EL MODELO 6-9. Entre Cronos y Kairós.

¿Cómo romper con una vida anodina y sin valor? ¿Cómo abrir mi vida a un tiempo transformador? ¿Cómo producir una ruptura en el acontecer de las cosas y desplegar mi talento? ¿Qué tengo que aprender para crear futuros con significado? Los griegos sabían distinguir cuando se producía el cambio. Tú, ahora puedes aprender como se hace y provocarlo, a abrir el Kairós.

cronos-keiros

¿Cómo se trabaja el atrevimiento, la asunción de riesgo, la voluntad,la actitud, la empatía, la motivación, la ética…? ¿Cómo se entrenan este conjunto de competencias asociadas (conocimientos, habilidades, actitudes y valores)? ¿Dónde residen sus fundamentos? ¿Cómo se realiza su enseñanza / aprendizaje desde una base metodológica sólida?…

El fracaso de buena parte de los programas de formación en emprendimiento, creación de empresa, liderazgo, innovación…; viene dado por la falta de rigor en la selección, sistematización, organización, desarrollo, enseñanza y aprendizaje del conjunto de competencias que son la base de esos saberes.

El resultado de las experiencias es insatisfactorio y produce entre los  que asisten a ellos una importante desconfianza, descrédito e incumplimiento de expectativas. De hecho los resultados son un desastre, pues la mayoría de las personas participantes rara vez volverán a probar el camino del emprendimiento. En la práctica es como pretender construir una casa sin cimientos, o peor aún, con unos cimientos defectuosos que amenazan la integridad de sus moradores.

¿Cuáles son los fundamentos del emprendimiento, el liderazgo, la innovación, la dirección, la gerencia…?

Los seres humanos hemos construido nuestra civilización con el lenguaje, los dos han evolucionado en paralelo, no pudiéndose entender ambos de manera disociada.

Todo nuestro mundo lo hemos edificado desde los actos del habla, básicamente conversando. Somos animales que hablan, y en el conversar construimos nuestro mundo (escuchando, haciendo juicios y afirmaciones, declarando, pidiendo, prometiendo -haciendo ofertas-).

Un óptimo manejo y desempeño de los actos del habla nos lleva a producir nuevas realidades, crear valor, emprender, liderar y transformar el mundo en cualquier ámbito o actividad humana.

Si aprendemos a afirmar y fundar juicios para conducir nuestros cursos de acción, declarar, pedir y prometer de manera efectiva… Estaremos en disposición para desarrollar nuestros proyectos vitales, encauzar nuestro talento y desplegar todo nuestro potencial.

En todas las lenguas y culturas a lo largo de la historia hay palabras y espacios sociales para afirmar, declarar, pedir, prometer, hacer ofertas.

Realmente ese es un aspecto común a todas las lenguas. Si no hubiera palabras para esos actos (quiero hacer esto… te pido que hagas esto por mí… a cambio te prometo hacer esto otro…). Sencillamente no podría haber civilización, no habría ofertas, la vida social sería pobre, y la creación de valor nula. También hay palabras para hacer ofertas inversas (si no haces esto… te penalizo, te castigo…).

Por eso, si pretendemos entrenar a las personas para que desarrollen todo su potencial necesitamos que se apropien de esas palabras (actos del habla) y de las realidades transformadoras que producen.

¿Cómo se conectan las realidades del emprendimiento y el liderazgo con las competencias conversacionales? ¿Cómo las competencias conversacionales desarrollan las competencias clásicas asociadas al emprendimiento, el liderazgo…?

Precisamente ahí es donde está fallando la formación y el entrenamiento en los programas que pretenden producir nuevas  personas emprendedoras y líderes, porque se toman las habilidades y competencias de esos dominios y se trabajan sin haber adquirido las competencias conversacionales, el resultado es que no cuajan, pierden su significado y no producen valor. De ahí que en los programas de emprendimiento y liderazgo salen los mismos líderes y emprendedores que entraron (cuando no se queda alguno por el camino).

Por ejemplo, si quiero entrenar a una persona en la cosa de asumir riesgos, la base de ese ejercicio será enseñarla a fundar juicios para tomar decisiones con las que conducir sus acciones. Pero para hacerlo no bastará con una sesión de motivación, habrá que entregar  una práctica para ser repetida hasta crear un hábito. Por ejemplo: sustenta cada decisión en un juicio que esté fundado al menos en 4 afirmaciones; de esta manera la persona aprenderá a tomar decisiones y a construir una fortaleza emocional cuando tenga que hacerlo miles de veces a lo largo de su vida. Es decir, el entrenamiento para tomar decisiones y asumir riesgos será una práctica aprendida, sistematizada e interiorizada para que esa persona comience a moverse en el cambio de manera no traumática. Posiblemente, desde este patrón, muchas decisiones a la postre no producirán los resultados esperados, eso forma parte de la vida; pero esta práctica producirá al individuo una herramienta eficaz para conducirse.

Siguiendo el ejemplo, la competencia de asumir riesgos se puede trabajar desde otros dos enfoques:

  1. Hipermotivando a una persona o a un grupo desde el manejo emocional.
  2. Desde el método científico mediante la búsqueda de todas las evidencias posibles para tomar una decisión.

En un mundo sujeto a la aceleración y al cambio, ambas prácticas pueden llevar al individuo a la frustración (desde el riesgo sin base o la cautela paralizante).

En consecuencia, la competencia de asumir riesgos, compuesta por los conocimientos para apoyar la toma de decisiones, las habilidades para fundar juicios, la actitud proactiva y los valores asociados a la ética; no puede ser entrenada por un charlatán vendedor de humo o por un académico incapaz de dar un paso adelante sin tenerlo todo bajo control.

El ramillete de competencias que forman parte de las prácticas del emprendimiento y el liderazgo.

Como hemos visto anteriormente, cuando hablamos de competencia, nos estamos refiriendo a un ramillete de conocimientos, habilidades, actitudes y valores que la definen. De esta manera, decimos que una persona es competente en un ámbito determinado cuando es capaz de movilizar y poner en juego sus recursos, los recursos que tiene a su alcance tanto en su interior como en su exterior (por eso hablamos de competencias intrapersonales e interpersonales) para movilizarlos y resolver un problema o producir valor. Así, la competencia puede ser evaluada a partir del desempeño y los resultados medibles que produce la persona con esa competencia (no de la memorización de la teoría y los contenidos asociados).

Decimos que un médico es competente cuando moviliza sus conocimientos y experiencias prácticas (habilidades), con una actitud proactiva y desde una ética profesional para curar enfermos, desarrollar nuevos fármacos, prevenir enfermedades…

No tenemos problema para reconocer las competencias profesionales (específicas) de un médico, abogado, arquitecto, herrero, electricista…

Tampoco tenemos problema en distinguir las competencias básicas de una persona para desenvolverse (leer y escribir de manera comprensible, realizar tareas de cálculo, expresarse correctamente…).

Sin embargo, con las competencias genéricas hay una gran confusión porque tenemos dificultades en identificarlas, organizarlas, enseñarlas y aprenderlas…

El MODELO 6-9.

A este tema le hemos dedicado varios artículos en nuestro blog, 25 años de trabajo, numerosas publicaciones, multitud de programas en diversos países…;próximamente verá la luz un libro con el que entrenamos la adquisición de competencias genéricas desde nuestro MODELO 6-9, y que en la actualidad está sirviendo para el desarrollo de nuevos modelos educativos a gobiernos y organizaciones.

celula

Trabajamos sobre más de 500 competencias, habilidades, conocimientos, actitudes y valores que son la base de la creatividad, la innovación, el emprendimiento, la dirección, la gerencia, la calidad, la confianza, el currículum de los trabajadores-emprendedores y altamente efectivos, la base del éxito y la efectividad personal, la felicidad y el fluir armonioso con la existencia (relación y diálogo con uno mismo, con los demás, y con el misterio de la vida).

A los 6 Dominios se unen los 9 Niveles de excelencia para configurar las 15 competencias genéricas que desarrollan el resto: escuchar, declarar, afirmar, enjuiciar, pedir, prometer, dirección, relaciones internas, relaciones externas, trabajo, aprendizaje, renovación, emocionalidad, planificación y evaluación.

Las 15 competencias genéricas engloban el aprendizaje práctico (entrenamiento) de las 500 restantes. Ante esta afirmación es posible que tengas un juicio divergente, pero muy pronto te ofreceré las evidencias y los recursos para ayudarte a desarrollar tu máximo potencial desde el entrenamiento de estas 15 competencias, aunque ya puedes empezar el trabajo, solo para ir abriendo boca, a partir de las guías y materiales de trabajo que aparecen más abajo.

Las 15 competencias que alteran el discurrir del tiempo.

Los antiguos griegos para referirse al tiempo utilizaban dos términos: Cronos (tiempo lineal, cuantitativo, anodino…) y Kairós (tiempo de cambio trascendente, momento oportuno, oportunidad, momento donde ocurren las cosas importantes…). El Kairós se produce cuando generas una ruptura en el acontecer aburrido del tiempo, de tu vida. Esa apertura produce oportunidades y permite que las cosas importantes para ti ocurran. Pues bien, el Kairós, se desencadena cuando aplicas con maestría esas 15 competencias, nuestro MODELO 6-9. Cuando alguien escucha una oportunidad, cuando alguien declara, cuando alguien toma una decisión, cuando alguien hace una oferta, cuando alguien genera una visión transformadora, cuando alguien inspira a otros, cuando alguien reúne a otros para construir un legado, cuando alguien cuida y se hace cargo del estado de ánimo propio y colectivo, cuando alguien desarrolla fortaleza emocional, cuando alguien se convierte en confiable, cuando alguien produce calidad, cuando alguien planea algo grande… Aparece el Kairós.

Piénsalo bien, el ADN común que tenemos las personas innovadoras, emprendedoras, creativas… Es la rebeldía contra Cronos, y la devoción por Kairós. ¡Guerra a la vulgaridad!

Abre tu vida a lo importante, únete a nosotros, transfórmate y despliega tu talento.

No hay tiempo que perder.

Adelante!!!

Artículos relacionados.

Print Friendly

Un pensamiento en “EL MODELO 6-9. Entre Cronos y Kairós.

  1. Pingback: La educación transformadora. La nueva riqueza de las naciones. | El blog de Juan Carlos Casco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *