13 Retos del trabajo, el empleo y las profesiones para ser protagonistas en el mundo del 2050.

El mundo del trabajo, el empleo y las profesiones se ha transformado por completo. Necesitamos incorporar nuevas estrategias, competencias, habilidades y actitudes para desarrollar nuestros proyectos vitales en el  nuevo tiempo en el que habitamos. Aquí tienes 13 retos y una hoja de ruta para comenzar a hacerlo. 

El Movimiento2050 está en marcha, te estamos esperando.

  • Reto 1. Poner en práctica un nuevo enfoque para la orientación profesional.
  • Reto 2. Adaptarnos profesionalmente a los cambios en el entorno.
  • Reto 3. Avizorar los trabajos del futuro.
  • Reto 4. Gestionar emociones y estados de ánimo. Una profesión de futuro
  • Reto 5. Otear el horizonte para orientar nuestro futuro profesional.
  • Reto 6. Prepararnos para las formas del trabajo del futuro. El trabajo knowmádico.
  • Reto 7. Prepararnos para dar respuesta a las nuevas demandas de las empresas y empleadores.
  • Reto 8. Incorporar las claves para el futuro profesional al currículum.
  • Reto 9. Adaptar la estrategia laboral y el currículum a las nuevas realidades.
  • Reto 10. Aportar valor al currículum para ser una persona empleable y emprendedora.
  • Reto 11. Rediseñar el currículum en torno a un nuevo modelo.
  • Reto 12. Rediseñar el proyecto vital para adaptarlo a las nuevas realidades.
  • Reto 13. Liderar tu vida es tu nueva carrera.

Reto 1. Poner en práctica un nuevo enfoque para la orientación profesional.

En una década, la mayor parte de los trabajos y las empresas serán nuevos, no existen hoy, están por inventar. Por eso, resultaría pretencioso afirmar que nos estamos preparando para un trabajo con futuro, porque es posible que cuando vayamos a ejercerlo ya no exista o sea marginal.

Hoy se necesitan médicos, sin embargo la emergencia de la inteligencia artificial y el big data pueden propiciar en muy pocos años que nuestros médicos de carne y hueso sean sustituidos por un software que diagnostique nuestras enfermedades y nos prescriba tratamientos con mucha mejor precisión y eficiencia; un tsunami parecido sufrirán la mayoría de nuestras profesiones.

En este contexto de cambio necesitaremos una nueva estrategia para diseñar nuestro futuro laboral, para hacerlo te proponemos cuatro pasos: cambia tu forma de pensar, aprende a ver posibilidades, aprende a articular posibilidades con otras personas, construye un propósito. Todo esto lo puedes hacer desde la adquisición de 15 habilidades (Modelo 6-9).

Reto 2. Adaptarnos profesionalmente a los cambios en el entorno.

Muchas veces hemos escuchado “el mundo que me tocó vivir”, y esa frase ya no la podemos dar por buena, porque la mayor parte de nosotros ya hemos vivido en varios mundos y los que nos quedan. Esta situación nos obliga a convertirnos en seres “súper flexibles”, capaces de adaptarnos con rapidez a los cambios de mundos en el seno de una modernidad líquida que se derrama sin tregua.

En el futuro tendremos que acostumbrarnos a cambiar muchas veces de trabajo y profesión, esa será una constante con la que tendremos que vivir, vivir haciendo camino, imitando el legado que nos dejó Machado: “todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre el mar…”.

Y al final, ¿qué es nuestra vida sino paso y camino? Desde el pasado que llevamos en la mochila, la esperanza en el futuro y la utopía que nos da fuerza  para perseguir nuestros sueños, como lo canta Atahualpa Yupanqui: “… con la esperanza delante, con los recuerdos detrás… con un horizonte abierto que siempre está más allá y esa fuerza para buscarlo con tesón y voluntad…”.

Reto 3. Avizorar los trabajos del futuro.

Desmanteladores del sistema educativo, mentores del cambio, embajadores de mundos, ingenieros sociales, desarrolladores de soluciones de impresión 3D, fabricantes de órganos humanos, entrenadores de robots… Solo son un botón de muestra del nuevo mundo del trabajo y las profesiones que ya están aquí. 

Si no somos capaces de predecir la evolución de la economía en los próximos 10 meses, difícilmente vamos a adivinar los empleos y profesiones que habrá dentro de 20 años. Lo que sí podemos es analizar las tendencias del mundo y plantear diversos escenarios.

La convergencia tecnológica de la nanotecnología, biotecnología, infotecnología, cognotecnología (NBIC) nos va a traer aspectos como el alargamiento de la vida humana (algunos prestigiosos científicos hablan incluso de la inmortalidad), la telepatía como forma de comunicación, la hibridación ser humano/máquina… Y esos futuros disruptivos van a traer consigo nuevos trabajos y profesiones.

 Reto 4. Gestionar emociones y estados de ánimo. Una profesión de futuro.

Los estados de ánimo crean atmósferas envolventes que nos atrapan. Los resultados que producimos y éxito profesional están condicionados por esa emocionalidad.

Los estados de ánimo son dos: veo posibilidades para mí en el futuro y no veo posibilidades para mí en el futuro. Para una vida próspera necesitamos crear el espacio emocional propicio, y ahí vamos a necesitar el concurso de “arquitectos e ingenieros de estados de ánimo” que nos ayuden (entrenadores de estados de ánimo, coaches  ontológicos, mentores, psicólogos del cambio, filósofos prácticos…).

Los estados de ánimo surgen en la intersección de la historia que somos (las sensibilidades que nacen de ella) y las interpretaciones acerca del futuro, definiendo nuestro horizonte de posibilidades. La tarea de los nuevos profesionales consiste en descubrir e interpretar los estados de ánimo de la gente, crear un relato poderoso y ambicioso del futuro, orquestar los estados de ánimo y entregar nuevas prácticas a las personas para que puedan hacerlo realidad.

Reto 5. Otear el horizonte para orientar nuestro futuro profesional.

Vivimos con la preocupación de saber cuáles serán los trabajos y profesiones con más futuro para tomar decisiones adecuadas a la hora de planificar nuestros estudios y diseñar nuestros proyectos vitales. Para hacerlo no podemos preguntar al pasado, las carreras y profesiones que tuvieron éxito, es muy probable, que sean sustituidas por la tecnología. Por contra, otras disciplinas más denostadas como  la filosofía, el arte o la psicología., pueden tener un futuro prometedor (necesitaremos formular nuevos paradigmas y esquemas de pensamiento, nuevas formas de alcanzar la belleza y nuevos lenguajes, nuevas estrategias para armonizar nuestra mente ante el cambio permanente y la búsqueda de la felicidad…).

En pocos años la mayor parte de las empresas que conocemos habrán desaparecido, en esta realidad ¿cómo vamos a aspirar a tener empleos fijos o estables si ni siquiera van a sobrevivir las empresas en las que trabajamos hoy? ¿Si se mueren las empresas cómo vamos a pretender que sobrevivan sus trabajadores?

Los trabajos y profesiones del futuro tendremos que reinventarlos, en un ejercicio continuo de flexibilidad, creatividad e innovación. La cuestión es: ¿estás dispuesto a entregarte a lo que amas? ¿A hacerte cargo de tu vida? ¿A inventar tu futuro? ¿A construir tu proyecto vital? ¿A salir de tu zona de confort? ¿A aceptar el cambio? ¿A aprender cosas nuevas?…

El camino es un cambio de actitud: sed osados, atreveos a seguir vuestro instinto, a perseguir vuestros sueños, a construir vuestro destino; abrazad causas justas y sobre ellas edificad vuestros proyectos vitales, retad a la tradición; pensad de manera global y actuad en vuestros entornos y comunidades; formad equipos con personas de otros lugares del mundo, aprended a trabajar juntos y en equipo; removed de una vez todo el pensamiento viejo que os hemos transmitido; tomad el control, asumid el mando. Y libres ya de tanta atadura, haceos cargo del futuro.

Reto 6. Prepararnos para las formas del trabajo del futuro. El trabajo knowmádico.

Estamos en la antesala de un nuevo ordenamiento social y legal del trabajo que va a redefinir por completo nuestra forma de vida. Una transición del trabajo sedentario al trabajo nómada que nos deja un nuevo tipo de trabajador (knowmad).

Para sacar el máximo partido al trabajo knowmádico, necesitamos crear un ecosistema propicio y una nueva educación para favorecer el nuevo perfil de trabajador: creativo, innovador, colaborativo, motivado, flexible; capaz de generar nuevas ideas y proyectos permanentemente; creador de redes y relaciones, conectando a personas, ideas, organizaciones; adaptado permanente a la tecnología y el cambio; dispuesto a cambiar de contexto y lugar de trabajo; capaz de desaprender y aprender permanentemente; abierto a nuevos retos y tolerante al fracaso…

La especie humana después de ser nómada, e instalarse unos milenios en la vida sedentaria, parece que ha vuelto a retomar sus orígenes. Y eso no es malo, no es para desazonarse, porque trae grandes oportunidades, y además está en el recuerdo genético de nuestra propia biología.

Reto 7. Prepararnos para dar respuesta a las nuevas demandas de las empresas y empleadores.

¿Qué pedirán las empresas del siglo XXI a sus trabajadores? 

Y en consecuencia, cómo deberán responder los trabajadores y trabajadoras. Hasta ahora las empresas reclutaban a sus trabajadores a través de un modelo de oferta que solicitaba información sobre los conocimientos y la experiencia de los candidatos. El empresario/a tenía claro su plan y pedía empleados preparados para repetir tareas estándar. Pero el mundo ha cambiado, el futuro se ha vuelto impredecible, la planificación hace aguas; el empresario antes que ayuda para producir productos o servicios (competencias específicas), la necesita para leer el mercado y trazar el rumbo, trabajadores/colaboradores que le ayuden a ver lo que no ve y a tomar decisiones (competencias genéricas). La salvación de la empresa (también de cualquier organización) precisa de un modelo de gerente que sabe que no sabe, y además no tiene problema en admitirlo y pedir ayuda.

Los gerentes de Kodak eran los que más sabían del negocio de la fotografía analógica  (competencias específicas), pero no tenían personas capaces de mirar al entorno y observar los cambios (competencias genéricas); consecuencia: la quiebra. Los gerentes de Nokia no sabían nada de teléfonos (la empresa se había dedicado a la minería del cobre y la fabricación de botas de goma), pero observaron las tendencias y se pasaron a la fabricación de teléfonos móviles (competencias genéricas).

Caminamos a un nuevo modelo de relación empresa / trabajador, donde ambos colaboran por igual en la generación de valor compartido, donde los aspectos clave son: la creación de redes, co-creación de las ofertas a los clientes, aporte de nuevas destrezas y conocimientos…

Reto 8. Incorporar las claves para el futuro profesional al currículum.

Mamá estoy obsoleta, ayúdame  a diseñar mi nuevo curriculum. Y la madre le dijo: hija para empezar, tienes que aprender lenguaje, gerencia, actitud, autonomía personal y liderazgo. Luego tienes que desaprender todos esos conocimientos antiguos  y actitudes pasivas adquiridas en tus años de estudios. Finalmente en función de tu pasión personal, puedes adquirir conocimientos específicos en un centro que ofrezca calidad.

Con todo ello definirás qué oferta vas a ser para los demás y en consecuencia harás que la conozca el  mundo, concretándola en la práctica  a través de una iniciativa personal. En torno a ella empieza a trabajar a más tardar esta mañana buscando tus clientes, proveedores y colaboradores. Hazlo rápido y con decisión porque será tu más segura fuente de sustento en el futuro.

 Reto 9. Adaptar la estrategia laboral y el currículum a las nuevas realidades.

Tenemos una masa social de trabajadores inadaptados para los retos del futuro, personas que corren el riesgo de ser “inempleables” fruto del diseño defectuoso y la falta de visión de unas políticas públicas y un sistema educativo que amenazan el futuro de toda una generación.

Las competencias más demandadas en el futuro no son las relacionadas con los conocimientos técnicos, sino con habilidades para  producir dirección y sentido, coordinar personas, generar relaciones, crear confianza, hacer nuevas ofertas…

Reto 10. Aportar valor al currículum para ser una persona empleable y emprendedora.

Las competencias específicas son aquéllas habilidades que definen una disciplina o profesión concreta, y por tanto, sujetas a obsolescencia. Las competencias genéricas se basan en habilidades prácticas útiles en todos los campos del conocimiento y la aplicación personal o profesional (escuchar, declarar, prometer…), son eternas.

La gran baza para ser personas exitosas está en aprender competencias genéricas, pues en ellas está la base de la creatividad, la innovación, el emprendimiento y el liderazgo.

Puede que cuando hayas terminado  tus estudios (competencias específicas), estén ya desfasados, e incluso esa profesión ya no exista o sea residual. En cambio la adquisición de competencias genéricas serán válidas y aplicables en toda tu vida de manera transversal.

Reto 11. Rediseñar el currículum en torno a un nuevo modelo.

Las nuevas competencias de los trabajadores del siglo XXI. 

Los trabajadores de la Era Industrial necesitaban demostrar sus conocimientos y experiencias en el desarrollo de tareas estandarizadas. El trabajador de la Sociedad del Conocimiento, su capacidad de autonomía y flexibilidad para la creación de valor.

La existencia de una oferta de empleo abundante para cubrir las necesidades de las empresas y las administraciones convirtió al trabajador en un actor pasivo, bastaba con declararse desempleado y hacerse visible en el mercado de trabajo para conseguir un empleo. Pero esa realidad ha cambiado, la economía se ha vuelto imprevisible, los productos y servicios tienen unos ciclos de vida cada vez más cortos. Hace unas décadas, la empresa podía hacer una planificación fiable a diez años y llevar a cabo un planeación de sus recursos humanos, eso hoy en día es misión imposible. La celeridad del cambio propicia que la empresa necesite ayuda permanente para  rediseñar o inventar nuevos productos o servicios, y todo esto trae consigo un tipo de trabajador distinto, un aliado, dotado de nuevas competencias.

El nuevo currículum que hemos creado responde al siguiente patrón de relación empleador / trabajador: “Yo trabajador, que he escuchado y analizado lo que hace tu empresa, y en ese proceso he descubierto una oportunidad de creación de valor; te realizo una oferta para mejorar sus resultados, para lo cual cuento con una red de alianzas y un conjunto de habilidades (capacidad de coordinación, escucha, gestión emocional, impecabilidad, disposición a aprender y reclicarme). Y sobre todo una proposición  con la que juntos podemos crear valor; también te muestro los conocimientos y las experiencias exitosas que he tenido”.

Reto 12. Rediseñar el proyecto vital para adaptarlo a las nuevas realidades.

“Estudia, saca buenas notas y haz una carrera” no garantiza el éxito profesional y está llevando a la frustración a mucha gente. 

Necesitamos cambiar ese esquema de pensamiento por este otro: “Enfócate en tu elemento (pasión, vocación, talento), entregarte a una causa desde la que aportar valor a los demás, hacer una contribución (legado), llevar a cabo una vida auténtica y con sentido, transformar tu trabajo en tu diversión, generar una fuerte identidad (convertirte en tu propia marca), producir satisfacción, conseguir clientes… Y para llevarlo a cabo aprende competencias genéricas”.

Reto 13. Liderar tu vida es tu nueva carrera.

Rompe con los tópicos, sigue tu instinto, persigue tu sueño, consagra tu vida a lo que te apasiona. No busques un trabajo para ganarte la vida y luego hacer lo que te gusta, hazlo directamente. 

No esperes a que el gobierno o la divina providencia se hagan cargo de tu vida, deberás hacerlo tú, convirtiéndote en una oferta para los demás, desde un relato poderoso del futuro, con una misión y un plan, creando una comunidad de personas trabajando juntas. Y para ello debes asumir la responsabilidad de dirigirte a ti mismo.

Uno de los principales desafíos que enfrentamos como sociedad es adaptarnos a los cambios del mundo del trabajo, las profesiones y el empleo; una tarea que nos exigirá un esfuerzo titánico en los próximos años como trabajadores, padres, profesores, orientadores…

Adelante!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.