Archivo de la categoría: Liderazgo político.

Repensar la administración. Rediseñando las administraciones con la mirada puesta en 2050.

Que tenemos administraciones mejores que hace 40 años es una obviedad, eso está muy bien, pero lo importante en este momento es cómo evolucionamos nuestras instituciones para dar respuesta a los grandes desafíos del siglo XXI, pues las que tenemos son ineficientes y hacen aguas por todas partes.

El paradigma en el que se sustentan nuestros modelos de gobernanza está agotado. Nuestras instituciones (ayuntamientos, diputaciones) fueron diseñadas para dar respuesta a las necesidades del siglo XIX y XX, pero el mundo ha cambiado. 

Sigue leyendo

Vienen tiempos convulsos

El mundo ha cambiado, estamos en la era de internet, inteligencia artificial, big data, en la Cuarta Revolución Industrial. Cuando el mundo cambia y las ofertas a la ciudadanía no se renuevan, tenemos un serio problema.

Sigue leyendo

El Ministerio del Futuro.

¿Qué es más importante el pasado o el futuro? Entonces por qué dedicamos tanto tiempo a pensar en el pasado y tan poco en preparar el futuro. Este defecto también se traslada a nuestros gobiernos e instituciones que abrumados por el peso de la gestión del presente no les queda tiempo para construir el porvenir. Definitivamente necesitamos un Ministerio del Futuro.

Sigue leyendo

La historia del pasado de Extremadura ¿Qué es Extremadura?

Extremadura es un estado de ánimo que nace de las cosas que nos contamos del pasado y de la historia del futuro que tenemos (o no tenemos), nos educaron para ser pobres y reproducir la pobreza, pero un espíritu irreductible vive en nosotros; cuando seamos capaces de elaborar un relato poderoso de futuro para dirigirnos, seremos imparables. Una forma diferente de mirar la historia de nuestras comunidades.

Sigue leyendo

Nuestros mundos son estados de ánimo.

China es un estado de ánimo (roza con los dedos el podio de primera potencia), EE UU es un estado de ánimo (siente que es primera potencia en fase declinante), la UE es un estado de ánimo (siente que tiene más pasado que futuro), África es un estado de ánimo (huye de su pasado y busca en el Norte su futuro)… España es un estado de ánimo (aún no sabe quién es ni si se quiere a sí misma), Extremadura es un estado de ánimo (siente sobre sí una fuerza de gravedad enorme que le impide escapar de su pasado)… La ciudad donde vivo es un estado de ánimo (estaba en una pelea y alguien con ilusión le abrió la puerta a un nuevo porvenir)… Mi equipo es un estado de ánimo (su lema es adelante), mi familia es un estado de ánimo, yo soy un estado de ánimo… Si aprendemos a observar nuestros mundos como estados de ánimo, a descifrar cómo surgen, a interpretar cómo se manifiestan y las situaciones que provocan; tendremos una gran ventaja para poder manejarlos y construir valor con lo que hacemos. Aprendamos  a ver nuestros mundos como estados de ánimo.

Sigue leyendo