El liderazgo como invención del futuro en redes conversacionales.

Liderazgo es producir acción ¿cómo inventan el futuro los líderes?

La fuerza del liderazgo se refleja en la acción y en los resultados. La influencia de los líderes está más en lo que hacen que en lo que dicen.

Sin embargo la accion se construye en el lenguaje. De ahí que el manejo de los actos del habla es esencial para los dominios del liderazgo, el emprendimiento, la creatividad y la innovación.

imagen-lenguaje-accion

Declaraciones, afirmaciones, juicios, pedidos, promesas y ofertas.

A mediados del siglo XX surge una nueva corriente de la filosofía (filosofía del lenguaje) que pone el énfasis en el poder generativo del lenguaje para producir acción, contando con destacados autores como JL Austin, R Echeverría, F Flores, o la corriente del Pragmatismo norteamericano.

Estas tendencias realizan una serie de aportes trascendentes al pensamiento,  en un momento en el que la metafísica (el ser es eterno e inmutable) y el entendimiento del lenguaje como instrumento para describir la realidad y dar cuenta de lo que hay en el mundo, reducían el campo de juego para la acción humana.  En otras palabras, no daban respuesta a los nuevos retos que enfrenta el mundo de hoy.

El entendimiento del ser humano como un trinomio indisoluble de cuerpo, lenguaje y emociones; así como el foco de la acción en la producción de resultados y la transformación (pragmatismo) configuran un marco de oportunidades para que el individuo se transforme a sí mismo y a su mundo.

En este contexto, la filosofía pasa a ser un recurso para la transformación enfocada a la producción de resultados, y el lenguaje la herramienta para el cambio.

El lenguaje no es neutro. Con el lenguaje declaramos acciones (ideas, proyectos y anomalías) y preparamos el futuro para que las cosas ocurran. Cuando alguien con poder o autoridad declara la independencia de un país, la negación de una norma, la decisión de llevar a cabo una iniciativa….; está poniendo en marcha la máquina del futuro. Cuando alguien pide a otra persona que haga algo, cuando hace una oferta y promete dar algo a cambio. El futuro está tomando forma.

Si creamos espacios para que este tipo de conversaciones ocurran, los futuros comienzan a surgir a borbotones. Y esto es precisamente lo que ocurre en lugares como el Silicon Valley (espacios emocionales y conversacionales expansivos). Imaginación, innovación, coordinación, liderazgo y emprendimiento; además de ser rasgos distintivos de nuestro tiempo son fenómenos que nacen del cultivo de una nueva forma de conversar.

Creación de espacios conversacionales para la accion.

En internet está mucho inventado, pero lo más importante ocurrirá en los próximos años. Internet ha creado el espacio para la conversación más grande que nunca hubiera soñado la humanidad; Miles de millones de personas lenguajeando (declarando, haciendo juicios, hablando por hablar…) en torno a redes sociales como Facebook o Twiter. También  ha hecho las delicias de la epistemología (filosofía del conocimiento) al extender la información y el conocimiento a cualquier persona que habita el planeta.

Lo mejor está por venir.

La próxima generación de espacios para la conversación y la acción humana, las nuevas redes sociales nacerán como ecosistemas donde las personas orienten sus  conversaciones para hacer declaraciones, fundar juicios, realizar pedidos, ofertas y promesas en torno a ideas, proyectos y anomalías detectadas en el mundo. Espacios donde pueda identificar a personas que están apasionadas por una idea como la mía, personas que están comprometidas con algo que no funciona, personas que buscan el talento de otras para sumarlas a su proyecto… Es decir, espacios diseñados con la intención de producir acción, resultados y valor para la sociedad y los participantes en la red.

Estos espacios serán transitados por las personas que buscan hacer realidad su pasión y sus sueños, las que buscan rediseñar su trabajo, será la pasarela de los jóvenes que se están formando para convertirse en una oferta para los demás, para desarrollar su proyecto de vida, para inventar su profesión…

Estos ecosistemas serán macroincubadoras de proyectos donde las personas crean y desarrollan iniciativas,  idean cosas nuevas, diseñan prototipos, inventan nuevos productos y necesidades, crean mercados. Un mundo que está por llegar y construir.

La tecnología que lo hará posible ya está inventada y el recurso crítico que es el lenguaje entendido como el manejo de los actos básicos del habla, son destrezas transversales que están presentes en todas las leguas y civilizaciones desde la antigüedad (todas las lenguas tienen en común la posibilidad de declarar, afirmar, hacer juicios, pedidos, promesas y ofertas).

Los líderes del futuro aprenderán básicamente a conversar de forma efectiva haciéndose cargo de los compromisos que se adquieren al hablar, y a hacerlo de forma organizada con una comunidad de personas.

Formarán parte del estilo Bepik.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *