La magia que se esconde detrás de los números.

Los números no son neutros, el sujeto, al relacionarse con ellos los altera, produciendo una deformación en el curso de las cosas y la realidad. Vamos a analizar los números y las escalas en la gestión de personas y organizaciones.

magia

Imagínate que eres un líder político que ha ganado unas elecciones en el país imaginario de Prometerás y no Cumplirás, y mañana tienes que empezar a gestionar una comunidad de millones de personas. Tu actividad que hasta el momento se había limitado a trabajar con un grupo reducido de individuos y a gestionar pequeños presupuestos de algunos miles de euros. De pronto, y sin transición, tus colaboradores te dicen: tiene usted que hacerse cargo de 17 millones de trabajadores, 5 millones que aún no lo hacen y quieren trabajar, 8 millones de pensionistas, 1,2 millones de universitarios, 2,5 millones de empleados públicos, 45 millones de pacientes…. Lo que produce toda esta gente asciende a 1 billón de euros, el dinero para atender sus necesidades de este año es de 450 mil millones, más o menos se puede usted gastar una media de 10.000 euros al año por cada ciudadano, pero tenga cuidado porque el 40% va para pensiones, el 12% para educación….  Por otro lado debe 1 billón de euros por lo que un buen mordisco del presupuesto va para pagar los intereses y la amortización de esa deuda … Al día de hoy las arcas del tesoro están vacías, y para más inri se ha rebasado el déficit público en más de 1 punto del PIB, lo que significa una desviación de 10 mil millones de euros adicionales…

Me puedo imaginar el estado de ánimo de ese pobre hombre o mujer, en el que retumban esos números como cañonazos, estoy seguro que se sentirá abrumado o abrumada al cambiar de registro y enfrentarse a esas magnitudes y escalas. Aunque goce de una sólida formación académica, estoy completamente seguro que piensa: “yo para esto no he sido entrenado, estoy desbordado, hasta hoy entendía el sentido general de los números, pero hoy he descubierto una nueva dimensión que se esconde detrás de ellos que no controlo”.

Todos reconocemos que se necesita cierta pericia para manejar las cuentas domésticas: ajustar gastos, realizar amortizaciones e inversiones, gestionar el ahorro… Y que de esta gestión depende la marcha de la economía familiar, si no eres bueno gestionando, el futuro de tu familia se va al carajo, pero no hundes la economía de Prometerás y no Cumplirás.

En general, toda persona necesita una preparación para manejarse con los números, las magnitudes y las escalas, que no tiene nada que ver con las matemáticas clásicas, entrenamiento que no reciben ni siquiera los presidentes, y no digamos ya el común de los ciudadanos. Y digo esto porque es determinante para el éxito de una persona o de una comunidad.

Un gestor público o privado que entiende los números como las cuentas de la vieja y que la gestión es cuadrar partidas, no puede estar en condiciones de crear valor.

Con los mismos números de partida una persona puede generar valor y expansión y otra escasez y depresión, fíjate si es importante el manejo de los números y sus magnitudes. Los números tienen vida, pueden encerrar múltiples universos y dimensiones si el sujeto que los maneja sabe verlas y se atreve a conjugarlas.

Los números se conjugan con el alma del sujeto para crear el Universo.

Los números te marcarán el camino para cambiar el mundo en función de las respuestas que des a las preguntas que te formules sobre el Universo.

¿El Universo es amigable u hostil? Dependiendo de la respuesta tus números alcanzarán un valor para jugar a la defensiva o fluir en la confianza.

¿El Universo es fuente de abundancia o escasez? Si decides que el Universo es escaso no podrás romper el techo de las magnitudes ni crear economías de escala, abandonarás las progresiones geométricas y sólo podrás sumar aritméticamente.

¿El Universo es contractivo o expansivo? Determinará si las normas o espacios de juego que hemos creado con nuestras magnitudes las podemos alterar y reformular. Puedo otorgar valor expansivo o regresivo a los números.

¿El Universo es mutable o inmutable? Determinará que mi relación con los números se limite a realizar las operaciones básicas de cálculo o a establecer relaciones nuevas entre ellos para alterar la realidad.

¿El Universo me legitima para actuar sobre él? Puedo utilizar mi creatividad para hacer cosas diferentes con los números o debo ceñirme a los viejos manuales y la tradición.

¿El Universo es justo o injusto? Puedo poner los números a trabajar para producir justicia u obviarlo admitiendo que la justicia es una entelequia.

Dependiendo de como sean tus respuestas así será la obra que construirás con los números. Estás en lo cierto si piensas una cosa o la contraria pero los resultados serán diferentes. Los números son un recurso infinito que te proporciona el Universo para la práctica de la Libertad.

Con esto entenderás mejor por qué con los mismos números una persona puede generar abundancia y otra escasez (recuerda a Mateo en la parábola de los talentos).

La libertad de acción con los números nos abre a la recursividad infinita.

La recursividad en matemáticas tiene que ver con la búsqueda de soluciones  de un algoritmo en términos de una llamada a sí mismo. Por ejemplo 1 millón, puede alcanzar un valor X dependiendo de las relaciones con las que lo conjugue un sujeto determinado y el capital que sea capaz de agregarle:

Capital relacional. Por ejemplo, voy a proponer a otros 100 individuos que tienen 1 millón para hacer una obra de 100 millones.

Capital emocional. Por ejemplo, voy a convocar y a seducir a una comunidad de personas para crear una misión compartida partiendo de 1 millón.

Capital cliente. Por ejemplo, voy a hacerme cargo de una necesidad que tiene la comunidad poniendo el primer millón.

Capital innovación. Por ejemplo, voy a promover una acción nueva con esos recursos para producir resultados diferentes.

Todas estas capacidades recursivas están dentro del número 1 millón, su conjugación altera totalmente la cifra y su valor, pudiéndola convertir en cientos de millones y el capital semilla de una gran obra colectiva o quedarla reducida a unos fuegos de artificio.

Entonces  ¿qué significa 1 millón? ¿Qué se puede hacer con 1 millón?

Depende de la capacidad de generar una idea y un plan de valor para conjugar personas, voluntades, adhesiones, recursos, emociones en torno a un logro compartido.

Si me preguntas ¿qué se puede hacer con mil millones? Yo te diré que depende de la visión que esa persona tenga del Universo y de su recursividad, porque gestionar y liderar no es un acto de aplicar reglas matemáticas sobre números o comprar o distribuir bienes y servicios, sino un arte para crear entornos y espacios de oportunidad, para inventar nuevas formas de gobernanza, para generar confianza, para crear espacios emocionales expansivos, para romper marcos legales y crear otros más justos… 1000 millones gestionados por alguien que no es capaz de transmitir confianza no son nada, mientras que 1 millón en manos de alguien capaz de ilusionar puede producir una revolución.

Ya sabes que si compras la versión del Universo en formato de escasez estás abocado a la creación y gestión de miseria, no podrás cambiar de registro, magnitudes y escalas. Por ejemplo, si debes 1 billón, no puedes seguir moviéndote en la misma escala de producción para ahorrar todos los años 5000 millones, de esta manera serás pobre y tramposo de por vida. Para revertir la situación deberás construir otro marco para crear abundancia y seducir a los ciudadanos de Prometerás y no Cumplirás, inventar otra estructura productiva a través de la especialización en bienes y servicios de alto valor, abrazar nuevas tecnologías, revolucionar la educación… Cambiar el paradigma.

El valor que asignamos a los números determina los resultados. Modificando el enunciado del problema abrimos el espacio de las soluciones y cambiamos los resultados.

Imagina que tienes un capital social de 5 millones de personas que quieren trabajar y aún no tienen ocupación ¿qué valor asignas a ese número?: ¿5 millones de problemas? ¿5 millones de oportunidades? Si le asignas un valor u otro estás en lo cierto pero los resultados serán diferentes.

Alguien me dirá que a eso se llama 5 millones de parados, y punto. Del simple hecho de etiquetar ese número dependerán las políticas y el futuro del país. Necesitamos líderes que no vean 5 millones de parados sino un ejército de 5000 veces 1000 personas (imagínalo en formación militar) incorporándose a la creación de valor social y económico, e inventando espacios, destrezas, regulaciones, mercados, ocupaciones… para hacerlo posible.

Imagínate que el presidente en el primer consejo de ministros dice: tenemos 10 grandes problemas del país. O que por el contrario declara: estos son los 10 retos que nos convocan. El sólo etiquetado del 10 condicionará el capital emocional y la recursividad de los ministros.

Nuestra relación con los números y las matemáticas ha sido muy pobre, pocos docentes son capaces de transmitir la emoción de crear nuevas realidades con los números, limitándose a desarrollar pericia en la lógica y el cálculo, pero sin mostrar el porqué y el para qué. Nunca entendimos de verdad el mensaje de los pitagóricos, y el valor que se encierra detrás de los números para deformar el Universo, crear universos nuevos y relacionarnos con la esencia de las cosas que  algunos denominan dios, espíritu, mente, alma, energía universal. Las matemáticas tienen una dimensión espiritual que permite cambiar el ethos de las cosas e impactar en el mundo, una tradición que debemos recuperar para ponerla al servicio de la transformación humana, el liderazgo, la dirección, la gerencia (management); tanto si tenemos que dirigir una comunidad  (país, ciudad, comunidad, equipo…), como a uno mismo.

Para empezar debemos interiorizar el valor de los números y las valencias que queremos que adopten, empezando por las magnitudes y escalas, sólo a partir de aquí podremos construir visión, misión, planeación, relaciones, prioridades, objetivos, equidad…; eficiencia (resultados). Luego podremos desarrollar criterio para ponderar, invertir, distribuir, amortizar..

Te guste o no, tu vida está determinada por los números y necesitas relacionarte con ellos desde una nueva mirada.

Adelante!!!

Artículos relacionados.

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/los-numeros-de-los-que-nacen-las-grandes-preguntas-que-generan-las-buenas-ideas/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/conferir-sentido-a-la-vida/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/6-preguntas-poderosas-que-cambiaran-el-curso-de-tu-vida/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/los-nuevos-espacios-que-crean-los-lideres/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/las-10-rupturas-del-mundo-que-abren-el-camino-al-liderazgo/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/donde-reside-la-efectividad-humana/

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *