Test rápido para saber si estás infectado por el virus del fascismo.

El fascismo es un virus maligno mucho más potente y contagioso que el coronavirus, con efectos más dañinos para la salud pública y la convivencia. Ambas patologías tienen en común que la mayor parte de sus contagiados no saben que lo están, por eso es tan importante el uso de este test para saber si eres portador y poder acceder a las terapias disponibles.

Las fuentes del contagio del fascismo se están sofisticando con una serie de mutaciones en nuestras democracias, camuflándose en partidos políticos y formaciones herederas de su ideario, e infectando a las mentes más débiles y las personas más desesperadas y desprotegidas.

El test al que te vas a someter se basa en los 11 principios de la propaganda nazi diseñados por Joseph Goebbels, gurú de gurús, padre y guía espiritual de los partidos políticos herederos del ideario fascista.

Pregunta 1: ¿Crees que los males se deben a un enemigo único? ¿Has adoptado una única etiqueta en tu cabeza? ¿Te sientes en propiedad de un símbolo?

Ejemplos: el contubernio masónico comunista… el gobierno social comunista etarra… los emigrantes nos quitan el trabajo…

Pregunta 2: ¿Crees en los mensajes que te dicen que los enemigos forman parte de un mismo grupo? ¿Hablas de los adversarios como si perteneciesen a una misma categoría?

Por ejemplo: todos los políticos son iguales… Joe Biden es comunista… enemigos del país… traidores a la patria…

Pregunta 3: ¿Cargas sobre otras personas tus propias frustraciones? ¿Traspones tus valores negativos a otras personas para camuflar tu ideología?

Por ejemplo: los inmigrantes acaparan las ayudas sociales… el movimiento feminazi… los nazionalistas…

Pregunta 4: ¿Crees en las exageraciones y desfiguración de los hechos? ¿Tiendes a convertir un hecho anecdótico o aislado en una generalidad?

Por ejemplo: ayer una mujer asesinó a su pareja, prueba evidente de que la violencia de género no existe…se saca a la luz un delito cometido por una persona inmigrante para culpabilizar a todos los inmigrantes.

Pregunta 5: ¿Caes en la trampa de la simplificación extrema de las cosas aunque tengas la sospecha que te toman por imbécil?

Por ejemplo: comunismo o libertad… Cataluña nos roba… 

Pregunta 6: ¿Repites 2 o 3 ideas de manera permanente cuando hablas? ¿Esas ideas coinciden con los mensajes simplistas que repiten ciertos “líderes” políticos? ¿Acabas creyendo que esas ideas mil veces repetidas son la verdad?

Por ejemplo: gobierno ilegal… dictadura progre…

Pregunta 7: ¿Cuando no tienes argumentos para rebatir, sacas otro tema para distraer? ¿Cuando te ves atrapado en un argumento tiendes a atacar a tu interlocutor?

Por ejemplo: sacar temas nuevos permanentemente para distraer la atención y ocultar mis debilidades…

Pregunta 8: ¿Crees en los globos sonda? ¿Crees en los mensajes basados en argumentos artificiosos con un fin interesado? ¿Puedes dar por verosímil una información sin someterla a un análisis?

Por ejemplo: los emigrantes delinquen más (cuando esto no se sostiene en datos empíricos)…

Pregunta 9. ¿Evitas entrar en las cuestiones donde no tienes argumentos? ¿Buscas mecanismos de distracción y desviación ante los hechos que contradicen tus puntos de vista?

Por ejemplo: repito 2 o 3 ideas como un mantra para esquivar los temas en los que no tengo argumentos…

Pregunta 10. ¿Crees en los mitos y las leyendas urbanas? ¿Crees en historias sin fundamento científico?

Por ejemplo: la superioridad de la raza… unidad de destino en lo universal… negación de la pandemia… negación del cambio climático…

Pregunta 11. ¿Crees que todo el mundo está de acuerdo o acepta tus argumentos? ¿Generalizas y manifiestas que hay unanimidad en torno a tus planteamientos?

Por ejemplo: los ciudadanos protestan y se ponen en pie en contra del gobierno… todos vemos en peligro la patria..

Nota: la confección del test en cada uno de sus 11 apartados se corresponde con los 11 principios de la propaganda nazi: simplificación y enemigo único, método de contagio, transposición, exageración y desfiguración, vulgarización, orquestación, renovación, verosimilitud, silenciación, transfusión, unanimidad.

¿Qué hacer si estás infectado?

Si las respuestas a las preguntas del test resultan afirmativas, no hay duda, tu mente ha estado en contacto con el virus y presentas claros síntomas de contagio.

Lo más importante es que no entres en pánico, porque este virus tiene cura. No te culpes ni busques culpables en tu entorno pues el virus se propaga con rapidez (televisión, internet, conversaciones de barra de bar…), muchas personas como tú, con las defensas bajas, han corrido la misma suerte.

El virus actual del fascismo ha salido de un laboratorio en el que han modificado algunos genes de los antiguos movimientos fascistas europeos, para provocar una mutación  con la que adaptarse al nuevo entorno, lo que le hace invisible a tus defensas. Por tanto, lo fundamental es que ubiques la fuente principal del foco y conozcas sus principios de orquestación y manipulación.

La cura.

Afortunadamente disponemos de un gran arsenal terapéutico contra el virus:  la educación y el conocimiento, el cultivo del espíritu crítico, el contraste de la información, los libros de historia, viajar y conocer otras realidades, desarrollar la empatía, la escucha, el sentido común…

Ponte en marcha y reacciona, cuando el virus remita, tu vida comenzará a florecer, a medida que la resignación y el resentimiento decaen.

Adelante!!!

Artículos relacionados.

2 comentarios en “Test rápido para saber si estás infectado por el virus del fascismo.

  1. Ramón Antonio Romero Cantarero

    Coincido con los puntos de vista de Juan Carlos Casco en educación, política, economía y otros. Leo siempre lo que nos entrega en la red Kairós y deseo acceder a su blog.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.