Las conversaciones prohibidas.

Nuestra vida se estanca por no saber o no atrevernos a hablar y conversar abiertamente acerca de lo que nos preocupa y desazona para encarar directamente los problemas, todo esto limita nuestras posibilidades de desempeño y crecimiento. Las conversaciones prohibidas anidan en lo más profundo de nuestro ser, en el seno de nuestras familias, en nuestras empresas y organizaciones, y en los gobiernos de nuestros países.

conversaciones-prohibidas

Observa esos temas que son tabúes en tu familia o círculo cercano de relaciones, esa persona innombrable, porque su sola mención produce sufrimiento, ese tema del que no se habla porque genera conflicto o tristeza.

Mira a tu interior y saca a la luz esos asuntos que te resulta complicado abordar, que cuando se destapan en tu diálogo interior, rápidamente los postergas para una mejor ocasión que nunca llega a materializarse.

Analiza también esa conversación que está presente en la cabeza de cada persona de tu equipo de trabajo u organización, y que lleva percutiendo durante mucho tiempo la mente de todos, pero que nadie se atreve a plantear por temor a abrir la caja de los truenos.

Y ahora descubre los temas prohibidos que están encerrados en el cofre bajo 20 llaves de la acción política en tu país, y te preguntarás por qué no se abordan las conversaciones que de verdad afectan a la  vida de la comunidad: la educación, la política medioambiental, el modelo económico, la organización del trabajo…. Te darás cuenta que estas conversaciones también están prohibidas, y que cuando se verbalizan es de mentira, como si de una farsa se tratase. Y es más, a  quien las inicia con rigor se le reprende, ataca y margina. Las conversaciones prohibidas también anidan en la institucionalidad y en los espacios sagrados de la democracia, posponiendo en el tiempo los grandes retos que enfrentamos, reduciendo la acción política a lo urgente y dejando en el cajón lo importante. Vivimos en una crisis de valentía y compromiso en la cual hemos tomado el hábito de no encarar los problemas esperando que los resuelva el tiempo, necesitados de una nueva generación de líderes que tomen en su agenda las conversaciones prohibidas de los últimos 30 años.

Y en este danzar a ninguna parte vamos abriendo espacios para el sufrimiento y achicando el margen para el crecimiento y la felicidad.

En el primero de los casos, las conversaciones prohibidas acaban produciendo los efectos de una dolorosa enfermedad crónica que deteriora física y espiritualmente al grupo.

En el segundo, terminan alimentando la desidia personal, al abandonarnos al albur de lo fácil y sin esfuerzo, limitando nuestra realización, lanzándonos a la cochina procrastinación.

En el tercero, reducen nuestras posibilidades profesionales y de desarrollo, llevándonos al juego mentiroso de que la confianza está presente, cuando todos desconfiamos de todos porque nos falta el coraje para hablar de lo más importante: de lo que no se habla.

En el cuarto, destruyen las bases de la confianza global en la cosa pública y socavan los pilares de la democracia.

Este círculo vicioso que estamos elevando a la categoría de normalidad está dilapidando la confianza, enquistando los conflictos, deteriorando las relaciones y precipitándonos al nihilismo y al cinismo en todos los ámbitos de la vida.

Reconozco que no es fácil diseñar las conversaciones para hablar de lo complejo, de lo que crea malestar e incluso sufrimiento, y más aún, tener el coraje y la valentía para hacerlo. Pero es necesario como único mecanismo para desatascar el río estancado de tu vida y el de tu comunidad, facilitando así que vuelva a fluir limpio de nuevo.

Si quieres emprender, liderar, dirigir y gerenciar; no te quedará otro remedio que investigar e identificar las conversaciones prohibidas (es mucho más importante saber lo que calla la gente que lo que habla), inventar las conversaciones para desbloquearlas y luego hacerlo, buscando el lugar y el momento oportunos. Puede que en el acto te tiemblen las piernas, no importa, expónte a tus miedos con decisión, piensa que te alegrarás siempre de haber dado ese paso, a medida que compruebas que aumenta tu confianza, influencia y reconocimiento.

Si encuentras valor en lo que te digo, recuérdalo como me lo enseñó mi padre: más vale ponerse una vez colorado que ciento amarillo echándole cojones a la vida.

Adelante!!!

Artículos relacionados:

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/como-se-crean-y-transforman-las-organizaciones/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/hacia-un-nuevo-modelo-de-liderazgo-organizacional/#more-563

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/como-trabaja-su-mente-un-lider/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/3-practicas-basicas-para-cambiar-el-sentido-de-las-conversaciones-y-perfeccionar-el-liderazgo-personal/

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/4-patologias-que-destruyen-tu-potencial-de-liderazgo-y-4-recetas-para-tratarlas/

Un pensamiento en “Las conversaciones prohibidas.

  1. lpsa

    Completamente de acuerdo con su articulo JCC. es un gran problema diferir de los pensamiento de los demás, y más aún cuando intentas romper con ese circulo vicioso como usted lo menciona. y no tener las palabras románticas para expresarte, solamente un sentimiento y ganas de cambiar el rumbo, porque eres consciente que siii se puede ser diferente para el bien de todos… y entonces cuando te enfrentas con estos detalles, qué hacer??? (si hablas…te critican; si callas… te hundes en el cinismo)

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *