El ser humano, un mono inquieto lanzado al futuro desde el liderazgo y el emprendimiento.

Si queremos desarrollar el liderazgo y el emprendimiento necesitamos descubrir las intimidades del ser humano, conocernos por dentro, nuestras emociones, inquietudes, aspiraciones, limitaciones… Solo de esta manera podremos obtener las claves para entrenar y desarrollar personas líderes y emprendedoras desde una metodología completamente diferente a los viejos métodos que han fracasado reiteradamente.

mono

Este post está dirigido a profesionales, organizaciones e instituciones comprometidas con la transformación de la sociedad a través de la producción de personas con competencias en liderazgo y emprendimiento desde una nueva mirada. ELLASEMPRENDEN es un ejemplo, pertenecen a nuestro club, darán mucho juego en el futuro.

ellasemprenden

¿Qué es el ser humano? ¿Cómo está configurado?

– Seres con historia lanzados al futuro.

En esencia somos un mono (el ser humano y el chimpancé comparten el 99% del ADN). A diferencia de otros animales, estamos condicionados por nuestro pasado (somos seres históricos) y nos preocupa el futuro. Podríamos decir que somos seres históricos lanzados al futuro.

Sin duda, la tensión interna entre pasado y futuro, condiciona por completo la actividad del ser y la actitud ante la vida. Somos como cuerpos en el espacio al albur de dos fuerzas gravitatorias. Hay seres que quedan atrapados en el campo gravitatorio del pasado (cultura, costumbres, historia…) y otros que escapan y se lanzan al futuro. En todo caso la fuerza que el pasado ejerce sobre nuestras vidas es de una tremenda intensidad y siempre se hace presente.

El reto es: lanzar a las personas al futuro, ayudando a soltar amarras con el pasado, sabiendo que la cultura en la que hemos nacido se aferra a nosotros como una sanguijuela.

– La fuerza del pasado. Formamos parte de un ser que tiene miles de años.

Una cultura invisible con miles de años de antigüedad nos cubre, sin ser conscientes de ello. Yo no soy solo yo y mis circunstancias, soy la tradición cultural que define mi ser.

Venimos de una tradición metafísica con 25 siglos de antigüedad, de una concepción del ser humano como realidad fija, eterna e inmutable que se inicia con Parménides, y de allí se transmite a las principales corrientes filosóficas hasta nuestros días. De ella surge la frase que más daño ha infringido al ser humano a lo largo de la historia: yo soy así, y sus derivadas: “las cosas son así”, “el mundo es así”…

Esta postura frena todo nuestro potencial, a medida que nos somete a un estado de ánimo de resignación y resentimiento, que frena el camino a la acción y la innovación.

Todo intento de entrenar y producir nuevos líderes y emprendedores sin modificar este punto de partida, a la postre resultará infructuoso.

El reto es: conocer las raíces cultuales que nos definen, las sensibilidades que nacen del pasado de las personas, porque ese conocimiento es fuente para conectar con ellas, realizar ofertas sugerentes, movilizarlas, producir adhesiones, fundar causas, realizar declaraciones poderosas…

– Somos seres inacabados constituidos por un cuerpo, emociones, y lenguaje (un saco de emociones que habla).

Un mono que habla, y utiliza el lenguaje con una función mucho más poderosa que la de transmitir información, que desde el lenguaje coordina acciones para que el futuro ocurra (escuchando, declarando, pidiendo, prometiendo…).

Pero además somos emociones, nuestras emociones y estados de ánimo que están en función de las evaluaciones que hacemos acerca del futuro, determinan nuestra vida y el impacto que producimos en el mundo. Conocer y gestionar las emociones propias y ajenas está en la base del éxito de cualquier iniciativa.

Y por último está nuestro cuerpo, nuestra propia biología. Esta condición nos viene dada y sobre ella podemos trabajar para ensanchar sus límites mediante la autodisciplina, el entrenamiento, el aprendizaje y el crecimiento continuo.

Cuerpo (biología), lenguaje y emociones están entrelazados, son realidades que no podemos separar.

El reto es: conocer el lenguaje y sus dominios, las emociones humanas y la plasticidad de nuestro cuerpo para transformarnos, crear valor y hacer una diferencia en el mundo.

Si entendemos de dónde vienen nuestras formas de pensar y de qué estamos hechos, será más fácil acercarnos al alma humana, a sus necesidades, deseos, inquietudes… Para a continuación, desarrollar un modelo y un método que propicien la transformación de las personas, lanzándolas a la construcción del futuro desde el liderazgo y el emprendimiento.

imagen1

Estamos produciendo nuevas personas emprendedoras y líderes con una nueva tecnología que tiene sus fuentes en la Filosofía del lenguaje. Aplicada a la actividad de un individuo u organización, produce valor en forma de resultados en torno a la adquisición de 6 Dominios, a partir de los cuales se desarrollan 9 Niveles de excelencia y una serie de Saberes críticos.

6 Dominios lingüísticos: escuchar, declarar, afirmar, enjuiciar, pedir, prometer.

9 Niveles de excelencia: dirección, relaciones internas, relaciones externas, trabajo, aprendizaje, renovación, emocionalidad, planificación y evaluación.

Los 6 Dominios y los 9 Niveles de excelencia constituyen las competencias genéricas que operan en el liderazgo y el emprendimiento, pero también en los procesos de innovación, la creatividad y la configuración del talento. Desde este modelo pueden ser enseñadas y aprendidas de manera sistémica dentro de un enfoque holístico que sirve a la persona para desarrollar su proyecto vital.

En definitiva ¿qué es una persona emprendedora o líder?: aquella que domina las prácticas de la escucha para descubrir sensibilidades, deseos, necesidades, aspiraciones… Hábil para declarar un nuevo futuro… Con competencias para pedir y prometer de manera efectiva… De armar ofertas… De dirigirse y dirigir a otros… De crear y coordinar equipos… De desarrollar impecabilidad en el trabajo… De gestionar emociones… De planear de manera flexible… De evaluar y medir los avances…

El mundo de hoy necesita personas capaces de entrenar en éstas prácticas, de hacerlo con un nuevo rigor metodológico, desde el conocimiento profundo del alma y la mente humana… Alejadas de posiciones obsoletas que han pervertido el sentido profundo del liderazgo y el emprendimiento.

El mundo necesita equipos ilusionados y capacitados para hacer esta tarea, Ellasemprenden están aquí para ayudarnos a crecer, para entrenarnos y dotarnos de los instrumentos que nos ayuden a transformar el mundo desde nuestro instinto natural de monos inquietos; para seguir explorando lo más grande y lo más pequeño, para no rendirnos nunca, para seguir avanzando, para transformarnos.

Tenéis por delante un gran reto, estamos con vosotras.

2016-10-22-photo-00002030

No hay tiempo que perder. Adelante!!!

Artículos relacionados:
Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *