Una lección de liderazgo en vivo y en directo para todos (Obama-Castro-Francisco).

Cuando los líderes hacen su trabajo la vida florece. Me impresiona la capacidad y la altura de miras de algunas personas para desencallar problemas históricos que parecen insalvables, para cambiar la resignación por la esperanza. Sobre todo porque estas acciones constituyen un valor de referencia y aprendizaje para toda la sociedad. Todo se levanta y destruye con el liderazgo, y en este caso, la altura de éstos tres líderes puede dejar un legado de incalculable valor simbólico y transformador para la humanidad y para ti.

leccion-liderazgo

Cuba, como el resto de América Latina fue durante décadas lugar de expolio y prostíbulo de Estados Unidos. Una política de latrocinio y corrupción que terminó con el triunfo de la Revolución cubana y un régimen comunista asentado a unas millas de Florida. Una circunstancia geopolítica por cuya continuidad, ningún gurú hubiera apostado un solo dólar. Pero el régimen castrista aguantó, las embestidas de Estados Unidos por desestabilizar el régimen (Bahía de Cochinos) fracasaron, la crisis de los misiles estuvo a punto de desencadenar una guerra nuclear. Y las relaciones entre los dos pueblos se envenenaron y polarizaron hasta posturas irreconciliables.

El conflicto, más allá de una disputa entre dos países se convirtió en una polarización de estados de ánimo a escala planetaria. El imperio frente a la resistencia, postura que alineó a las personas y a los países del mundo en dos bandos contrapuestos, exacerbando  y enconando los sentimientos globales.

En este agitado avispero, igual que en la superación de los grandes desafíos del mundo, pero también en los problemas del día a día a una escala más pequeña, es necesario que los líderes (políticos, sociales, económicos, religiosos) hagan su trabajo, esto incluye a los ciudadanos de a pie, liderando cada uno en su ámbito de responsabilidad (empresa, familia, asociación, organización …). Por eso te he traído aquí este ejemplo, porque en el discurso y la acción de éstas personas hay un ejemplo de vida que podemos tomar como referente e imitar para crear un mundo mejor, una lección magistral para la historia.

CLAVES Y APRENDIZAJES DEL DISCURSO DE OBAMA.

Superación de los conflictos del pasado.

“La Habana se encuentra tan solo a 90 millas de Florida, pero para llegar hasta aquí tuvimos que recorrer una gran distancia: derribar las barreras de la historia y la ideología; las barreras del dolor y la separación… He venido aquí para enterrar el último resquicio de la Guerra Fría en el continente americano”.

Para desarrollar tu liderazgo debes identificar los conflictos enquistados que impiden que las posibilidades de futuro se abran paso.

En muchos sentidos, Estados Unidos y Cuba son como dos hermanos que han estado incomunicados durante años, incluso cuando compartimos la misma sangre”.

En la superación de conflictos, has de identificar y poner en valor los factores que te unen con la otra parte.

“Vine extendiendo la mano de la amistad al pueblo cubano”.

“Creo en el pueblo cubano. Los EEUU están restableciendo relaciones con el pueblo cubano”.

“Solicité al congreso de EEUU que levante el embargo a Cuba. Es una carga obsoleta sobre el pueblo cubano”.

Para crear el espacio necesario al cambio, muestra que tu intención es sincera a través de compromisos concretos que sean verificables.

Tocar el corazón de la gente.

“Incluso mientras nuestros gobiernos se convertían en adversarios, nuestros pueblos siguieron compartiendo estas pasiones comunes. En Miami y en La Habana se pueden encontrar lugares para bailar el chachachá o la salsa y comer ropa vieja”.

Identifica los espacios y sensibilidades emocionales que te unen al otro, toca la fibra sensible de la gente.

“Cultivo una rosa blanca, ofrezco al pueblo cubano el saludo de paz”.

Identifica los símbolos comunes, haz una lista de los principios y valores compartidos e incorpóralos a tu discurso.

Capacidad de autocrítica.

 “Lo que  estaba  haciendo Estados Unidos no funcionaba. Debemos tener el valor de reconocer esa verdad. Una política de aislamiento diseñada para la Guerra Fría no tenía mucho sentido en el siglo XXI”.

Una dosis de autocrítica es necesaria para hacer una concesión a la otra parte y a la vez propiciar que se mueva de sus principios y posicionamientos iniciales. Si aprendes a reconocer tus errores te dará mucha más influencia que si te enrocas en ellos.

“He tenido conversaciones sinceras con el presidente Castro. Durante varios años ha apuntado los defectos del sistema estadounidense. Las desigualdades económicas, la pena de muerte, la discriminación racial, las guerras en el extranjero. Es sólo un ejemplo, su lista es mucho más larga”.

Reconocimiento y legitimidad del otro.

“Yo tengo esperanzas porque creo que el pueblo cubano es tan innovador como cualquier otro pueblo en el mundo entero”.

“El cubano inventa del aire”.

“He dejado claro que Estados Unidos no tiene ni la capacidad ni la intención de imponer cambios en Cuba. Lo que cambie dependerá del pueblo cubano… Cada pueblo debe forjar su propio destino”.

Un futuro común sólo se puede construir desde el respeto, la resolución de un conflicto histórico sólo es posible desde el reconocimiento del otro como diferente, soberano (dueño de su destino), legítimo, autónomo y valioso.

Apertura al cambio.

“Siempre he creído en lo que Martin Luther King, Jr. llamaba la urgencia feroz de ahora. No debemos temer el cambio, debemos acogerlo”.

Para iniciar una nueva andadura, debes dejar claro al otro que estás dispuesto a moverte, como paso previo para convocarle al futuro.

Convocar a la gente al futuro.

“Desde 1959, hemos sido como boxeadores con un contrincante imaginario en esta batalla de geopolítica y personalidades. Conozco la historia, pero me niego a verme atrapado por ella”.

Los “líderes menores” alimentan su liderazgo en la recurrencia a los sentimientos paralizantes del pasado, hasta convertirlos en baluartes infranqueables e inservibles para construir el futuro. Tu liderazgo has de levantarlo en el esfuerzo de priorizar en el futuro de la gente, para lo cual es necesario que convoques a la superación de las heridas del pasado. Este movimiento no es gratuito porque generará desencuentros entre los tuyos, pero es una necesidad para desenquistar el conflicto que quieres superar.

“Tenemos que trabajar juntos, no importa nuestras nacionalidades y razas”.

Tu liderazgo consiste en convocar a las personas a la acción, en llamar a la gente para trabajar junta en cosas concretas, para construir una obra en común, en apelar al futuro y superar el pasado. Si te centras en el pasado y las identidades,  el conflicto se abrirá paso, enfoca al futuro y la cooperación, la colaboración y la movilización comenzarán a fluir.

Mantener los principios.

“Los ciudadanos deben tener derecho de expresar lo que piensan sin temor y de criticar a su gobierno”.

“Creo que los votantes deben tener elecciones libres y democráticas”.

El hecho de reconocer al otro como legítimo no supone la renuncia a los principios propios. Tu liderazgo se forja en mantener tus principios y reconocer los del otro, haciéndolos compatibles con la construcción de un futuro compartido.

Reconocer las diferencias, lo que nos separa.

“Las diferencias entre los gobiernos de EE. UU. y Cuba son reales. Pero antes de discutir tenemos que hablar y reconocer los puntos en común. EE. UU. y Cuba son como dos hermanos separados por mucho tiempo.”

Para la construcción de un futuro común después de una situación polarizada y enconada, no puedes caer en la bisoñez de que todo está superado. Pese a que las cosas se mueven, es necesario reconocer en qué somos diferentes, lo que nos convoca a seguir trabajando y el desgaste que el proceso produce en tu propia comunidad.

“Los votantes deben elegir a sus gobernantes. Sí creo que los gobiernos se deben cambiar a través de las elecciones libres y democráticas. Aún hay muchos problemas en nuestra sociedad, pero la democracia es el camino para superarlos. La democracia da la posibilidad de soñar y conseguir mejor calidad de vida.”

“Sin embargo, podemos hablar de lo que yo creo. No puedo obligar a que ustedes estén de acuerdo. Los ciudadanos deben ser libres de poder manifestarse sin temor y criticar a su gobierno. Creo que las personas deberían tener peso ante la ley”.

Llamar a la unión y a la voluntad de seguir trabajando.

“Es hora ya de olvidarnos del pasado. Veamos el futuro conjuntamente. No se ve fácil. Va a haber retrocesos, pero habrá tiempo. Podemos hacer este viaje juntos, como amigos, como vecinos”.

Liderar es un camino, una tarea permanente, una disposición para velar por una misión en cuyo proceso surgirán desavenencias y situaciones encontradas que requerirán tu presencia y tu acción. Prepárate para cuando esto ocurra.

“Sí se puede”.

El liderazgo es entregar fe a tu gente, una causa por la que luchar y confianza en que juntos podemos lograrlo.

CLAVES DEL DISCURSO DE CASTRO.

Reconocimiento de Castro a la labor de Obama.

“Reconocemos la posición del presidente Obama y de su gobierno contra el bloqueo, y los reiterados llamados que ha hecho al Congreso para que lo elimine. Las últimas medidas adoptadas por su gobierno son positivas, pero no suficientes”.

Reivindicación de los litigios históricos por resolver.

“Para avanzar hacia la normalización también será necesario que se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la base naval de Guantánamo”.

Altura de miras y compromiso con los retos globales.

“Abodar nuestra preocupación por la situación de desestabilización que se intenta fomentar en Venezuela … Igualmente, dialogamos sobre la marcha del proceso de paz en Colombia y los esfuerzos para poner fin a este conflicto”.

Reconocimiento de la diferencia.

“Existen profundas diferencias entre nuestros países que no van a desaparecer pues tenemos concepciones distintas sobre muchos temas como los modelos políticos, la democracia, el ejercicio de los derechos humanos, la justicia social, las relaciones internacionales, la paz y la estabilidad mundial”.

Reivindicación de los principios y valores propios.

“Defendemos los derechos humanos, consideramos que los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales son indivisibles, interdependientes y universales. No concebimos que un gobierno no defienda y garantice el derecho a la salud, la educación, la seguridad social, a la alimentación y el desarrollo, el salario igual por trabajo igual y los derechos de los niños.”

Reivindicación del respeto mutuo en aras al bien común.

“Debemos aprender el arte de convivir de forma civilizada con nuestras diferencias”.

“Cambiar todo lo que deba ser cambiado es asunto soberano y exclusivo de los cubanos. El gobierno revolucionario tiene la disposición de avanzar en la normalización de las relaciones, convencido de que ambos países podemos cooperar y coexistir civilizadamente en beneficio mutuo por encima de las diferencias que tenemos y seguramente tendremos y contribuir con ello a la paz, la seguridad, la estabilidad, el desarrollo y la equidad en nuestro continente y el mundo”.

“Hoy, ratifico que debemos poner en práctica el arte de la convivencia civilizada que implica aceptar y respetar las diferencias y no hacer de ellas el centro de nuestra relación sino promover vínculos que privilegien al beneficio de ambos países y pueblos y concentrarnos en lo que nos acerca y no en lo que nos separa”.

Declaración de la apertura de un nuevo tiempo.

“Coincidimos en que nos queda por delante un largo y complejo camino por recorrer. Pero lo importante es que hemos comenzado en dar pasos para construir y una relación de nuevo tipo como la que nunca ha existido entre Cuba y los Estados Unidos”.

Reconocimiento de la dificultad de la tarea.

“Destruir un puente es fácil, y requiere poco tiempo. Reconstruirlo sólidamente es una tarea mucho más larga y difícil”.

Convocatoria  a la esperanza y al futuro.

“Le reitero al presidente Obama nuestro agradecimiento por su visita. Y la voluntad del gobierno de Cuba de seguir avanzando en los próximos meses por el bien de nuestro pueblo y país”.

Detrás de las palabras de Obama y Castro también hay otra dimensión que contribuye al liderazgo y a la confianza (afecto, sinceridad, respeto …). Liderazgo es movilizar, actuar, hacer que las cosas ocurran, entregar a la gente una causa y morir por ella si fuera necesario.

El liderazgo no es sólo una tarea de jefes de estado, es una dimensión que debe desarrollar toda persona para construir un mundo mejor. No es una tarea fácil, necesita de un duro entrenamiento. Obama, Castro y Francisco nos han dado un ejemplo y nos han entregado una enseñanza y una hoja de ruta para que todos podamos construir valor en lo que hacemos en el día a día: recuperar la relación con una persona, reparar viejas heridas familiares, relanzar una empresa, congratularnos con el mundo e impulsar nuestra vida…

Los dominios del liderazgo que hemos trabajado en más de 100 post de nuestro blog, se pueden validar en la lección práctica que Castro y Obama nos están ofreciendo para contradecir una resignación histórica. El mundo mira con atención lo que hacen porque de su ejemplo se puede abrir un nuevo y esperanzador camino para la historia.

En la sombra, aparece un liderazgo alentador para el mundo y una cristiandad herida de muerte y desangrada por sus errores históricos. La figura del papa Francisco que en la sombra ha estado propiciando este movimiento. Ya lo anticipamos hace tiempo en nuestro Liderógrafo (http://juancarloscasco.emprendedorex.com/el-liderografo-del-emprendedorex-el-papa-francisco/), este hombre puede lograr lo impensable hace unos años, sacar al cristianismo del fango en el que estaba hundido, en un gesto inaudito de pedir perdón por los pecados, impulso de una nueva postura ética y moral en la curia, el clero y los creyentes, recuperación de algunas esencias cristianas y preocupación de los males que de verdad asolan el mundo.

El ejemplo de Obama-Castro-Francisco es un mensaje velado para cualquier persona que tenga responsabilidad en la cosa pública y las organizaciones; un toque de atención para abordar los conflictos y encarar los problemas y los grandes desafíos desde una nueva postura, para asumir responsabilidades, para no esconderse, para atreverse.

La apertura de lo que éstos tres hombres están haciendo tiene un efecto global, una referencia para comenzar a abordar todos los conflictos abiertos en el mundo. O no, ya veremos si es capaz de abrirse paso la frase con más significado universal para el liderazgo jamás inventada: ¡Sí se puede!

Ahora la pelota también está en tu tejado.

Adelante!!!

Artículos relacionados.

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/quieres-conspirar-conmigo/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/carta-abierta-al-futuro-presidente-de-mi-pais

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/la-magia-de-un-discurso-ganador

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/apadrina-un-politico

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/liderazgo-y-crisis-de-los-partidos-politicos

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/los-nuevos-espacios-que-crean-los-lideres

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/las-10-rupturas-del-mundo-que-abren-el-camino-al-liderazgo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *