El futuro no se adivina, se inventa. En 30 años no te conocerá ni la madre que te parió.

El futuro no se adivina, se inventa. Si no somos capaces de imaginar el futuro y plantear sus escenarios, estaremos condenados a vivir en el horizonte de posibilidades que otros diseñen para nosotros. Una puerta para abrir el futuro es conocer las fronteras del conocimiento y formularnos buenas preguntas. A continuación recrear mundos y realidades posibles en las que podamos ser parte y tomar protagonismo, a partir de ahí se genera la emoción para aprender y atreverse a hacerlo.

bola-cristal

Adivinar el futuro es imposible (por ahora), y como nuestra intención no es quedar sin trabajo a profetas, brujos y magos, dejaremos esa tarea para ellos. Otra cosa es recrear futuros escenarios posibles a partir de las realidades presentes y las tendencias de vanguardia.

Hay 3 momentos para crear una cosa: primero tiene que ser imaginada, luego conversada (en la conversación producimos coordinación y compromisos con otros para hacerla), y finalmente la acción (lo hacemos en la práctica).

En la actualidad tenemos un tremendo déficit de personas que estén imaginando el futuro, algo increíble en un momento en el que disponemos de tantas piezas para construir nuevas realidades que podrían parecer fantásticas e inverosímiles hace solo unos años.

Algunos de los millones de nuevos futuros que puedes comenzar a imaginar y hacerte cargo de ellos.

  • 16 de enero de 2099. Son las 9 de la mañana, ayer estuve seleccionando el nuevo cuerpo biónico que voy a habitar los próximos años, siguiendo mis indicaciones, los ingenieros han hecho un trabajo impecable, solo mejoraría un poco los pómulos, pero a pesar de ese matiz voy a ser un tipo realmente guapo, ya solo queda el último paso, cuatro largas horas para trasvasar todos mis recuerdos y conciencia a la nueva carcasa, estoy deseando estrenar mi nuevo cuerpo y sorprender a mis amigos…” Seremos ya una civilización inmortal donde la hibridación humano/máquina será una realidad.
  • Marzo de 2063. Formo parte del equipo de instalación para la comunicación telepática, un proyecto social para la cooperación que permite instalar el software cerebral para la comunicación telepática a las últimas comunidades terrestres que aún tenían el lenguaje verbal como base de la comunicación. La telepatía ha permitido multiplicar por mil la productividad humana mejorando los procesos de interpretación y coordinación de acciones…” Seremos ya seres empáticos y telepáticos donde el lenguaje verbal será una forma de comunicación primitiva.
  • Mayo de 2084. Cierran los últimos laboratorios de fabricación de órganos humanos, una tecnología ya obsoleta que ha pasado a la historia, sustituida por los nuevos medicamentos que programan y retrotraen la vida celular a la edad elegida por la persona. Una solución para los nostálgicos y frikis que todavía les gusta habitar el cuerpo con el que nacieron…” El avance de la biotecnología y su convergencia con las tecnologías Nano, Info y Cogno, creará formas de inmortalidad “a la carta”.
  • Junio de 2093. Listo para la fase experimental el primer artefacto humano que se teletransportará a X3PL200, el planeta con vida detectado en Andrómeda…” Estaremos en la antesala de una nueva era para los desplazamientos y los viajes, una nueva relación con el universo y un paradigma disruptivo que cambiará la mirada y el pensamiento de la humanidad.

Para algunos de los acontecimientos que he recreado, te parecerán fechas aún muy próximas, sin embargo algunos de los expertos de la Singularity University, que no es una institución cualquiera (está patrocinada por la NASA y Google entre otras), retrotrae aún más algunas fechas.

En el camino tendremos que resolver problemas más peregrinos: revertir el cambio climático, resolver nuestros conflictos éticos y morales, liquidar nuestras viejas organizaciones y crear otras nuevas,   actualizar la realidad del trabajo y sus relaciones consuetudinarias, sellar una alianza duradera entre civilizaciones, crear un nuevo contrato social dese un nuevo desarrollo institucional…

Es evidente que las tecnologías Bio, Nano, Info y Cogno, van a tener un gran protagonismo, desde un avance imparable en su proceso de convergencia. Pero que los amantes de su trabajo no tengan pena, se necesitarán creadores en todas las disciplinas, psicólogos, abogados, poetas, coaches de personas y robots… Y sobre todo, emprendedores, líderes y  formuladores de nuevas preguntas.

Quién sabe si en el horizonte de 2100 ya nos estemos formulando preguntas acerca de comunicarnos con la conciencia o la energía de alguien que murió hace siglos, quién sabe cuáles serán las preguntas. Lo único cierto es que las buenas preguntas serán las que nos permitan seguir avanzando como especie (como así ha sido hasta ahora).

Si pusiéramos las herramientas y la emoción a nuestros jóvenes para abrirles el espacio y convertirles en protagonistas del presente y el futuro, crearíamos el estado de ánimo para acelerar el proceso histórico que nos lleva a un mundo apasionante y lleno de posibilidades para todos. Pasaríamos a ser una civilización que inventa su futuro, no que espera a que el futuro llegue para habitarlo.

No hay tiempo que perder, toma el control, el futuro es tuyo.

Adelante!!!

Artículos relacionados:

Print Friendly

2 pensamientos en “El futuro no se adivina, se inventa. En 30 años no te conocerá ni la madre que te parió.

  1. Felipe Mairena

    Excelente articulo a parte que me alienta a que en un futuro tengamos la oportunidad de alargar nuestro corto tiempo de vida en este mundo, debemos darnos a la tarea de construir nuestro futuro y que nadie lo haga por nosotros, un saludos Juan Carlos !!!

    Responder
    1. Juan Carlos

      Gracias Felipe. Tú y el resto de profesionales que estáis trabajando desde la Universidad Abierta en línea de Nicaragua y el Programa Aprender, Emprender, Prosperar; estáis de hecho construyendo un prometedor futuro para Nicaragua y el mundo, un auténtico legado. Estoy orgulloso de formar equipo con vosotros. Adelante!!!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *