Yo quiero Ser. Un plan de lucha contra el despoblamiento y la dinamización del mundo rural.

Seguro que alguna vez le habéis preguntado a un niño o a una niña “qué quiere ser”. Pero, ¿habéis repetido esa misma cuestión a alguien adulto o a un adolescente?

A mí desde luego, no me lo preguntaron, ¡y cuánto me hubiese ayudado!

Os cuento.

Yo fui un buen estudiante en mi época de bachillerato, así que prácticamente pude elegir qué estudiar y dónde. Y eso, más que algo chulo, fue un pequeño drama porque yo no tenía ni la más remota idea de hacia dónde dirigir mi vida.

Había seguido la rama de ciencias y, aunque se me daba bien el dibujo técnico, no me veía para nada como arquitecto. ¿Ingeniero? Pues sonaba bien, pero la física o la química tampoco corrían por mis venas. Estaba hecho un lío.

Haber entrado en internet y haberte informado, mameluco, pensaréis más de una. El problema es que por aquel entonces (hace más de 25 años de esta historia) aquello de Internet era algo que sonaba casi a ciencia ficción y más aún en un pueblito de Extremadura.

Así fue como, casi sin información, tuve que tomar la que, hasta ese momento, era la decisión más importante de mi vida.

Os ahorraré los ataques de nervios y los millones de cambios de opinión del proceso, pero el asunto acabó conmigo estudiando Ingeniería de Telecomunicación en Sevilla.

¿La razón? Pues supongo que varias, pero aquella leyenda urbana de que las grandes multinacionales acudían prácticamente a vaciar las aulas de estudiantes en los últimos cursos asegurando económicamente sus vidas para el resto de sus días, creo recordar que tuvo bastante peso.

Fueron seis años con muchas más sombras que luces, en las que el esfuerzo esforzado (y no lo he escrito mal, este tipo de esfuerzo es muy diferente al esfuerzo disfrutado, ahora lo sé) llenaba mis días y bastantes de mis noches.

Lo peor de esta época es que yo era consciente de que “eso” no era lo que yo quería ser. Y a pesar de ello seguía adelante. No quería pasar el resto de mi vida profesional rodeado de antenas o circuitos pero tampoco tenía una alternativa. Ni ninguna herramienta que me ayudase a encontrar esa alternativa.

La inercia y el sacrificio me hicieron acabar la carrera y el ¿destino? me puso enfrente a la primera persona que me preguntó, ya en edad adulta, “qué quería ser”.

Nunca me olvidaré de ese domingo, en el campo de José Luís y Luisa, en el que Juan Carlos, el que ahora es mi socio, me hizo la pregunta del millón.

Después de sentir cómo temblaba un poco el suelo bajo mis pies, él me ayudó a descubrir que lo que más me gusta del mundo es diseñar. Diseñar carteles y logotipos pero también procesos de cambio, sistemas educativos e intervenciones para ayudar a las personas a poner proyectos en sus vidas, cosas que fui aprendiendo a hacer y perfeccionando según avanzaba nuestra iniciativa compartida.

Poco después, viendo que muchos de nuestros intereses coincidían y que nuestras competencias se complementaban bien, decidimos crear emprendedorex. Y de esto hace ya hace más de 15 años.

Yo ahora puedo decir que “YO QUIERO SER” lo que estoy siendo, que disfruto trabajando e inventado nuestro mundo cada día con Juan Carlos y Damián y que lo hago desde el mismo pueblecito al que hace 25 años casi no llegaba Internet pero desde el que ahora podemos desarrollar proyectos en cualquier lugar del mundo.

Trabajamos en mucho sitios, sí, pero nunca olvidamos dónde estamos, que es el mundo rural. Y somos plenamente conscientes del gran problema que tiene este mundo rural en los tiempos que corren, que no es otro que el despoblamiento.

La gente sale de sus pueblos para tratar de labrarse un futuro en las ciudades donde, sospechan, tendrán más oportunidades para crecer. Y así es como, gotita a gotita, nos vamos vaciando cada día un poco más.

Luchar contra el despoblamiento rural es algo que nos obsesiona; es una preocupación que está presente de forma continua en nuestro pensamiento y en nuestras conversaciones. Quizás por esto fue por lo que, hace pocos días, en una de nuestros cafés matutinos de equipo, conectamos mi historia, la que os acabo de contar, con el problemón de la hemorragia demográfica de nuestros pueblos.

Y así, nació “Yo quiero ser”.

“Yo quiero ser” es un proyecto que permite a los territorios (pueblos, comarcas, regiones, etc..) puedan fijar su población e incluso atraer a ellos a personas de otros lugares.

Os contamos cómo.

Primero las personas descubren y conocen los ingentes recursos que existen en el mundo rural. En cada comarca de nuestro territorio podemos encontrar oportunidades relacionadas con la agricultura, la naturaleza, la industria, el turismo, los servicios o las nuevas tecnologías, a partir de las cuales se pueden articular un gran número de iniciativas empresariales y sociales.

Una vez las personas conocen los recursos de las comarcas, proponemos que se pregunten qué quieren ser. Nosotros les ayudamos a responder a esta pregunta. Así descubren que “Yo quiero ser” en la agricultura, en la ganadería, en el turismo o en los servicios.

Ya lo decía Confucio “trabaja de lo que te gusta y no trabajarás ni un día más de tu vida”. Y esa es la filosofía que perseguimos con este proyecto. Demos la oportunidad a las personas de nuestros territorios de descubrir “qué quieren ser” y así puedan reinventarse sin necesidad de salir de sus pueblos.

Cuando la persona ha descubierto qué quiere ser, aprende a convertir ese interés en una iniciativa empresarial o social real a desarrollar en su comarca y lo hace a través de una plataforma web, que es uno de los pilares del proyecto.

A través de vídeos, documentos, tutoriales y enlaces, cada persona se asesora para convertir las oportunidades asociadas a los recursos de la comarca en proyectos y empresas sobre las que operar en los propios territorios rurales.

Además, hemos abierto un canal telefónico con el que orientar de forma individual a todas aquellas personas que se deciden a implementar su iniciativa empresarial o social en el territorio y facilitar así su camino.

Todo este trabajo se acompaña de encuentros presenciales para dar a conocer el proyecto, conectar a personas con intereses comunes e inventar más actividades a llevar a cabo en las comarcas con las que poner en valor su enorme potencial y generar nuevas actividades que hagan que sus habitantes puedan desarrollar sus propios proyectos sin salir de sus pueblos e, incluso, atraer a personas de otros lugares.

Como no puede ser de otra forma, nos encantaría que tú y tu comarca formaseis parte de “Yo quiero ser”. Es muy fácil, sólo tienes que ponerte en contacto con nosotros y comenzaremos a construir este nuevo mundo de oportunidades para tu territorio contigo.

Y tú, ¿qué quieres ser?

Adelante!

Artículos relacionados:

3 comentarios en “Yo quiero Ser. Un plan de lucha contra el despoblamiento y la dinamización del mundo rural.

  1. Juan Manuel

    Quiero ponerme en contacto contigo..mi tlf es 618647006 y email
    mercaduque@gmail.com…estoy en Herrera del Duque..me llamo Juan Manuel y me gustaría concerté en persona…saludos..espero noticias pronto..un abrazo

    Responder
    1. Fernando Barrena

      Estupendo Juan Manuel! Muchas gracias por el interés y, por supuesto, nos ponemos en contacto contigo.
      Un abrazo!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.