El método LEADER y sus franquicias

¿De dónde Venimos?

Hace muchos años, al inicio de la última década del pasado siglo, en una comarca rural con grandes recursos naturales, culturales… pero poco recurso humano,  llegó un experimento europeo llamado LEADER.

imagen-pilar

El experimento extranjero trajo muchas novedades, también llamada innovación, al territorio: Una fue el nombre, que está hecho de siglas en francés ([i]) que se pronuncian en inglés y cuyo sonido en castellano significa LIDER. Con esto ya estábamos convencidos de ser europeos. Europa miraba  al mundo rural y comenzaba el proceso de recuperar autoestima en sus habitantes.

Otra innovación fue el bottom –up (de abajo a arriba) que venía a decir que primero había que conocer  el territorio sobre el que actuar, desde y contando con sus lugareños en la propuesta y la acción. Nosotros éramos los protagonistas. Otro puntito para la autoestima: me dan una iniciativa europea y además me piden opinión.

Y qué decir de quién tenía que gestionarlo: una Asociación para el Desarrollo (Grupo de Acción Local). Explicar qué es una Asociación/Grupo para el Desarrollo aún da tarea, y no sólo a los que no saben que no es una mancomunidad, que no es una asociación de vecinos, que la coparticipación de la ciudadanía tiene que ser real y equilibrada,… ([ii]). Aún  y toda la confusión, también aportó a la autoestima del paisano: el cooperativista, la empresaria, el del sindicato y la presidenta de la asociación de mujeres estaban en las asambleas y las juntas directivas (ellas menos pero ya van cogiendo espacio).

Las novedades proporcionaron un lenguaje propio que, como el lunfardo en el tango, hay que conocer para entenderlo bien: repoblación (humana), desarrollo sostenido y armónico, trasferible, efecto multiplicador y demostrativo, beneficiario, prepromotor,  gasto elegible, cogestión, gobernanza, responsabilidad solidaria,… “Nuestro lenguaje define nuestro mundo” (Wittgenstein)

Y llegó,… como agua de lluvia sobre campo seco; claro que el grado de sequía no era igual en las 210 comarcas rurales europeas: Las cuatro extremeñas tenían mucha sed.

Y de aquel experimento salieron dos franquicias: la Iniciativa comunitaria LEADER 2 y el PRODER (Programa de Desarrollo Rural), este último directamente en castellano que para eso era un invento 100% español.

La iniciativa LEADER 2  se parecía mucho al original, mientras que el programa nacional planteaba una gestión regional del programa.  PRODER era una apuesta nacional por el método que ya se estaba empezando a verificar como exitoso en el medio rural. Se multiplicaron los grupos de Desarrollo y los programas,  en Extremadura casi todo el espacio rural se llenó de grupos: 10  LEADER 2 y 12 PRODER.  Ambos tenían objetivos similares, pero la forma de gestionarlo era diferente. El programa PRODER se regionalizó, se autonomizó y se nacionalizó, según diseño de cada gobierno regional. Y la franquicia se personalizó adquiriendo características específicas según se hiciera en Castilla la Mancha o Andalucía.

Lo que podía haberse llamado LEADER 3, se llamó LEADER + (PLUS, había que mantener el léxico europeo) mientras que el PRODER se llamó PRODER  2. En Extremadura, ya definitivamente todo el territorio rural (salvo las ciudades de Badajoz, Cáceres, Mérida y Plasencia) quedó cubierto por el programa de desarrollo. En el resto de España la franquicia se extiende a otras regiones fuera de Objetivo 1 como Cantabria, Aragón, Cataluña o Madrid.

El PRODER sigue con una  gestión controlada desde la región y queda claramente establecido como una línea (una más) del Programa de Desarrollo Regional (PDR). Mientras, a LEADER se le sigue exigiendo innovación, acciones transferibles y con efecto demostrativo. Los territorios agraciados con LEADER deben tener una estrategia de carácter piloto; al resto les basta con tener acciones que estén dentro del programa regional. Sin embargo, en muchos el espíritu LEADER ha calado y ahí están los Grupos  de Desarrollo para poner el listón más alto y auto-exigirse más: aunque no se lo pidan desde fuera, se lo piden desde dentro ¿recuerdan quiénes eran los protagonistas?

Y continuamos con un nuevo cambio ¿revolucionario? en el LEADER: En el periodo 2007-2014 (el que acabamos de dejar) ya no somos INICIATIVA, por tanto ya nos tenemos que llamar ENFOQUE LEADER (eso en Extremadura porque en este momento las franquicias ya se llaman como los gobiernos regionales quieren). La franquicia es la de PRODER, puesto que ya todos somos una medida del PDR de Extremadura,  pero como el MÉTODO tiene caché, conservamos el nombre que es lo que vende.

¿Dónde estamos?

Pues justo ahí, asentando el modelo de franquicia PRODEREX, (en Extremadura todo acaba en EX),  a punto de perder el nombre de LEADER por unas siglas impronunciables que nadie conoce, EDLP (Estrategia de Desarrollo Local Participativo). Caballo perdedor.

A punto de finalizar 2016 sale el Decreto 184 que dice “regula el sistema de ayudas bajo la metodología LEADER y el procedimiento de gestión, para el periodo de programación de desarrollo rural 2014-2020” ([iii])

Antes, los 24 grupos extremeños hicimos los deberes, haciendo un programa de desarrollo participado, diseñando las estrategias comarcales de acuerdo a los objetivos de PDR y, en algunos casos también  con la Estrategia de Especialización Inteligente de Extremadura, en la que conectamos la nuestra. Todos aprobamos, a todos nos titularon como Grupo de Acción Local y nos dejaron el programa de desarrollo rural para que lo gestionemos. Bueno,… dejar, dejar, literal no. La proderización no permite tanta autonomía y los equipos técnicos y las juntas directivas de los grupos casi que no la quieren ¡Menuda responsabilidad! Una cosa es ser partícipe del desarrollo rural y otra muy distinta es tener que responder por toda la normativa europea, nacional, autonómica y local, sujeta a interpretación y bajo equipos de control que buscan indicios de asesinato, porque algún cadáver hay, aunque sea el de un ácaro.

Quieren toma de decisiones, pues eso es lo que trae.

¡Y ESTAMOS ENTRANDO EN PÁNICO!

El momento es de metodología LEADER (la mayor parte de los fondos viene del FEADER, que dice que Europa invierte en las zonas rurales) pero de gestión PRODER.

La franquicia sigue aportando algunas cosas buenas pero está haciendo salir a flote lo peor de ella misma: el miedo paralizante, la falta de ilusión, la escasez de recursos y resultados, la desesperanza,… la BURROCRATIZACIÓN.

Los retos del medio rural extremeño son los retos de Extremadura y nuestras respuestas y propuestas deben ir de la mano de la administración local y regional: coordinadas, ensambladas y sentidas (con el afecto que aporta el mutuo conocimiento). La propuesta de Economía Verde y Circular tiene un gran potencial de desarrollo rural y las estrategias de desarrollo comarcales tienen las líneas de trabajo adaptadas a cada territorio. Tenemos que trascender del desarrollo sostenido al desarrollo compartido.

¿A dónde vamos?

La respuesta es otra pregunta ¿A DÓNDE QUEREMOS IR?

Después de 25 años de Método LEADER tenemos la experiencia y los conocimientos de lo que ha funcionado bien, y lo que no. No debemos echar todos los balones fuera, también los Grupos de Desarrollo hemos hecho faltas merecedoras de tarjeta roja. De los errores se aprende (si sigues con vida).

No dejemos que el miedo nos nuble el futuro. Tenemos que dedicar más tiempo a pensar, a  favorecer la gobernanza, a fomentar la autoestima de nuestros paisanos, a atraer más pobladores, a mirar a colectivos que tienen capacidad de generar servicios y empleo (mayores, personas con discapacidad, refugiados,…),  a FORMAR.

Seguimos siendo deficitarios en recurso humano, que es el que hace posible que los demás recursos se trasformen y revolucionen el medio rural. Y para dedicar tiempo a ello tenemos que dejar de dedicárselo a la burrocracia  y transformarla en administración eficaz, sin miedos pero con garantías  ¡Vamos a depurar método!

El reto es difícil, pero no imposible. Se le atribuye a Séneca el siguiente pensamiento:

“No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas”.

¿Nos atrevemos?

PILAR SOLANO DOMINGUEZ. GERENTE DE ADESVAL.

pilarsolano@adesval.org          pilarsolanodominguez@gmail.com

https://www.facebook.com/AdesvalExtremadura

https://www.facebook.com/pilarsd1

[i] LEADER (Liaison Entre Actions de Développement de l’ÉconomieRurale). En castellano: Vínculos Entre Acciones  de Desarrollo de la economía rural.

[ii] La definición de qué es una asociación o grupo de desarrollo por si sola merece otra reflexión. Le invito a conocer la nuestra http://www.adesval.org/

[iii] http://doe.gobex.es/pdfs/doe/2016/2300o/16040211.pdf

 

Print Friendly

4 pensamientos en “El método LEADER y sus franquicias

  1. Juan Carlos Casco

    Gracias Pilar por mostrarnos las bondades del método LEADER, un instrumento esencial aplicable al desarrollo de territorios y organizaciones que es necesario preservar y potenciar. Adelante!!!

    Responder
  2. Pilar Neri Iranzo

    Enhora buena, una reflexión muy acertada y precisa. Ha sido un gustazo leer el artículo. Los que llevamos cerca de 20 años en esto del Desarrollo Rural lo entendemos perfectamente.

    Responder
  3. PACO

    ¿A DONDE VAMOS?.
    En Andalucía directamente al desastre, al desmantelamiento paulatino de los GDR con un sistema insufrible, caótico, con una burocracia administrativa paralizante y controles asfixiantes, con unos recursos humanos claramente insuficientes y saturados de cargas administrativas y con una financiación del GDR cargada sobre las espaldas de los propios socios hasta que a la administración competente se le antoje pagar, pasados innumerables controles y meses o años. Por tanto, no es de extrañar que los socios vayan solicitando su baja o la desmoralización de los técnicos y los promotores rurales.
    Ya se ha dicho anteriromente, el problema no es el método sino formar parte de un programa de desarrollo rural de una administración. Se pide que los GDR seamos administraciones públicas sin serlo y sin medios. Si al final esto debe ser así, que lo haga la propia administración que para eso tiene medios y recursos, pero no le llamamemos LEADER. ¿Y Europa, que dice?. No le echemos tampoco toda la culpa a la adminsitraciones autonómicas, Europa y us reglamentos farragosos e incomprensibles y el no prever una lesgislación especifica para LEADER tiene tambien parte o mucha culpa de ello.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *