¡Sal de la madriguera! La pasión de crear equipos y trabajar sobre problemas globales.

No hay elección, la época del trabajo individual ha muerto, vivimos en la Era del trabajo en equipo. Los retos que enfrentamos son demasiado complejos, requieren del esfuerzo coordinado para inventar ofertas, desarrollar soluciones y crear los productos y servicios del futuro. En este contexto necesitamos personas dispuestas a aprender nuevas competencias, sociedades más flexibles y abiertas, administraciones capaces de propiciar nuevos servicios para el emprendimiento y autoridades educativas capaces de abordar un cambio global en el sistema.

sal-de-la-caverna

Las sociedades  industriales se encuentran en una fase terminal y buscan con ahínco un nuevo modelo de desarrollo. Las fórmulas tradicionales que regulaban el trabajo, el empleo y la producción están agotadas. Los sistemas educativos formaron a las personas para desarrollar tareas repetitivas y competir en lugar de innovar y cooperar. Todo ello produce una gran disfuncionalidad en un mundo complejo en el que los retos globales, personales y profesionales exigen de grandes dosis de creatividad y cooperación.

Para los jóvenes el tiempo de estudiar y buscar trabajo ha terminado. Entramos en una nueva civilización donde la clave es formar equipos en torno a la identificación de retos y oportunidades compartidas. Para hacerlo posible es necesario: 1) Que cada individuo pueda tener  la opción de hacer público lo que le apasiona. 2) Que pueda encontrar a otras personas que comparten su pasión. 3) Que las personas con intereses comunes puedan conversar, relacionarse e interaccionar. 4) Que los equipos creados dispongan de herramientas que les ayuden a crear sus proyectos (asesoramiento, formación…).

Las tecnologías necesarias para propiciar este proceso ya están disponibles. Pronto surgirán redes sociales especializadas en crear comunidades de personas trabajando en torno a proyectos compartidos, esas serán las principales plataformas del empleo futuras. Las normas que regularán dichas redes serán el compromiso, la lealtad y la capacidad de trabajo en equipo; el mayor capital del nuevo tiempo será la confianza. Asistiremos al nacimiento de los “agregadores de proyectos” en Internet donde las personas podrán sumarse a equipos que están trabajando en soluciones o crear equipos en torno a un nuevo tema. Además estos procesos serán abiertos y se aplicarán tecnologías MOOC para facilitar servicios de carácter democrático y masivo a toda la población.

¿Si la tecnología está disponible por qué no está ocurriendo ya? Porque la parte principal del proceso no es tecnológica, reside en la cultura y la práctica de unas personas que hemos sido educadas en el individualismo, la competición y los códigos restringidos. Somos una sociedad preparada para competir y trabajar individualmente en la economía industrial, pero incapaz de inventar, emprender y liderar la nueva economía desde la cooperación y el trabajo en equipo.

Las “políticas activas de empleo” basadas en hacer que las personas desempleadas mendiguen y se peleen por unos empleos inexistentes, están muertas, y serán sustituidas por otras donde las personas colaboren, cooperen y trabajen en equipo para crear nuevos nichos de oportunidad y empleos. El sistema educativo que replica el círculo vicioso reventará por sus costuras y se enfocará al desarrollo de nuevas competencias (competencias genéricas) para adaptarse al nuevo tiempo.

Si quieres inventar tu trabajo, involucrarte en la solución de problemas de tu comunidad, construir un proyecto, no te queda otra que transformarte, declararte responsable, asumir liderazgo, aprender a trabajar en equipo y convertirte en una persona confiable.

– El reto de identificar problemas globales.

En un mundo globalizado cambian las escalas y el posicionamiento de los individuos a la hora de pensar y diseñar sus proyectos y sus empleos. La clave está en cómo conecto mi pasión personal con un grupo de personas que la comparten, y cómo juntos interconectamos nuestra pasión para enfocarnos en un problema (reto) global que afecta a la humanidad.

La vida de hace 30 años nos exigía un menor esfuerzo para construir nuestros proyectos y profesiones, bastaba un enfoque local para canalizar nuestra vida laboral (algo que se necesita en mi ciudad, un problema local, un trabajo de proximidad …). Ahora necesitamos comprometernos y alinear nuestras vidas y profesiones con los grandes desafíos del mundo (objetivos de la ONU, Estrategia Europa 2020…), y en especial en la lucha contra el cambio climático, la protección de los ecosistemas naturales, la economía circular…

Una nueva conciencia global se está instalando en el interior de cada individuo, y aunque de manera incipiente, se atisba el nacimiento de un nuevo paradigma que reubica al ser humano en el mundo, posibilitando que su acción sea consecuente con una responsabilidad con el planeta, no sólo porque es éticamente aceptable, sino económicamente rentable.

Nunca en la historia de la humanidad ha habido tantos yacimientos por explotar, tantas cosas por hacer, tantos proyectos que emprender, tantas causas que liderar ¡No me digas que no tienes ideas ni campos para trabajar! Sólo necesitas declararte responsable y hacerte cargo de una iniciativa, aprender nuevas competencias, integrarte en un equipo con gente confiable que comparta tu pasión, o crear el tuyo propio formando una comunidad de soñadores activos.

No podemos adivinar cuáles van a ser las profesiones ni los empleos dentro de 20 años, no es ese el ejercicio que nos ha de ocupar, se trata más bien de analizar cuáles son los escenarios de futuro y las necesidades emergentes para comenzar a crear equipos que se hagan cargo de ellos y los desarrollen.

Escenario 1. La conservación y el cuidado del planeta (cambio climático, descontaminación, reconstrucción y recuperación de ecosistemas, nuevas fuentes de energía…); seguramente es el mayor desafío que tenemos como especie, millones de plazas vacantes esperan a equipos de emprendedores, trabajadores  y líderes que se hagan cargo de ellas y las ocupen.

Escenario 2. La alimentación y la salud (producción de alimentos, garantía alimentaria para todos, cura de enfermedades, investigación biomédica…); el aumento de la esperanza de vida traerá nuevos desafíos y oportunidades.

Escenario 3. Comunicación humana y transportes (tecnologías de la información y la comunicación, exploración del Universo, conquista de otros planetas, nuevos medios de transporte ….).

Escenario 4. Gobernanza mundial (desarrollo de nuevas formas de gobierno de la sociedades humanas, las comunidades y las organizaciones). El mundo está pidiendo a gritos millones de líderes que entiendan de verdad lo que está pasando, que estamos al borde de la destrucción de la especie y del planeta, que profundicen en la democracia, que trabajen en la resolución de conflictos…. Una tarea gigantesca, una tarea que no sólo es cosa de jefes y presidentes, una tarea donde tú tienes una gran responsabilidad.

Escenario 5. La educación (nuevos modelos, métodos, docentes, contenidos, materiales…). Nuestro sistemas educativos van a colapsar y saltar por los aires, muchos de los que no somos muy viejos vamos a conocer esta explosión. Necesitamos millones de líderes que se hagan cargo de levantar el nuevo modelo, aquí estará la tarea más ingente y decisiva para nuestra joven generación y las venideras.

Todos estos escenarios confluyen con un proceso de especialización  económica a escala global, cada territorio, cada región, cada país ha de encontrar su área para especializarse y diferenciarse del resto. Estamos en el tiempo idóneo para hacer ese ejercicio como países y regiones en torno a los escenarios anteriores, sabiendo que para ello necesitamos repensar nuestros modelos educativos, laborales y organizacionales, adquirir nuevas competencias, enfocarnos en nuevos dominios científico-tecnológicos (materiales avanzados, fotónica, nanotecnologia, biomedicina…). Los escenarios descritos y los miles de actividades y proyectos asociados están esperando a los equipos que se hagan cargo de ellos.

Hemos de ser conscientes que las instituciones, empresas y organizaciones de la Era Industrial están heridas de muerte, estamos asistiendo a una mortalidad organizacional sin precedentes. Partidos políticos, sindicatos, patronales, estructuras políticas y administrativas, estados-nación, estructuras sociales, empresas … Tal y como las conocemos, están en sus últimos estertores, dejando espacios vacíos, los espacios de poder que están esperando a que formes tu equipo y los empoderes desde una visión renovada del liderazgo, la dirección y la gerencia. Los cambios de época vienen acompañados de cambios de poder, si no eres capaz de pensar en grande y en equipo, otros dirigirán tu existencia.

– El reto de mirar a los grandes problemas globales con alegría.

Hemos recibido una educación defectuosa que nos crea un sentimiento de aflicción y resignación ante los “grandes problemas”, necesitamos cambiar nuestra mirada y observarlos como “grandes desafíos y oportunidades”. Crear la conciencia ciudadana de que cada persona se comprometa con un desafío global, poniendo a su disposición los instrumentos y las herramientas para que haga un aporte y desarrolle un sentido del legado.

El nuevo tiempo viene acompañado de un nuevo ser humano capaz de formar equipos y hacerse cargo de los grandes problemas para convertirlos en oportunidades.

– El reto de trabajar con otros.

¿Estamos preparados para trabajar con otros? ¿Estamos entrenados para formar equipos y crear valor compartido? La respuesta es NO. Necesitamos un entrenamiento específico para vivir y trabajar en equipo, que va mucho más allá de los trabajos que realizamos en la universidad o las actividades colaborativas en la empresa.

Estamos entrando en las primeras fases de una nueva cultura, la cultura CO (colaboración, cooperación, codiseño, corresponsabilidad, coliderazgo, compromiso…).

La nueva cultura implica capacidades para ser flexible, para entablar relaciones con personas de otros lugares, desarrollar nuevas sensibilidades y capacidad de escucha, ser impecables en el cumplimiento de los compromisos, pensar en grande y actuar en consecuencia, a crear confianza… En definitiva, nos vuelve a convocar a trabajar sobre los 6 Dominios y los 9 Niveles de excelencia.

celula

Si volviera a ser joven estaría contento de vivir en este tiempo, trabajando para crear equipo con otras personas del mundo en torno a mi pasión, afanado por convertir mi conocimiento en valor. Aprendiendo las competencias genéricas para hacerlo. No estaría abrumado en la búsqueda de un empleo escaso y temporal, dedicaría mi tiempo a construir mi propio proyecto en compañía de otras personas, me enfocaría en conseguir hacer una diferencia con mi existencia y vivir una vida auténtica … A ser feliz haciendo lo que me gusta.

Si fuera joven no volvería al instituto ni a la universidad, estaría dispuesto a aprender de forma diferente y a lo largo de la vida, pero si no tuviera más remedio que hacerlo, no me preocuparía del expediente académico, las notas, los exámenes… Estaría creando contactos, construyendo redes y montando equipos con otros colegas, retando a la tradición… Conversaría de forma diferente con mis profesores, solicitando de ellos que orientasen mis deberes y trabajos hacia el objeto de mi pasión, a mi proyecto… También dedicaría tiempo a conspirar con otros para mejorar el mundo… A viajar, conocer y trabajar con otras personas de otros países y culturas… A salir del huevo y de la madriguera en la que nos introduce el sistema educativo … Esa es la mirada que ofrezco a mis hijas y a las personas que me importan, pues es la emoción que habita en mí y mueve mi vida.

El tiempo de los paternalismos ha terminado, no esperes a que tu familia o el gobierno vengan a solucionarte la vida, tendrás que hacerlo tú y no podrás hacerlo solo, necesitarás aprender a crear, trabajar y desarrollarte en equipo para producir ofertas, redes de colaboración y confianza con otras personas. El mundo se ha vuelto demasiado complejo y las leyendas del llanero solitario y las heroicidades de las personas que se hicieron a sí mismas desde la soledad, forman parte del pasado.

Sal de tu pequeña madriguera, piensa y actúa en equipo.

Adelante!!!

Artículos relacionados:

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/como-sera-el-trabajo-en-el-ano-2040/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/el-curriculum-del-hoy-y-el-manana/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/el-poder-transformador-de-los-profetas/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/que-pediran-las-empresas-del-siglo-xxi-a-sus-trabajadores/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/de-nini-a-freelance-como-adaptar-tu-curriculum-para-sobrevivir-al-cataclismo-global-del-mundo-laboral/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/guia-para-el-desarrollo-de-las-nuevas-competencias-de-los-ninos-del-siglo-xxi-vale-tambien-para-adultos/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/aqui-tienes-el-nuevo-modelo-de-curriculum-las-nuevas-competencias-de-los-trabajadores-del-siglo-xxi/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/construyendo-la-educacion-del-futuro-te-sumas/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/el-curriculum-del-hoy-y-el-manana/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/ha-muerto-el-homo-academicus-descanse-en-paz/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/como-se-crean-y-transforman-las-organizaciones/

 

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *