¿Cómo será el aula del futuro? Tú vas a ser la primera persona en conocerla.

Quienes trabajamos en la educación solemos emplear poco tiempo en pensar y diseñar los nuevos espacios del aprendizaje, pese a ser un aspecto crucial para la calidad educativa y el futuro de la sociedad. A menudo nos preguntamos cómo será el aula del futuro, pero apenas dedicamos esfuerzos para diseñarla y construirla. No obstante, si te embarga la curiosidad, vas a tener la suerte de ser de las primeras personas en poder conocerla ahora.

Las iglesias y las escuelas son las instituciones que menos han evolucionado ¿por qué será?

Si nos preguntan cómo serán los vehículos, los hospitales o las casas del futuro, todos tenemos respuestas, pues entendemos que son realidades cambiantes de las que tenemos nociones acerca de su evolución (vehículo autónomo, eléctrico, hospital con alta tecnología, producción de órganos para trasplantes, vivienda sostenible, domotizada, etc. Sin embargo, cuando la pregunta se traslada al aula, no tenemos la misma claridad porque es un espacio que lleva siglos sin evolucionar en lo esencial y, por tanto, tendemos a pensar que será así para la posteridad, sin variar su esencia, aunque añadamos algún aparato o mobiliario nuevo (ordenador, teléfono…) que siempre va a tener una oposición irracional por quienes se oponen al cambio.

Transformar los espacios donde rezamos, producimos, trabajamos o nos formamos, no es una cuestión baladí, pues estos cambios entrañan modificaciones en las relaciones personales, laborales y de poder que remiten a un statu quo. Si creamos un espacio alternativo de aula más adaptado a las necesidades del siglo XXI, estamos redefiniendo los roles, relaciones y funciones de los actores educativos y con ello la esencia misma de la educación (de la educación basada en la enseñanza a la educación basada en el aprendizaje; del foco en el profesor al foco en el estudiante, de la disciplina laboral a la adquisición de competencias blandas…) y todo esto tiene una oposición frontal por parte de los que quieren que nada cambie, de los guardianes del stablishment.

Las iglesias y las escuelas son los espacios que menos han evolucionado en los últimos siglos; siguen con los mismos muebles, protocolos y ceremonias. Tanto es así que nos resistimos a creer que un día puedan cambiar.

Las instituciones educativas matan la innovación.

Un ejercicio muy útil en este momento es conocer aquellas experiencias educativas donde se están reinventando los espacios de la educación, pues como afirma Fernando Flores, el futuro ya está ocurriendo en algún lugar del mundo. Las experiencias hay que buscarlas fuera de las viejas instituciones educativas, en otros ambientes más favorables al cambio, pues éstas se emplean a fondo para arruinarlas y frustrarlas.

Pese a la oposición rabiosa al cambio, el concepto tradicional de aula, que tan arraigado está en nuestro ADN como el santuario del aprendizaje, va a sufrir una gran transformación en los próximos años.  Su espacio hermético con su mobiliario, disciplina marcial, maestros de ceremonias, liturgia y lógica de aprendizaje (dispensar contenidos / memorizar / repetir), va a ir perdiendo protagonismo y evolucionando hasta romper con estos rígidos protocolos. A medida que planteamos respuestas nuevas a las preguntas del qué aprender, cómo aprender, cuándo aprender, para qué aprender… vamos a redefinir el dónde aprender (lugares nuevos donde se cultivará el aprendizaje).

El aula tradicional ha perdido su razón de ser en el mundo de la Cuarta Revolución Industrial.

El aula como instrumento  para producir disciplina laboral, memorización de contenidos y realización de tareas repetitivas, no responde ya a las necesidades económicas y laborales de un mundo cambiante cuyos atributos son la acción y la innovación. El aula tradicional como sanctasanctórum donde se transmitían datos e información en una realidad donde el conocimiento era un recurso escaso, no tiene sentido tal y como fue concebida porque el mundo ha cambiado, y el conocimiento se ha convirtiendo en un bien abundante, ubicuo, accesible y barato.

La emergencia de las tecnologías disruptivas de la Cuarta Revolución Industrial (big data, blockchain, inteligencia artificial, robótica, fabricación aditiva…), junto a la realidad aumentada, laboratorios virtuales, formación MOOC… Están redefiniendo por sí mismas los nuevos espacios de la educación más allá de los muros del aula tradicional, que en algunos casos pueden ser físicos (una fábrica, un hospital, un centro tecnológico, una plaza, la naturaleza…), en otros, virtuales (plataformas, redes sociales…), y en otros, mixtos (físico + virtual). Indefectiblemente nos dirigimos a un rediseño del aula que evolucionará hacia un espacio sin lugares fijos, tiempos cerrados ni programas rígidos.

En la educación del futuro, las personas van a confeccionar “a la carta” sus propios itinerarios y programas formativos para adaptarlos de forma flexible a sus necesidades y acomodarlos a sus planes de vida. No nos servirán los planes de estudios enlatados.

La educación que viene se asentará sobre tres pilares fundamentales: desarrollo de competencias clave (soft skills), competencias profesionales (propias del desempeño de un oficio o profesión) y competencias tecnológicas. Las primeras son imperecederas y no sujetas a obsolescencia (aunque su aprendizaje es tan complejo que nos ocupará muchos años), el resto estarán en constante transformación, cuestión que nos obligará a aprender a lo largo de la vida, de manera práctica y fuera del aula tradicional. Para ser viables, necesitaremos aprender en lugares diferentes, sin lugares (espacios virtuales) ni tiempos rígidos como nos imponen nuestras escuelas actuales.

FAB LAB y CIRCULAR FAB, los nuevos espacios para aprender y fabricar.

Pero no te preocupes, para asomarte y conocer el aula del futuro como espacio físico donde se orquesta y materializa el aprendizaje (qué, cómo, cuándo, dónde, para qué aprender), no tendrás que esperar, ya está inventado y funcionando en algunos lugares del mundo, como en los FAB LAB más avanzados y enfocados en la educación o en los CIRCULAR FAB, modelo este último que integra el aprendizaje de competencias SKILL (creatividad, innovación, emprendimiento, liderazgo), con las competencias tecnológicas de la Cuarta Revolución Industrial que se trabajan en los FAB LAB, para configurar un nuevo concepto y espacio de aprendizaje que integra ambas (SKILL FAB LAB).

La educación del mañana no estará referida a un momento puntual de la vida, la lógica que dictaba los tiempos de nuestra existencia (1/3 para estudiar, 1/3 para trabajar, 1/3 para la jubilación) se ha roto, ahora tendremos que aprender durante toda la vida porque el mundo está en cambio permanente. Y en este contexto necesitaremos hacernos cargo de nuestro propio aprendizaje,  aprender a aprender, aprender a ganarnos la vida, aprender a crear nuestras propias ofertas, a fabricar nuevos productos y diseñar nuevos servicios… Y para eso necesitaremos espacios de aprendizaje de referencia como los CIRCULAR FAB donde aprenderemos mientras trabajamos y fabricamos nuestro propio empleo en torno a procesos de colaboración entre empresas, trabajadores y centros educativos para configurar un auténtico ecosistema de aprendizaje.

Aprender mientras inventas tu empleo y fabricas lo que vas a vender. Asómate a un CIRCULAR FAB.

https://circularfab.es/

La configuración de los espacios es abierta, el protagonista es la persona que aprende, guiada por expertos mentores en materia de emprendimiento y tecnologías de la industria 4.0, mientras fabrica su empleo, desarrolla su proyecto profesional, emprendimiento, producto o servicio.

En los CIRCULAR FAB aprendemos a hacernos preguntas, conocemos las fronteras del conocimiento, el desarrollo de la tecnología, los movimientos en el mundo, las tendencias en la economía y el consumo, nuestro entorno cercano, aprendemos a descubrir posibilidades en lo que acontece y a inventarlas con otros, a trabajar en equipo, a producir nuevas ideas, a convertirlas en cosas útiles, a crear nuevas ofertas, productos y servicios, a fabricar con las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial (programación, robótica, fabricación aditiva, corte láser…)…

Para completar el aprendizaje, los aprendices se auxilian de otros recursos (comunidades de aprendizaje, aulas virtuales, cursos MOOC de última generación, laboratorios virtuales…).

De los CIRCULAR FAB van a surgir viveros de nuevos emprendedores con nuevas iniciativas para el desarrollo de productos y servicios en el marco de la especialización inteligente, economía de la experiencia, economía verde y circular, economía slow, economía naranja, economía plateada, economía azul…

La fortaleza de los CIRCULAR FAB reside en una metodología innovadora para el desarrollo de las soft skills (Modelo 6-9), como paso previo para que arraiguen y fructifiquen las competencias tecnológicas. En el proceso de capacitación no hay temarios ni clases magistrales, las personas aprenden mientras fabrican sus creaciones, inventan sus empleos o llevan a cabo sus emprendimientos; un aprendizaje invisible que se completa con las siguientes técnicas: aprendizaje activo, auténtico, basado en la investigación, solución de problemas, retos, colaborativo, flexible, invertido, experiencial-vivencial, para el servicio, construccionismo, conectivismo, aprendizaje autoorganizado, espacios makers, gamificación, mentorización, entre pares, basado en casos… aprendizaje basado en proyectos.

En el futuro, aprenderemos mientras trabajamos, el aula dejará de ser un lugar físico rígido para convertirse en un espacio ubicuo, donde cada persona deberá procurarse su propia formación y los poderes públicos habrán de facilitar unos recursos diferentes a los que disponemos en la actualidad en nuestros centros educativos y universidades.

En este momento, desde Kairós estamos preparando el Congreso Mundial de la Educación para dar a luz el Tercer Contrato Social de la Educación, en el que dedicaremos un apartado importante a diseñar los nuevos espacios del aprendizaje. 

Seguiremos avanzando en el diseño del aula del siglo XXI, como espacio ubicuo sin lugares ni tiempo.

Permanece atento.

Adelante!!!

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.