La incorporación de nuevas técnicas como el Design Thinking y el Lean Startup a la educación reglada.

El mundo de la educación tiene que actualizarse con los avances del entorno económico y social, creando nuevos espacios de aprendizaje y acción en el aula donde los estudiantes se convierten en artífices y protagonistas de su aprendizaje y sus proyectos vitales; un trabajo que venimos realizando junto al equipo de Emprendedorex en los últimos años desde la incorporación de nuevas prácticas y enfoques educativos.

Isidro

 Lo primero agradecer a Juan Carlos la oportunidad de expresarme acerca de una de mis preocupaciones.

La verdad es que no hace mucho que he profundizado en el conocimiento de las técnicas de Design Thinking y Lean Startup, pero ha sido como encontrar dos tesoros que llevaba buscando hace bastante tiempo. Me explico: llevo más de 20 años relacionado con la empresa y después con la educación, y hay un montón de conceptos que para mí era importante transmitir a los alumnos, como por ejemplo la importancia del cliente, sin ventas no hay una empresa etc. Pues bien, estos dos conceptos condesan parte de esos conocimientos, además de permitir trabajar otras habilidades.

Comentar que el Design Thinking y el Lean Startup se pueden encuadrar en las metodologías educativas Aprender haciendo o “Learn by Doing” o Aprendizaje basado en proyecto o “ABP”. Podemos pensar que nos unimos a la moda de estas nuevas metodologías y sobretodo que en inglés suenan tan bien que nos harán quedar como profesores a la última en educación. En realidad, las metodologías referidas son tan antiguas como la humanidad ¿acaso hemos aprendido a montar en bicicleta leyendo un libro? La respuesta obviamente es que no, hemos aprendido subiéndonos a ella e intentando y fallando una y otra vez hasta que lo conseguíamos, es decir, Learn by Doing.

Como comenta Pablo Peñalver “emprender no es una opción” sino que es una necesidad, tenemos que entender el emprendimiento no solamente desde una concepción económica o empresarial, sino que, como se desarrolla en la competencia clave “sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor”, es en gran parte una cuestión de cómo se comporta una persona. Esto nos proporciona un espacio tanto a los profesores como a los alumnos para desarrollarnos, nos obligará a pasar a la acción y aumentará nuestra motivación porque estaremos poniendo en práctica nuestras habilidades, haremos algo que nos interesa, nos comprometerá. Y a partir de aquí veremos que se pueden construir nuevas realidades y diseñar nuevos mundos, y no como este momento en el que permanecemos como actores pasivos ante los hechos que ocurren a nuestro alrededor.

Dice Juan Carlos que el proceso de aprendizaje duradero y efectivo nace de una sensibilidad, es decir, la persona es sensible a un problema, a una preocupación y ello le lleva a una emoción, lo cual provoca un compromiso con esa situación y, por lo tanto, el aprendizaje adquiere sentido y criterio, posibilitando que ese aprendizaje sea duradero.

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/el-papel-de-la-sensibilidad-en-el-aprendizaje-y-su-cultivo-en-10-practicas/

El Design Thinking y el Lean Startup provocan ese aprendizaje.

El proceso de desarrollo del Design Thinking o Diseño centrado en las personas se concreta en:

  • Empatiza con el problema, es decir, tienes que ser sensible a un problema o preocupación, dicho problema siempre estará ligado a una persona o a un grupo de personas.
  • Define el problema o preocupación, es decir, concreta dicha preocupación y que no sea una cuestión vaga sino una cuestión en la que nos podamos fijar unos objetivos.
  • Idea a través de una serie de herramientas en las que, en principio, todas las ideas valen, posteriormente realizaremos una criba o filtro de dichas ideas.
  • Prototipa, imagina tu solución y que otros puedan verla, esta solución puede ser una figura, un dibujo, una página web, una aplicación móvil, etc.
  • Testea, experimenta. Observa y pregunta a las personas si dicho prototipo soluciona su problema o preocupación.

Como hemos comentado anteriormente, se requiere ser sensible a un problema o preocupación, el Design Thinking permite dicha unión, provocando esa emoción con la cual adquiere sentido lo que los alumnos están haciendo.

Por si no fuera bastante con lo anteriormente dicho en este momento el Design Thinking encuentra al Lean Startup. Este encuentro no se produce en un momento concreto, sino que se desarrolla en un periodo de tiempo en el que estas dos técnicas o herramientas han ido madurando y se ven como el complemento perfecto. El Design Thinking nos dice que tenemos que conocer el problema que preocupa a las personas, y el Lean Startup nos dice que tenemos que comprobar si lo que pensamos es real y para ello nos apoyaremos en el método científico; de hecho, muchos expertos en Lean Startup comentan que dicha técnica es ni más ni menos el método científico aplicado al campo de emprendimiento, y que todo lo que pensemos tiene que ser demostrado en la realidad, de hecho Steve Blank repite una y otra vez: “tenemos que salir a la calle y comprobar nuestras hipótesis”.

imagen-taller1

El Lean Startup o “emprender con  lo mínimo posible” se concreta en tres puntos.

  • El desarrollo de modelo de negocios, con el lienzo o Canvas que nos permitirá concretar y evolucionar en nuestra idea inicial.
  • El desarrollo de clientes, poner a prueba las hipótesis de nuestro negocio preguntando a nuestros clientes.
  • El desarrollo de la producción ágil o producto mínimo viable, es decir, fabricar el producto mínimo y confrontarlo con la realidad, primero probaremos los problemas y después probaremos las soluciones.

¿Por qué hemos dicho al principio que estas dos técnicas son importantes para la Educación? La respuesta por supuesto es larga, pero la podemos concretar en que en los próximos años nuestro planeta o si lo preferimos los seres humanos se enfrentan a una serie de retos a los que tenemos que responder y en los que nos jugamos mucho, como por ejemplo: el cambio climático, desarrollar una economía que respete el medio ambiente y sea sostenible, fijar la población en el medio rural, robotización, Big Data, salud, etc.

Si queremos responder adecuadamente a estos retos (fijaos que hablo de retos y no de problemas, porque para mí implican también grandes oportunidades) tendremos que usar por un lado grandes dosis de creatividad, imaginación e innovación y por otro desarrollar la iniciativa y el liderazgo de nuestros jóvenes. Y qué mejor momento para ayudarles en esta etapa de su vida, y que en la misma puedan desarrollar habilidades y competencias transversales que les sirvan para “resolver-aprovechar” los retos antes mencionados.

Para ello nos vamos a ayudar del Design Thinking, en el cual hemos dicho que lo primero era buscar una preocupación o problema, que puede ir desde lo más pequeño a lo más grande, qué mayor reto puede ser el de dar respuesta al cambio climático o cómo desarrollar una economía respetuosa con el medio ambiente; qué mayor motivación se puede encontrar que un joven pueda contribuir a resolver algunos de esos retos. ¿No hemos dicho también que el Design Thinking tenía que idear? ¿No es la mejor manera de solucionar esto, enseñando a pensar de manera diferente para encontrar nuevas posibilidades y con ellas abrirnos a nuevos mundos?

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/mi-mundo-se-ha-muerto-nuevos-mundos-y-espacios-de-poder/

Y nos ayudaremos del Lean Startup, después de 20 o 30 años intentando enseñar emprendimiento mediante los planes de empresa, nos vamos enterando que éstos sirven para empresas que ya existen. Pero nuestros emprendedores primero tienen que tener la iniciativa de solucionar una preocupación y después tienen que salir a la calle y ofrecer la solución a las personas para comprobar que de verdad las personas quieren dicha solución, comprobando que su modelo de negocio es el correcto. Esa iniciativa es nuestro verdadero trabajo: encender ese fuego y que los chavales vean el pensar y pasar a la acción como algo normal (después ya tendrán tiempo de utilizar los planes de empresa).

Comenta Juan Carlos que la mejor manera de emprender es con cero euros, que el negocio se basa en cultivar clientes porque de verdad hemos visto que hay una preocupación-necesidad. Teniendo claro esto, no dejaremos que los jóvenes se embarquen en inversiones con una base firme, o como comento con mis alumnos: si nos vamos a tirar a la piscina del emprendimiento antes comprobemos que hay agua.

imagen-taller2

Para mí con estas dos herramientas se culmina un círculo virtuoso en el que proponemos a los alumnos una serie de retos y preguntas que tengan sentido para ellos, como instrumentos motivadores para que aprendan no solamente conocimientos, sino que les ofrezcamos unas herramientas y habilidades que de verdad les sirvan para resolver dichos retos-oportunidades y no conocimientos que no tienen conexión con su realidad.

En este sentido debemos pasar de una concepción teórica a la acción, como estamos haciendo nosotros gracias a la implicación de varias organizaciones y sobre todo de las personas que las integran que ponen su saber hacer y empeño en que esto salga bien.

Las acciones descritas las hemos llevado a la práctica a lo largo de varios cursos en una serie de Institutos, evaluando que los resultados son muy buenos y prometedores, lo cual nos anima en nuestro esfuerzo. Y no solo cuantitativamente, lo más importante es que nuestros alumnos cambian su manera de ver el mundo y la realidad, cambian su manera de pensar y se encuentran más preparados para afrontar los retos-oportunidades que tenemos al alcance de la mano. En este sentido es curioso ver como al evaluar las actividades todos lo hacen de forma positiva, entresaco algunas opiniones: “Nos parece muy útil para incentivar a los jóvenes a tener iniciativa y no depender de nadie para tener un mejor futuro”, “se abre la mente, se identifican ideas que teníamos pero que no sabíamos aprovecharlas”.

La única opinión negativa en la que coincidían era “¿por qué no habíamos trabajado de esta manera antes? y ¿por qué eran tan cortos los talleres?”. 

Puede que en algún momento de este camino erremos, pero tenemos todo el derecho a fallar porque esa es la base del aprendizaje, pero es seguro que estamos en la senda correcta.

Es emocionante ver cómo cuando ofreces esta oportunidad a los alumnos, éstos la agarran al vuelo, se desarrollan y hasta están sorprendidos de sus capacidades y de los logros que alcanzan.

Adelante.

Isidro Montes Cortés
Profesor Técnico de FP
Ciclos Formativos de “Administración y Empresa”
IES Luis de Morales
Arroyo de la Luz – Cáceres
Facebook: https://www.facebook.com/public/Isidro-Montes-Cortés
Twitter: @isidromontescor

Un pensamiento en “La incorporación de nuevas técnicas como el Design Thinking y el Lean Startup a la educación reglada.

  1. Chakkaradeep

    Es cierto, en los foros como en la vida real, el nivel de bulos, resentimiento y leyendas urbanas es altísimo. Yo realicé las pruebas de la pasada convocatoria 2017 en español (estoy pendiente de saber si finalmente estoy dentro o fuera) y a este respecto he oído todo tipo de burradas. Una de las leyendas negras más graciosas la escuché en la sala de espera de la academia tras realizar la prueba de e-tray. Una mujer decía, ni corta ni perezosa, que no eligió el español, su lengua nativa, porque en el assessment centre no Iban a poder disponer de hispanohablantes suficientes para evaluarnos y necesitarían de intérpretes… Allí nos miramos varios y pensamos lo mismo: “esta tía es lerda”. A ver, es muy sencillo, de 33.000 trabajadores en la comisión aproximadamente el 10% son españoles. Es decir, ¿de entre 3.000 funcionarios españoles no habrá 4 ó 6 capaces? ¿Pero que me estás contandoooo? Aparte, cualquiera que se haya dado una vuelta por Bruselas habrá podido comprobar que la gente acaba dominando varias lenguas bastante pronto. Vas por la calle y oyes conversaciones en español con acento extranjero (pero en un muy buen español). En fin, es un terreno fértil en bulos y no deja der curioso dado lo reglado del procedimiento. Saludos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *