Emprended, cabrones, emprended!

Resulta vergonzoso y sonrojante el desconocimiento que demuestran nuestros políticos a cerca de cuestiones tan críticas y trascendentes para la cosa pública como el emprendimiento.

No conozco palabra más prostituida que “emprendedor”, más cuando muchos se llenan la boca con ella fruto de cierta moda. Y pocos, muy pocos entienden su verdadero calado y trasfondo.

En el lenguaje de lo políticamente correcto, emprendedor viene a significar: autónomo, empresario, “pringao” que paga impuestos, arriesgado….

En la acción política y de gobierno, cuando se echan las grandes cuentas del Estado existe un consenso  evidente en torno la necesidad de ensanchar la base social de “¿emprendedores?”, pues con ello se garantiza mayor recaudación, capacidad de gasto público, mantenimiento de la sociedad del bienestar…

En esta lógica, las grandes cabezas pensantes en los despachos gubernamentales, elaboran sesudas leyes como la Ley 14/2013 de 27 de septiembre (http://www.boe.es/boe/dias/2013/09/28/pdfs/BOE-A-2013-10074.pdf). Y razonan (aunque tengo mis dudas), que a través de estas medidas los desempleados, trabajadores, estudiantes….; dirán: qué guay!! Me hago emprendedor.

Y claro la cosa no funciona, esto no crea emprendedores. ¿Por qué? Porque el emprendimiento es un fenómeno mucho más complejo que tiene que ver con el cultivo de aspectos esenciales del ser humano que por desgracia no se hallan presentes en nuestra cultura, pero por suerte, pueden ser adquiridos. Me estoy refiriendo a un conjunto de dominios que serán centrales en el nuevo modelo educativo que sin ninguna duda surgirá de las cenizas del actual: emocional, lingüístico (ontología), hacer ofertas, crear prototipos, innovar y crear ideas, crear organizaciones y redes de colaboración, trabajar con clientes, liderazgo….

En realidad hemos pasado de la milonga del discurso oficial del Estado, la familia y la sociedad en general que decía a nuestros jóvenes: estudiad una buena carrera y tendréis un buen empleo. Ahora, de pronto y a pie cambiado, el mensaje es: eso ya no vale, hay que emprender.

Y claro está, esto crea una sensación de confusión, zozobra y desasosiego sin parangón en nuestros jóvenes, que con buen juicio piensan: bueno y qué hacemos, cómo se emprende… por qué nos dicen ahora que cambiemos el chip…

Lo que escuchan en realidad es: emprended!!!  Cabrones, emprended!!! Porque ese es el mensaje de trasfondo, sin que haya una visión estratégica y un compromiso de facilitar esta tarea abordándola desde sus fundamentales. El fenómeno emprendimiento es cultural, trasciende a la creación de empresa y abarca la formación integral y a lo largo de la vida del ser humano.

 

Print Friendly

8 pensamientos en “Emprended, cabrones, emprended!

  1. Pepa

    Lo mismo te vendo un zapato, que un reloj, que un descapotable …diría un /a gitano /a cualquiera. Recuerdo las palabras de mi madre, decía : “obligao/a te veas, para que me creas”. En esa búsqueda del “pan y la sal” se abren caminos de luz, en donde la naturaleza indómita del buscador, se inunda de curiosidad y coraje para llegar al puerto deseado . Veo pocos buscadores, (aunque se mueran por tener, el pan y la sal…) quizá, sólo necesiten encender una vela para hallar el interruptor, pero la cerilla se les resiste. Qué bien leerte Juan Carlos, saludos.

    Responder
  2. Juan Carlos Casco

    Mi querida Pepa, tú si que sabes, cuanta lección práctica de emprendimiento hemos de aprender de ti. Siempre serás una inspiración para mi y para muchas personas. Te queremos, que no pare nunca esa cabeza!!!

    Responder
  3. Pingback: ¿De dónde vienen los emprendedores? | El blog de Juan Carlos Casco

  4. Àlex Muñoz

    Comparto la esencia del artículo. La hipocresía del sistema es vergonzante. El mensaje es: Hazte emprendedor, paga como autónomo y así no pasaras a engrosar la lista del paro.

    Responder
  5. Pingback: El ser humano, un mono inquieto lanzado al futuro desde el liderazgo y el emprendimiento. | El blog de Juan Carlos Casco

  6. Manuel

    En el discurso de steve jobs en la universidad de stanford, confesaba que siempre fue un mal estudiante, no llegó a graduarse en ninguna universidad, sin pensar en el futuro decidió hacer algo que le gustaba, el diseño de tipos de letra, esta enseñanza no le prometía futuro, pero le gustaba lo suficiente como para apasionarse. 10 años después todo ese conocimiento lo conectó con su actividad de aquel momento, la creación del primer Macintosh , los tipos de letra fueron parte fundamental del éxito de estos ordenadores, tan fundamental que fue copiado rápidamente por Windows, gracias a esto tenemos tipografías en todos los ordenadores del mundo.
    La historia reciente nos marcas el camino a seguir, es muy cierto que tenemos potencial individual suficiente como para descubrir en que somos buenos y tomar nuestras decisiones, sin necesidad de que unos politiquillos nos dirijan al precipicio del emprendedor. quizás ellos si deban hacer cursillos para para focalizar necesidades y desenfocar votos a través de datos engañosos y falsos éxitos empresariales.
    Lo malo es que cuando un político se pone a emprender no se anda por las ramas, el dinero que emplean es de todos y lo mismo te hace un aeropuerto sin aviones, o te monta un ave para 15 pasajeros.
    Gracias J. Carlos, contigo se aprende, no dejes de escribir.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *