Y tú ¿en qué tribu digital estás?

Las competencias digitales muestran tu perfil profesional, tu zona de desarrollo o crecimiento próximo y tu capacidad para adaptarte a lo cambios.

Recuerdo que cuando veía “Los Supersónicos” pensaba en lo increíble e impresionante que sería el futuro. Hablamos de una serie de dibujos animados, de 1984, que se desarrolla en el 2062 y ahora en el 2016 ya contamos con algunas de sus fantásticas creaciones.

nanda-art1

Llevamos esperando algunos años para decirle a George Jetson o a Jane  Jetson que: los despertadores hablan (y que sus sonidos siguen siendo tan molestos como las de Sónico); que casi todas las casas cuentan con un televisor de pantalla plana; que las noticias se ven en formato digital en iPads, tableta o móviles; que los relojes inteligentes están a nuestra disposición, el smartwatch se encarga de monitorear nuestra vida y de controlar nuestro ritmo cardiaco (entre decenas de funcionalidades); que las videollamadas son una realidad a través de Facetime, handgout, Facebook live, etc. , que Robotina podría tener una pareja, como el robot llamado “Mahru-Z” muy similar a un humano; que las píldoras para que los médicoos puedan ver el interior del estomago también están ya disponibles; y cómo no, que las casas inteligentes que controlan domóticamente la luz, persianas, electrodomésticos, etc. pensemos en las “Smart Cities”.

Esa predicción sobre el futuro, sobre lo que está por venir, sobre la ciudadanía digital o ciudadanía inteligente, la constituyen los 7.000 millones de habitantes [1] del planeta, con más de 3.000 millones de personas conectadas a Internet  y con tantos millones de móviles en el mundo como habitantes. Una  ciudadanía digital conectada y en Red.

Alguien podría relacionar este uso de la tecnología como opcional, sin importancia, o como algo más que sumar a un currículum. Sin embargo incluso Naciones Unidas [2], en su agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, reconoce las grandes posibilidades que encierran las TIC, y exhorta a que se aumente significativamente el acceso a esas tecnologías, que han de aportar una contribución decisiva en apoyo a la aplicación de todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La clave esencial y potencial de la nueva sociedad que estamos viviendo, denominada Sociedad el Conocimiento, está siendo su capacidad para transformarlo todo… la forma que tenemos de comunicarnos, la forma que tenemos de relacionarnos, el modo en el que hemos construido una nueva realidad – que tiene incluso un nuevo código ético.

La mayoría de estas transformaciones, que van definiendo a la ciudadanía digital, están relacionadas con el uso de la tecnología, o de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (las famosas “TIC” para los que estamos en este mundillo).

Sin embargo, entenderla pasa por ir más allá, por ampliar nuestro mapa del territorio y por saber que estamos viviendo un cambio de paradigma, un cambio de era sin precedentes, que afecta de manera transversal a todo lo que conocemos.

Son cuatro los aspectos que nos ayudan a entender este cambio de paradigma:

Cambio en el modelo del Estado. Esta situación ha generado una crisis de confianza en las instituciones tradicionales del sistema, que no fueron capaces de dar una respuesta adecuada a muchos desafíos económicos y sociales. Seguro que en tu retina tienes la imagen de las acampadas del 11 M (en la puerta del sol de Madrid y en otros muchos lugares de España), en la que se hicieron visibles el desencuentro con el espacio político y el poder de una Sociedad organizada.

Cambio en el modelo productivo o en el modelo econóCaracterizado por una evolución hacia servicios intangibles, como el conocimiento, frente a los productos o bienes de modelos industriales o agrícolas. Nuevos modelos empresariales que comparten, colaboran, cocrean, cofinancian o codiseñan juntos. Algunos comparten oficinas en los nuevos espacios de coworking, aunque es mucho más, es compartir aprendizaje y desarrollo. Visita[3]  para saber más. Otras, son capaces poner  en marcha un nuevo proyecto a través de la microfinanciación, con el crowdfunding o el crowdlending, a través de plataformas digitales  como Goteo[4].

Cambio en el modelo social. Podemos decir que la ciudadanía tiene cada vez más protagonismo en este modelo de cambio. Más cercana, más realista y más comprometida en trabajar por el bien común o el procomún. El procomún define los bienes que son de todos y de nadie al mismo tiempo: la biodiversidad, la donación de órganos, las calles y plazas, la cultura… Internet. Se extienden las plataformas ciudadanas como  el App de Hackity[5] con la que promover actitudes cívicas y convertir los barrios en el mejor lugar para vivir.

Cambio en la apropiación de la tecnología. Ya sabes cuál ha sido el poder de la revolución de Internet, pero llama la atención su empuje como espacio de comunicación, de relación, y de empoderamiento de la ciudadanía. Además, la convergencia tecnológica, hacia dispositivos cada vez más pequeños y completos, como los smartphones o teléfonos inteligentes, o los smartwatches o relojes inteligentes, hace que nuestro modo de interacción sea un canal de comunicación abierto las 24 horas por los 7 días de la semana y que llevemos nuestro ordenador en la palma de la mano.

Y es dentro de esa ciudadanía digital, donde nos encontramos algunos perfiles diferentes, que algunos denominan incluso “tribus digitales”, con sus propias características y formas de relacionarse, modos de hacer, de entender y de consumir la información.

Un nativo digital describe a la persona nacida después de los años 80 y 90, que ha crecido con la con la tecnología y, por lo tanto, tienen una habilidad central en su vida y depende de ella para todo tipo de cuestiones cotidianas: estudiar, relacionarse, comprar, informarse o divertirse. Necesitan comunicarlo todo y a todas horas. Dicen que este tipo de personas miran el móvil más de 150 veces al día.

Un Inmigrante digital es aquella persona nacida antes de los 80 y 90 que se ha adaptado a la tecnología y que, más o menos, la domina. Este “migrante digital” ha tenido que adquirir nuevas competencias digitales para adaptarse a una nueva realidad (deseada o por necesidad de su puesto y actividad).

Pero además, si quisiésemos continuar preguntando, podríamos profundizar diciendo ¿resides o visitas Internet?.

Un residente digital es una persona que vive un porcentaje de su vida en Internet. La web es compatible con la proyección de su identidad y facilita sus relaciones personales. Esta persona es normalmente usuario en redes sociales, pero también es probable que sea activo en páginas web, en blogs como autor o por medio de comentarios, en publicación de imágenes, videos, etc.  Diríamos que tiene “identidad digital”.

Un visitante digital es aquella persona que va a Internet a buscar algo que necesita, lo toma y vuelve, pero no reside allí”. Pueden reservar unas vacaciones o buscar información sobre un tema específico. Pueden optar por utilizar una herramienta de chat de voz si tienen amigos o familiares en el extranjero. Son escépticos de los servicios que les ofrece Internet, de la posibilidad de poner en línea su identidad y no sienten la necesidad de expresarse mediante la participación de la cultura en línea. No dejan “huella digital.

 ¿Y tú en qué grupo estás? ¿nativo, inmigrante, visitante o residente en Internet?.

Te encuentres en el grupo que te encuentres, partas de donde partas en el mundo digital, tener competencias digitales será un pilar básico para liderar tu vida y proyectarte hacia el futuro.

[1] ITU Informe sobre Medición de la Sociedad de la Información 2015 https://www.itu.int/en/ITU-D/Statistics/Documents/publications/misr2015/MISR2015-ES-S.pdf

[2] Comisión de Ciencia y Tecnología de la ONU para el Desarrollo http://unctad.org/en/Pages/CSTD.aspx

[3]  http://coworkingspain.es  

[4] www.goteo.org  

[5] http://app.letshackity.com   

Print Friendly, PDF & Email

2 pensamientos en “Y tú ¿en qué tribu digital estás?

  1. Juan Carlos Casco

    Con este post queremos dar la bienvenida a nuestra querida amiga Fernanda Jaramillo, una persona que con su mirada del mundo nos dará mucho juego en este espacio. Bienvenida a tu casa, bienvenida a tu tribu.

