El futuro del trabajo. La mayor parte de la humanidad trabajará en la cuarta dimensión.

De hecho vivimos ya una parte importante de nuestro tiempo en la cuarta dimensión (mundo digital), un lugar donde estamos trasladando progresivamente nuestros trabajos y actividades. La convergencia tecnológica va a crear un escenario de posibilidades que hoy solo podemos atisbar, cuando ese conjunto de tecnologías maduren y se  proyecten en el ciberespacio, configurarán el nuevo entorno productivo donde estarán nuestras fábricas, tiendas, hospitales, laboratorios, oficinas, parques recreativos, universidades…

Pero para sacar provecho y encontrar acomodo en el nuevo mundo del trabajo que se está gestando necesitamos limpiar muchas telarañas de nuestra cabeza. Mira como ha cambiado la tecnología a tu alrededor y como seguimos manteniendo modelos económicos y productivos (liberalismo, comunismo) pensados para la revolución industrial, instituciones viejas, formas de trabajar, regulaciones y actividades antiguas. ¿Todavía piensas que no hay trabajo por hacer?

Vivimos en la antesala de un nuevo contrato social.

Realmente estamos remoloneando y haciendo el vago, escaqueándonos de nuestra responsabilidad para protagonizar los cambios que nos corresponden: los economistas inventando nuevas economías y modelos productivos, los abogados nuevas regulaciones del trabajo, los ingenieros nuevos procesos… ¡Qué poca imaginación tenemos! ¿Acaso pensamos que el trabajo va a ser igual que en el pasado?

El viejo contrato social se basaba en unos compromisos que ya no se pueden mantener: tú estudia, pórtate bien (sé un buen ciudadano), sigue las reglas del mercado, consigue un empleo y todo te irá razonablemente bien.

Ahora estamos en un nuevo entorno tecnológico, en una nueva dimensión donde las reglas del viejo contrato se están cuestionando, y simplemente se van a imponer otras que aún no han tomado forma ni están instituidas, pero que ya vemos por donde apuntan: aprende de manera permanente, hazte cargo de tu vida, desarrolla nuevas competencias, inventa tu trabajo, responsabilízate de tu proyecto vital…

Cuando cambia la tecnología, cambian nuestros trabajos y formas de vida, todo cambio tecnológico desemboca en un nuevo contrato social; así ocurrió en el tránsito del Paleolítico al Neolítico, en la Revolución Industrial, y el siguiente lo estamos presenciado en directo con la Cuarta Revolución Industrial que está dando al traste con el antiguo.

La convergencia tecnológica y su impacto sobre el trabajo.

Las tecnologías NBIC (nanotecnología, biotecnología, infotecnología, cognotecnología) y sus convergencias están produciendo  una disrupción sin precedentes, cuyas posibilidades y desarrollos exponenciales no han hecho más que apuntar. Big data, inteligencia artificial, robótica, machine learning, internet de las cosas, biología sintética, fabricación aditiva, blockchain… Son solo la punta del iceberg de los medios con los que tendremos que inventar nuestros trabajos.

El impacto de la inteligencia artificial (IA) y el manejo de ingentes masas de datos (big data).

El desarrollo de la inteligencia artificial va a ser determinante para el mundo del trabajo, una escalada en la que ya estamos inmersos en lo que podríamos denominar como primera generación, donde la IA nos ayuda a resolver problemas. Su evolución va a determinar el futuro de buena parte de nuestras actividades.

La evolución de la IA, será incremental, es decir, se irá configurando paso a paso, en un proceso aditivo de suma ascendente de capacidades, desde las funciones actuales de demanda de soluciones ad hoc (resolver problemas de tráfico, análisis de patrones en enfermedades, ganar una partida de ajedrez…); hasta la suma de funciones más complejas patrimonio de la mente humana (fijación autónoma de objetivos, toma de decisiones, desarrollo de sensibilidad y emociones, empatía, voluntad, conciencia, ética). Su avance irá trastocando por completo el mundo del trabajo, un movimiento al que tendremos que permanecer atentos para acomodarnos a él.

Realmente el futuro ha llegado aunque no nos hemos enterado. Si quieres conocer más, haz clic aquí.

En paralelo, el acceso  y manejo de ingentes masas de datos abrirá escenarios inéditos, un yacimiento de actividad y creación de valor donde intervendrá la IA en todas las actividades para establecer patrones, desarrollar algoritmos y generar productos y servicios en cualquier dominio.

El big data y los algoritmos se convertirán en la materia prima y la herramienta para el desarrollo de nuestras actividades. Si quieres conocer más, haz clic aquí.

Trabajaremos en la cuarta dimensión.

La mayor parte de los trabajos y nuevas actividades se llevarán a cabo en el ciberespacio, en internet, en las redes sociales… La llegada del ordenador y el internet cuánticos generarán un universo nuevo. La mayor parte de la humanidad trabajará en la cuarta dimensión (realidad digital en evolución hacia la realidad cuántica).

La irrupción actual del 5G sólo es una anécdota en una espiral de aceleración que nos convertirá en seres ubicuos capaces de interactuar en tiempo real con personas y maquinas en cualquier lugar del planeta o el universo (conducción de vehículos, intervenciones quirúrgicas, control de fabricación y sistemas de producción, gestión del tráfico global…).

Si quieres conocer una proyección del trabajo en el futuro, haz clic aquí.

Vivimos en un mundo digital pero seguimos teniendo una mente analógica.

Nuestros esquemas de pensamiento y paradigma mental son rígidos, ese ese es el problema. Hemos entrado en una época nueva y seguimos conservando una forma de pensar vieja, vivimos en zozobra intentando aferrarnos a unos empleos y formas de ganarnos la vida que se desmoronan, y esa lucha impide que veamos las posibilidades que se despliegan ante nosotros.

Las actividades y trabajos que hoy se desarrollan en Internet (cuarta dimensión), son sólo un aperitivo, una forma primitiva y una porción ínfima del yacimiento que representan. Un potencial que se ampliará exponencialmente en las próximas décadas.

Una nueva cultura del trabajo. Del trabajo individual al trabajo cooperativo.

En el ciberespacio surgirá una nueva generación de redes sociales para la creación de equipos y desarrollo de proyectos cooperativos, serán el marco para unir a personas del mundo en iniciativas compartidas. Algo similar ocurrirá en el mundo de la educación con el desarrollo de redes y comunidades de aprendizaje.

Si quieres conocer una proyección sobre la evolución de las redes sociales en relación al trabajo, haz clic aquí.

Necesitamos una nueva mentalidad para colonizar este mundo que se abre (convertirnos en nuevos seres para habitar nuevos mundos), borrar el pensamiento viejo para adoptar pensamiento nuevo en una espiral sin fin de aprender / desaprender / reaprender.

Vivimos ya una parte de nuestro tiempo en la realidad digital, el lugar donde estarán la mayor parte de nuestros trabajos, negocios, actividades, emprendimientos y empleos (si los sigue habiendo como los entendemos).

Las nuevas modalidades del consumo en forma de productos, servicios y experiencias están por inventarse en todos ámbitos (ocio, deporte, juego, sexo, educación,  trabajo, creación, actividades artísticas y profesionales…). Todas ellas serán experiencias inmersivas de la dimensión digital en la que la mayor parte de la humanidad vivirá, un proceso acelerado de desmaterialización del mundo que nos rodea, una realidad a la que no escapará el ser que la creó.

Si quieres conocer más sobre el proceso de desmaterialización en el que estamos inmersos, haz clic aquí.

Las tendencias, los espacios y las nuevas estrategias para inventarse el trabajo.

En la proyección a medio plazo, la tendencia es al crecimiento de las grandes corporaciones y el desarrollo de entramados de colaboración complejos con trabajadores autónomos (agentes libres, knowmads). El emprendimiento no será una opción, será la primera opción.

En el futuro, las personas tendrán que inventarse su trabajo y convertirse en knowmads. Si quieres conocer más de este fenómeno, haz clic aquí.

Los espacios de trabajo serán esencialmente virtuales (presencia holográfica, interacción ubicua con objetos y personas, realidad aumentada…). Aparecerán centros de trabajo compartidos con acceso a tecnologías disruptivas (fabricación aditiva, diseño de prototipos y objetos a escala real…); la base embrionaria de estos espacios donde las personas podrán realizar sus creaciones son los Fab Labs, que se convertirán a su vez en los lugares físicos de la educación en sustitución de nuestros viejos centros educativos y universidades, evolucionando hacia entornos donde se trabajan las competencias clave para el siglo XXI (Skill Fab Lab).

Si quieres conocer las nuevas formas de trabajar, fabricar y aprender, haz clic aquí.

Desarrollar tu hobby en el mundo digital. Esa es la clave para empezar.

Necesitaremos para ello desarrollar un nuevo paradigma sobre la base de nuevas competencias Skill (Modelo 6-9), la adquisición de competencias digitales y la aplicación de todo ello a nuestra pasión y vocación.

Si quieres aprender las 15 habilidades y  competencias para desarrollar con éxito tu trabajo en el futuro, haz clic aquí.

Así, deberemos de darnos permiso para aprender a juguetear con nuestra idea en el ciberespacio hasta convertirla en nuestra forma de ganarnos la vida.
Si quieres una guía para descubrir tu vocación y convertir tu hobby en tu trabajo, haz clic aquí.

Y seguirá habiendo personas en la economía informal (limpiacoches, vendedores ambulantes , …). Y también en oficios tradicionales en permanente recesión… Y posiblemente también una importante masa laboral “inempleable” para la que habrá que buscar alternativas (¿renta social?). En definitiva, muchas realidades nuevas con las que habrá que lidiar y buscar soluciones.

Tendremos que repensar el concepto de trabajo que tradicionalmente hemos unido al de empleo, y esto no es fácil porque en nuestros códigos mentales van unidos a tener un sentido y un propósito en la vida, está en nuestro ADN existencial. Posiblemente la mayor parte de la humanidad activa trabaje sin tener un empleo como hoy lo conocemos.

Con todo este panorama por delante ¿a qué esperas? ¿No estarás pensando en un empleo de por vida? Porque es posible que en un futuro no muy lejano, el empleo como lo entiendes ahora, ni siquiera vaya a existir.

¡Ponte las pilas ya! 

Adelante!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.