO 6-9.

celula

En resumidas cuentas, debemos rediseñar por completo nuestro mundo y el de nuestras organizaciones ante la emergencia de un nuevo paradigma, y el foco de ese trabajo está en crear nuevos espacios físicos y emocionales que hagan posible que el futuro ocurra y fluya con mayor celeridad, y ese trabajo va a precisar personas expertas en la construcción y recreación de esos ecosistemas donde el ser humano se convierta en escultor de su futuro y el de sus comunidades.

En un mundo con una aceleración sin precedentes, nuestras vidas tranquilas se ven sacudidas por la agitación permanente y los quiebres. Necesitados de una nueva gestión y apropiación emocional para armonizar y sintonizar nuestros estados de ánimo. Entrenadores que creen espacios emocionales propicios. Un futuro prometedor para los creadores de atmósferas disruptivas donde se inventa el porvenir.

Un mundo caracterizado por la incertidumbre constituye un camino abonado para el desarrollo de nuevas profesiones y actividades que van a ser subsidiarias de la nueva profesión de “Ingeniería y Arquitectura de Estados de Ánimo”, como los entrenadores de estados de ánimo, coaching ontológico, mentoring, psicólogos del cambio, filósofos prácticos… Pues el cambio de paradigma en el que estamos inmersos es tan brutal que para fluir con la vida y lidiar con las nuevas realidades tendremos que modificar la esencia misma de nuestro ser y nuestro entender y sus presupuestos filosóficos que tienen siglos de antigüedad, deslizándonos a un nuevo ser más flexible y constructor de realidades desde una nueva disposición y configuración emocional.

Los estados de ánimo nos invaden y atraviesan sin elegirlos, son tan penetrantes que impregnan los ambientes, de hecho cuando accedemos a un espacio donde hay personas, de forma instantánea captamos la atmósfera emocional y de manera automática quedamos atrapados en ella. Vivimos en cárceles y paraísos emocionales. Lo bueno es que podemos salir de las primeras y permanecer o crear los segundos, podemos ser arquitectos de ecosistemas emocionales fructíferos y desmanteladores de espacios tóxicos. Hay una nueva disciplina que estamos contribuyendo a diseñar y a aplicar en la práctica para este menester.

Adelante!!!

Artículos relacionados:

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/la-evolucion-y-el-futuro-de-las-redes-sociales-en-internet-del-lenguajear-a-la-creacion-de-valor/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/el-futuro-no-se-adivina-se-inventa-en-30-anos-no-te-conocera-ni-la-madre-que-te-pario/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/preparandonos-para-el-shock-del-futuro

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/el-poder-transformador-de-los-profetas/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/el-modelo-6-9-entre-cronos-y-kairos/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/guia-para-aprender-a-hacer-ofertas-en-3-pasos-competencias-genericas-para-prometer-ofrecerpedir/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/guia-para-aprender-a-dirigir-en-4-pasos-competencias-genericas-para-la-direccion

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/guia-para-aprender-a-escuchar-en-4-pasos-como-entrenar-competencias-genericas/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/como-cambiar-el-mundo-con-una-declaracion/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/si-tu-me-concedes-10-minutos-para-que-trabajemos-juntos-sobre-los-juicios-y-las-afirmaciones-yo-te-prometo-que-descubriras-un-valor-nuevo-para-tu-vida/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/la-creacion-de-un-lider-el-desarrollo-de-la-capacidad-de-escucha-en-el-liderazgo-la-direccion-y-la-gerencia-management/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/de-nini-a-freelance-como-adaptar-tu-curriculum-para-sobrevivir-al-cataclismo-global-del-mundo-laboral/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/guia-para-el-desarrollo-de-las-nuevas-competencias-de-los-ninos-del-siglo-xxi-vale-tambien-para-adultos/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/aqui-tienes-el-nuevo-modelo-de-curriculum-las-nuevas-competencias-de-los-trabajadores-del-siglo-xxi/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/construyendo-la-educacion-del-futuro-te-sumas/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/las-grandes-mentiras-del-emprendimiento/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/donde-no-hay-vision-la-gente-perece/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/guia-para-el-desarrollo-de-las-nuevas-competencias-de-los-ninos-del-siglo-xxi-vale-tambien-para-adultos/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/construyendo-la-educacion-del-futuro-te-sumas/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/como-se-crean-y-transforman-las-organizaciones/

Un pensamiento en “La gente vive jodida en un mundo lleno de posibilidades. Una nueva profesión: Ingeniero y Arquitecto de Estados de Ánimo.

  1. Pingback: Una Guía para trabajar las emociones y crear fortaleza emocional. | El blog de Juan Carlos Casco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *