Petaloso. El movimiento que desencadena la creación de valor y el progreso humano.

Un mundo en plena transición civilizatoria que se empeña en denominar como crisis, no es capaz de ver las claves para enfrentar los desafíos globales. Una anécdota de un niño italiano (Matteo), su profesora (Margherita), la academia de la lengua italiana, el primer ministro (Renzi), y el pueblo italiano; nos han dado una lección magistral que si sabemos aplicarla a todos los retos que enfrentamos (especialmente la educación), nos abrirá el camino y pondrá las bases para construir un futuro ilusionante y lleno de oportunidades. ¡No te lo pierdas!

petalosa

Me conmueve la capacidad del ser humano cuando se atreve a transitar en los límites y fronteras, cuando se sale de lo establecido, cuando reta a la tradición. ¡Guerra a la vulgaridad! Y como por arte de magia, cuando ponemos a germinar la imaginación y dejamos que actúen los jardineros, aparece la creatividad, la innovación y la belleza. Justo lo que hizo Matteo, el niño inventor de la palabra petaloso (adjetivo para definir la flor llena de pétalos), sublime lección del niño, su profesora, el primer ministro, los ilustres académicos del italiano y el gran pueblo italiano que la ha convertido en la palabra de moda.

La maestra Margherita se quedó sorprendida cuando Matteo, un niño de ocho años utilizó en un trabajo la palabra “petaloso” para describir a una flor llena de pétalos. La palabra no existe oficialmente en el diccionario italiano pero gramaticalmente tiene sentido como una combinación de “pétalo” y el sufijo “-oso” (lleno de).

El trabajo hizo pensar a la maestra: sería una bella palabra candidata para la lengua italiana. Con la ayuda de su maestra, Matteo escribió a la Crusca (institución que supervisa el uso de la lengua italiana). Pronto recibieron una respuesta alentadora. La palabra fue descrita como “hermosa y clara” por la Crusca: “La palabra que inventaste está bien formada y podría ser utilizada en el idioma italiano”.

Sin embargo, el lingüista aclaró que para que una palabra pueda ser oficialmente parte de la lengua italiana, un gran número de personas deben utilizarla y entender su significado. “Si logras difundir tu voz entre muchas personas para que empiecen a decir ¡Qué petalosa es esta flor! Entonces petaloso/a se habrá convertido en una palabra en italiano”.

Petaloso se abrió paso como un torrente imparable en los medios de comunicación y las redes sociales para convertirse en tendencia mundial, hasta el primer ministro se sumó a la causa. La palabra espera ya a ser impresa en el próximo diccionario tras haber cumplido los requisitos de la Crusca.

Crear supone explorar más allá, buscar fuera, dejarse llevar por la intuición. Ser crítico en cuanto a replantear los patrones aceptados y buscar otras posibilidades. Tony Wagner señala como base de las nuevas competencias que han de adquirir los niños para poder enfrentar los retos de su futuro: capacidad crítica, creatividad, buena comunicación oral y escrita, y capacidad colaborativa.

Claudia, mi hija pequeña cuando tenía 6 años empezó a inventar palabras, tanto le sedujo la idea que un día se puso a escribir su propio diccionario de palabras inventadas. Cuando se le ocurría una palabra nueva corría al cuaderno y la clasificaba por orden alfabético. Reconozco que ninguna de ellas competía en belleza con petaloso, pero el ejercicio de creatividad que realizaba era extraordinario: combinaba conceptos, inventaba categorías, creaba hibridaciones… Y a mí me divertía jugar con ella a ese juego de retar a los académicos, deformar  el lenguaje y reventar los patrones existentes para crear otros nuevos.

Años después renegó de su diccionario, estaba ya en la seriedad académica del colegio, y luego del instituto. El permiso para atreverse había caducado, ahora estaba en la cosa de aprender respuestas y memorizarlas como un papagayo, en pisar terreno seguro, en no fallar, en sacar buenas notas, en tener los pies en el suelo y no soñar. Toda la inercia que trato de imprimirle para que retome sus pasiones y siga su instinto se ven frenadas por un fuerte viento en contra.

Vivimos en la tormenta perfecta que está ralentizando el progreso global, para superarla necesitamos incidir sobre los elementos de forma sinérgica (educación, autoridades, sociedad, medios de comunicación…). No hay otro camino.

Matteo tuvo mucha suerte porque su profesora ¡Margarita! Más que una flor es un ángel, más que una profesora, una lideresa inspiradora. Ella pudo decir: Matteo, no has entendido nada, has cometido un error y te voy a penalizar por ello para que no vuelvas a intentarlo ni salirte del raíl … Pero no hizo eso, ella también abandonó su zona de confort, de mera transmisora de conocimiento académico a facilitadora e impulsora de la creatividad.

Si queremos construir un futuro nuevo y lleno de oportunidades, estamos retados a crear juntos un ecosistema social propicio para la educación que tenga su reflejo en el aula como espacio para incentivar el juego, la pasión y el propósito. A esto bastaría añadir el ideal griego del ser bello y bueno (καλός καί  ἀγαθός); tener sentido moral de lo que está bien y mal, y cultivar el bien y la belleza en todas sus manifestaciones y desde todos los frentes (imaginación-atrevimiento-creatividad-innovación-acción).

Necesitamos entender que en la acción que desencadena el proceso está el permiso, que es el interruptor que acciona o bloquea todo el flujo. Todos los niños y niñas son artistas, tienen un talento que entre todos vamos erosionando. Como afirma Wagner, los niños se hacen en torno a cien preguntas cada día, pero cuando el rodillo de la escuela pasa por ellos pierden esa capacidad.

Si Matteo no se hubiese dado permiso para imaginar, su profesora para alentar la innovación, los académicos para abrir las compuertas del idioma, el presidente para ejemplificar y la sociedad para reproducir el eco. El “genial error” de Matteo hubiese terminado en el ostracismo o la papelera donde arrojamos sin piedad las brillantes ocurrencias diarias de millones de niños. Y lo peor de todo no es que esas ocurrencias no se concreten en cosas bellas y buenas, lo peor es que negamos a los niños la capacidad para inventar y recrear su mundo, y con ello cerramos los caminos para producir valor y prosperidad.

Cuando el permiso no existe, la pasión decae y cualquier tarea se convierte en una pesada carga. Si otorgamos y nos autootorgamos el permiso y minimizamos el sambenito del error, las preguntas se abren paso, aparece el crecimiento, y con él el querer, y con el querer el impulso natural al aprender, y con toda esa inercia aparece con intensidad el actuar.

La disciplina, la constancia y la perseverancia como aspectos esenciales de la educación no pueden edificarse en la realización de tareas sin sentido; sino desde el cultivo de la pasión y el permiso para explorar todas las posibilidades. Hay que ayudar a las niñas y niños a que siembren deseos en sus mentes y los persigan con fuerza, poniendo a toda la sociedad a trabajar en su consecución. Sólo desde esta posición práctica podremos enfrentar los grandes retos de la humanidad, creando el espacio para que los niños inventen su futuro y el nuestro.

Ahora podríamos analizar qué ha ocurrido en la mente de Matteo con esta experiencia, cómo ha cambiado la química de su cerebro, su diálogo interior, su seguridad, su motivación fruto del reconocimiento… También en la de sus compañeros, en la de la sociedad que ha recibido el mensaje de que hay que atreverse, que hay espacio para la creación y la mejora en todo.

Y ahora contrastarlo con la reacción habitual en nuestras aulas: un error Matteo, un punto menos en tu examen, esto no es lo tuyo Matteo… Yo lo he experimentado en mis carnes, tengo grabada a fuego la frase lapidaria que me dedicó un maestro: tú muchacho, no vales para esto, no tienes futuro, dedícate a otra cosa. Sólo mi rebeldía y mi tenacidad han podido levantar esa pesada losa que como un estigma estuvo a punto de aplastar mi vida, como terminó aplastando el potencial de decenas de compañeros y compañeras de pupitre que eran mucho más talentosos que yo. ¡Nunca concedas autoridad a nadie para que te diga que no puedes hacer algo!

Bien por los académicos y su ejemplificadora respuesta, bien por el primer ministro italiano que puso en valor la nueva palabra y a su tocayo Matteo. Viva el pueblo italiano y sus autoridades (SPQR), nuevamente nos han demostrado el porqué son fuente de civilización.

El ser humano es tremendamente empático, por eso he traído aquí la pequeña gesta de Matteo, porque permite que por un instante todospodamos ponernos en su lugar y proyectar nuestro atrevimiento a aquello en lo que nunca nos dimos permiso.

Ya sé que sólo es un pequeño gesto para un cambio, pero todos, absolutamente todos, estamos conminados a producir un gran cambio en lo que hacemos cada día y especialmente en la educación, como apertura que nos permita abrir el camino al permiso, y con él a la imaginación, la creatividad, la innovación, el aprendizaje, la acción, el emprendimiento y el liderazgo.

Ahora pensemos en grande, imaginemos una relación con una lista de 1.000.000 de iniciativas conectadas con los desafíos de la humanidad (lucha contra el cambio climático, producción de alimentos, salud, medicina, transportes…); sobre las cuales declarásemos el permiso para que cada niño o adulto pusiese a trabajar su imaginación y su acción, un sistema educativo alentando la creatividad y ayudando a concretarla en realidades tangibles, las autoridades abriendo los espacios para facilitar el cambio, y una sociedad dispuesta a adoptar, usar y poner en valor la innovación.

¿A qué estamos esperando para escribir esa relación? ¿A qué estamos esperando para asumir nuestra responsabilidad?

Tremenda lección nos habéis dado. ¡Bravísimo por todos!
Adelante!!!

Artículos relacionados:

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/como-sera-el-trabajo-en-el-ano-2040/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/el-curriculum-del-hoy-y-el-manana/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/el-poder-transformador-de-los-profetas/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/que-pediran-las-empresas-del-siglo-xxi-a-sus-trabajadores/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/de-nini-a-freelance-como-adaptar-tu-curriculum-para-sobrevivir-al-cataclismo-global-del-mundo-laboral/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/guia-para-el-desarrollo-de-las-nuevas-competencias-de-los-ninos-del-siglo-xxi-vale-tambien-para-adultos/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/aqui-tienes-el-nuevo-modelo-de-curriculum-las-nuevas-competencias-de-los-trabajadores-del-siglo-xxi/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/construyendo-la-educacion-del-futuro-te-sumas/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/el-curriculum-del-hoy-y-el-manana/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/ha-muerto-el-homo-academicus-descanse-en-paz/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/como-se-crean-y-transforman-las-organizaciones/

Print Friendly, PDF & Email

4 pensamientos en “Petaloso. El movimiento que desencadena la creación de valor y el progreso humano.

  1. Alberto Bauer

    Precioso artículo sobre la creatividad. ¡Felicidades! Al lerrlo, recordé una anécdota que me contaron este verano, relativa al Conservatorio de Música de Milán. Por lo visto, un chaval llamado Giuseppe Verdi se presentó a las pruebas de acceso y le suspendieron porque no daba la talla. Hoy en día, el conservatorio de Milán lleva su nombre.

    Responder
    1. Juan Carlos Casco

      Inspiradora historia Alberto, el profesor de música de los Beatles, tampoco descubrió en ellos ningún talento musical. Necesitamos cultivar e impulsar el talento y la creatividad humana.

      Responder
  2. Isidro Montes

    Como siempre inspirador y dando en la diana. Solo un apunte Juan Carlos, tengo la sensación que aquí en España pasa eso y que sin embargo en sitio donde se marcan tendencias económicas, tecnológicas, culturales como por ej Silicon Valley, el MIT, Stanford etc tienen claro que hay que experimentar, errar etc. Por lo tanto o espabilamos o siempre iremos a remolque y me fastidia más todavía porque tenemos un talento increible, con buenas ideas, porque lo veo cuando hablo y trabajo con los chavales y no somos capaces de canalizarlo de manera adecuada, porque no somos capaces, “TODAVÍA”, de romper esos muros. Espero que es “TODAVÍA” seamos capaces de hacerlo trizas con lo que estamos preparando y que hay que intentarlo y no quedarnos con las ganas.
    Como tu siempre dices ¡¡¡ADELANTE!!!

    Responder
  3. Juan Carlos

    Estimado amigo, profesores como tú sois ejemplo de compromiso y superación. Creo en la educación porque en ella hay personas como tú, siempre dispuestos a cambiar lo que no funciona y a pelear sin tregua por el futuro de los chavales. Seguiremos trabajando y luchando juntos. Adelante!!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *