Guía para desarrollar el espíritu crítico y la autonomía personal en 8 pasos.

Desarrollar espíritu crítico y autonomía personal es muy importante desde el punto de vista cultural e intelectual, pero sobre todo para producir resultados (fuente de poder, creación de riqueza, impacto personal, influencia, capacidad de transformación del mundo). Sin embargo, aunque está en el currículo educativo, los profesores no han aprendido a trabajar las competencias en las que se sustentan y los alumnos no adquieren estas destrezas clave para el siglo XXI. El resultado: una sociedad acrítica, fácil de manejar y dependiente.

Paso 1. Aprender a escuchar para descubrir el mundo de la otra persona. Aquí interviene el cultivo de la investigación y análisis entre otras capacidades (reconocer al otro como un ser respetable y diferente, empatía, apertura al cambio…).

Paso 2. Aprender a descubrir al ser humano como un “animal que cuenta cuentos”. Y por ende, aprender a observar e interpretar los relatos que dan sentido a las civilizaciones, los pueblos, las ideologías, las religiones… Y cómo la base de todos los relatos son constructos (cuentos inventados) que dan sentido a la vida de la gente.

Esto nos da pié a que reconozcamos los relatos que constituyen a las personas de diferentes culturas, e identifiquemos su origen y las afirmaciones y juicios en que se basan. En esta lógica, el ser humano se nos revela como un animal que porta un relato prestado al que confiere autoridad, determinando su actuar y escuchar (actuamos en función de lo que dicta nuestro relato y escúchanos solo lo que encaja en él).

Paso 3. Aprender lo que es una afirmación y un juicio, y a partir de ahí aprender a afirmar verazmente y construir juicios fundados (fundar juicios), como base para tomar decisiones fundamentadas. 

También nos ayuda a reconocer y desmontar los relatos (culturales, religiosos, históricos) que nos constituyen, abriéndonos a la creación y adopción de otros relatos más poderosos para conducir nuestra vida. Una función relacionada con el aprendizaje permanente (aprender/desaprender/reaprender), la creatividad, la innovación y el emprendimiento.

Paso 4. Aprender a hacer ofertas atractivas a otras personas. Cuando aprendemos este juego basado en prometer y pedir de manera efectiva estamos en condiciones de poder vivir de las ofertas que hacemos a otros (ser autónomos).

Paso 5. Aprender a conducir nuestras acciones con sentido y criterio. Dirigirnos de manera efectiva, trazando un rumbo basado en decisiones fundadas, proyectando nuestras acciones en torno a una visión y misión en la vida mientras adquirimos sentido del legado.

Paso 6. Aprender a ser impecables. A producir satisfacción desde el escrupuloso cumplimiento de los compromisos.

Paso 7. Aprender a gestionar nuestras emociones, crear estados de ánimo y producir fortaleza emocional. 

Paso 8. Aprender a planificar de manera flexible, evaluar los resultados y reprogramar nuestras acciones.

Como puedes ver, para convertirte en una persona con espíritu crítico y con autonomía personal tienes que desarrollar un conjunto de habilidades que se pueden cultivar y adquirir de manera práctica, cuyo fin último es generar abundancia y riqueza (producción de resultados). 

Ser una persona crítica y autónoma, va más allá de confrontar juicios, fabricar argumentos artificiosos y desarrollar disciplina para el manejo personal básico (asearse, vestirse, cocinar…).

Tiene que ver con un gran abanico de competencias y habilidades que se conjugan en los pasos anteriores e integran disciplinas como el conocimiento del mundo y su funcionamiento, la investigación, el análisis, la argumentación, el sentido, el criterio, la creatividad, la innovación, el emprendimiento, el liderazgo…

Es lamentable que el sistema educativo no se esté preocupando del desarrollo de éstas competencias clave para el siglo XXI, entre otras cosas porque se ahorraría mucho dinero al tener una enorme masa social enfocada en la producción de riqueza, buscándose la vida de manera autónoma (empleable), capaz de resolver conflictos, etc. ¿O es que el sistema está diseñado para producir súbditos acríticos y dependientes? Si es así, tenemos que cambiarlo.

En caso de que te quieras poner manos a la obra a desarrollar las habilidades en las que se sustenta la capacidad crítica y autónoma, o trabajar todo esto con tus hijos, alumnos o colaboradores, aquí te dejo unas herramientas para comenzar a hacerlo ahora mismo.

Adelante!!!

Para aprender las técnicas y disciplina de la escucha.

Para aprender a descubrir los relatos que constituyen el mundo y a elaborar relatos poderosos.

Para aprender a manejar las afirmaciones y los juicios enfocado al análisis y toma de decisiones.

Para aprender a hacer ofertas desde el juego de prometer y pedir.

Para aprender a dirigirnos y dirigir nuestra vida.

Para aprender a coordinarnos.

Para aprender a ser impecables, cumplir y producir calidad.

Para aprender a gestionar las emociones y crear fortaleza emocional.

Para aprender a hacer un plan con el que conducir nuestra vida de manera autónoma.

2 comentarios en “Guía para desarrollar el espíritu crítico y la autonomía personal en 8 pasos.

  1. josilen

    Excelente blog Juan Carlos 8 claves para conseguir empatía en la sociedad y una imagen de persona fiable cumpliendo las promesas que hacemos a nuestras relaciones internas o externas

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.