    Responder
  2. juan Carrillo Magro

    FELICIDADES QUERIDA FERNANDA… como siempre interesante… como siempre acertada… como siempre inspiradora… Mi tribu, como tu bien sabes, es la del pueblo que hace presente y mira atónito… expectante… incluso alucinado, a los que intentan a toda cosa implementar el futuro, olvidándose del presente… soy de la tribu de los agricultores, que necesitan mejorar su calidad de vida y que sus patatas se vendan a un precio justo…Soy de la tribu de la sociedad del conocimiento aplicada a lo tangible cuyo valor lo crean los intangibles… soy de la tribu de los que creen que las tecnologías deben avanzar la cultura y buscar el equilibrio que les falta… de la tribu de las gentes, del valor de su saber, de los que construyen nuevos modelos para responder a las necesidades de los viejos… soy de esta tribu, la que hace estas cosas:

    ASDENIC, Asociación de Desarrollo Social de Nicaragua EL SER HUMANO COMO AGENTE DE CAMBIO
    Según Raúl Díaz, Director del Centro de Información e Innovación (Emprendimiento y Desarrollo) de CIIASDENIC, somos “una organización que fundamenta su razón de ser en la formación del ser humano para que sea agente de cambio, que sea protagonista de su crecimiento, pero también que su aporte contribuya al desarrollo material de la sociedad”. Por eso desde esta organización se gestiona su trabajo en correspondencia con las grandes tendencias del desarrollo, como la tecnología, la agroecología, el cambio climático, la innovación y el emprendimiento. La gran meta de ASDENIC es el desarrollo del norte de Nicaragua, produciendo impacto educativo, ambiental, social y económico en esta región. La experiencia y el contexto les han llevado a plantearse varias líneas específicas de trabajo que conduzcan a producir resultados de calidad a través de sus proyectos. Unas líneas enfocadas a las áreas que consideran pertinente para producir un impacto sostenido del desarrollo. Según Raúl Díaz estas líneas son:
    •Innovación y emprendimiento: Sin lugar a dudas, innovar y emprender son dos factores claves para alcanzar progreso en este tiempo, para crear nuevos empleos, para aprovechar las oportunidades que el desarrollo científico-técnico viene ofreciendo. En ASDENIC combinamos la teoría, la práctica y el talento, para garantizar personas cualificadas, que innoven y emprendan de manera permanente, incluimos a jóvenes y adultos desde diferentes rubros como agricultura, ganadería, turismo rural, valor agregado a la producción y tecnologías, entre otros.
    •Medioambiente: Los expertos en la temática del calentamiento global nos vaticinan un panorama nada halagador para la madre tierra, culpando al ser humano de la degradación ambiental, en este sentido, todo programa o proyecto que
    La Asociación de Desarrollo Social de Nicaragua (ASDENIC) fue fundada en 1990, es un organismo de desarrollo local, comprometido con el desarrollo integral del país que promueve el desarrollo social y económico de las comunidades rurales y los asentamientos urbanos, principalmente en la región de Las Segovias en el norte de Nicaragua.
    esPosible/45
    se desarrolla en ASDENIC tiene como eje transversal el medioambiente, sobre todo en Nicaragua que está catalogado como uno de los países en el mundo de alto riesgo, producto de eventos naturales. En nuestros territorios de intervención en el norte de Nicaragua, el corredor seco es uno de nuestros mayores retos, donde las consecuencias del cambio climático han sido significativas. Algunas de nuestras acciones también las desarrollamos con un enfoque de sequía.
    •Producción-agroecología: si estamos por un mundo amigable con el medio ambiente y hemos iniciado procesos productivos con enfoque teórico y práctico agroecológico, tenemos que continuar creando las condiciones con las nuevas generaciones de productores, trabajando de la mano con jóvenes podemos producir los frutos de la trasformación estructural en el campo.
    •Agua: en ASDENIC se ha desarrollado mucha experiencia con el tema del agua tanto para consumo humano como para actividades productivas, en las próximas décadas, la problemática del agua se va a complejizar, en este sentido, este tema debe ser una prioridad en nuestro plan, de tal forma que la contribución de nuestra organización sea de mucho valor social.
    •Alianzas e Internacionalización: tenemos que encontrarle sentido positivo a la globalización, a crear redes y alianzas para compartir lo bueno y desechar lo malo, desde ASDENIC nos aprovechamos de una globalización incluyente que nos permita compartir experiencias y propuestas encaminadas al desarrollo de nuestros pueblos, tenemos alianzas en Nicaragua y el resto de países centroamericanos, también en España, Estados Unidos, México, Colombia; con Organismos de Cooperación, Universidades, Centros de Investigación de mucho prestigio, Centros de Innovación y Emprendimiento, empresas y otros actores que comparten nuestra visión.
    Y siempre pensando en los jóvenes
    En todos los programa de ASDENIC, la población joven es uno de los sectores principales sobre todo porque representan el relevo generacional en sus comunidades. Comenta Díaz que la mejor manera de implicarlos es insertándolos en la dinámica de aprender a resolver problemas, encontrando una respuesta muy positiva “porque los jóvenes necesitan sentirse útiles y responsables de sus propias iniciativas, saber que sus aprendizajes se forman en la práctica”, comenta el Director de CII-ASDENIC. Para esta Asociación los jóvenes tienen que ser dinamizadores del desarrollo, lo que implica crecer junto a la comunidad. “En nuestra organización estamos convencidos que debemos aprovechar el bono demográfico en Nicaragua, para que las presentes y
    futuras generaciones sean un relevo potencial, que trasformen a las comunidades y a la nación”, resume Raúl Díaz.
    Grandes proyectos
    Por fortuna tantos años de experiencia les lleva a contar con un gran número de proyectos que llevaría mucho espacio recoger aquí. Por eso Raúl Díaz nos sintetiza algunos de ellos sin olvidar que todos han tenido y tienen una notable importancia. Así, en cuanto al proyecto “Agua segura para comunidades rurales”, Díaz nos recuerda que el abastecimiento de agua potable de buena calidad y en cantidades suficientes es uno de sus principales proyectos, porque impactan positivamente en la alimentación, la salud y la calidad de vida de las personas. Para ello nada menos que 1.200 fa
    Cambio Climático. El proyecto cuenta con la instalación de sistemas remotos que miden los efectos del CO2.
    esPosible/46
    milias en 10 comunidades del norte de Nicaragua trabajan junto a ASDENIC. Ellos organizan Comités de Agua Potable y Saneamiento “que reciben nuestro respaldo permanente para que su sistema sea sostenible”, explica Raúl Díaz. Monitorean periódicamente la calidad del agua al tiempo que se mantiene vivo un programa de sensibilización para la buena gestión y protección de los recursos ambientales. Una línea de proyecto que también hace énfasis en el agua para sistemas de producción y que es respaldada de manera significativa por las empresas tostadoras de café en EEUU y los propios gobiernos municipales. Reconocen que la inseguridad alimentaria amenaza considerablemente a las comunidades del norte de Nicaragua, en los meses de verano y en el “tiempo muerto”, cuando no hay mayores actividades relacionadas con la cosecha de los principales rubros productivos, como el café y los granos básicos. Las familias se ven muy afectadas por esta problemática, pero son los niños y adolescentes quienes sufren los efectos más perversos ya que carecen de alimento en cantidad y calidad, cuando su cuerpo más lo necesita para desarrollarse plenamente. En ASDENIC son muy conscientes de esta problemática y llevan a cabo el proyecto “Seguridad Alimentaria y Nutrición”. Nos comenta Raúl Díaz que lo mejor es incidir en los huertos familiares y comunitarios. Aquí “los centros de educación en cada comunidad juegan un rol fundamental desde la implementación de huertos escolares para que desde la niñez se pueda crear una cultura de producción de alimentos sanos y nutritivos. Así, en los últimos tres años se han implementado más de 300 huertos familiares y escolares con el involucramiento directo de las familias y además con practicas agroecológicas”. En ASDENIC nos señalan que como es muy común la falta de vitalidad y diversificación de la economía campesina en las comunidades rurales, habitualmente surge un problema que reduce las posibilidades de mejorar la alimentación y de aumentar los ingresos, contribuyendo a mantener a las familias en un círculo de empobrecimiento. En el proyecto “Diversificación productiva”, la Asociación ha visto una oportunidad en las ventajas comparativas que tienen las distintas comunidades como clima, altura, suelo, etc.,
    y consideran que pueden diversificarse productivamente. Para ello están poniendo mucho énfasis en hortalizas, café, cacao, granos básicos, ganadería y fresas, entre otros rubros. En el proyecto “Monitoreo del clima y herramientas para la toma de decisiones” desde ASDENIC han visto que el alto nivel de vulnerabilidad frente al cambio climático y los riesgos ante desastres naturales, son elementos que aumentan la fragilidad de la economía y de la vida de las familias campesinas que viven en la zonas rurales. Así, el proyecto cuenta con la instalación de sistemas remotos para medir en las zonas productivas variables como, la velocidad y dirección del viento, presión atmosférica, precipitación y temperatura. También están implementando herramientas de monitoreo para reconocer los recursos existentes como la fertilidad del suelo, la diversidad alrededor de las parcelas, obtener información estratégica que permita tomar decisiones para proteger los cultivos, para prevención de desastres. “Junto a las familias productoras se busca crear espacios de reflexión y aprendizaje sobre la problemática del clima y las opciones para enfrentarlas y generar resiliencia”, explica Raúl Díaz. Tampoco se han olvidado de los “Proyectos de emprendimiento social” que ofrecen opciones de futuro especialmente a la población adolescente y joven. Inicialmente se trata de un proceso formativo que da origen a una cultura de emprendimiento, que les permita visualizar mejores posibilidades de romper las barreras personales que les limitan y revertir las condicionantes externas que impiden su desarrollo. Participan jóvenes del campo emprendiendo con sistemas de producción innovadora, comercialización, programas de valor agregado a la producción de hortalizas,
    La gran meta de ASDENIC es el desarrollo del norte de Nicaragua, produciendo impacto educativo, ambiental, social y económico en esta región.
    esPosible/47
    café, cacao, productos lácteos, con procesos que garantizan la calidad. Dice Raúl Díaz que “nuestros emprendedores sociales tienen el papel de ser agentes de cambio, que adoptan una misión para crear y sostener valor social, reconocer y perseguir incesantemente nuevas oportunidades de innovación continua, adaptación y aprendizaje”.
    Metodología de trabajo
    En ASDENIC desarrollan una metodología de trabajo organizada por áreas, donde los resultados de una determinada actividad, sirven para generar recursos que dan origen a nuevas oportunidades. Al tener como base la investigación, con la Asociación convergen universidades nacionales (Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, Universidad Nacional de Ingeniería, Universidad Católica del Trópico Seco), universidades internacionales (Universidad de California, Universidad de Santa Clara en Estados Unidos, Universidad de En ASDENIC combinan la teoría, la práctica y el talento, para garantizar personas cualificadas, que innoven y emprendan de manera permanente.
    Chapingo en México), así como el Centro Internacional de Agricultura Tropical. Con todas estas instituciones se desarrolla investigación en el contexto del cambio, recursos hídricos, el impacto de las plagas en los cultivos, experimentación productiva, investigación sobre semillas, etc. A partir del conocimiento que se genera en las investigaciones se identifican las oportunidades que se convierten en programas y proyectos de desarrollo. En estos proyectos se involucra a la comunidad joven, con prácticas innovadoras y también participan organizaciones comunitarias (comités de agua potable, cooperativas, etc.). Estos proyectos cuentan con el apoyo de los programas de cooperación, gobiernos municipales, empresas privadas, etc. El escenario se sigue ampliando, y a partir de la producción se generan los recursos y la materia prima para desarrollar programas emprendedores, valor agregado a la producción, la conexión con el mercado, etc., convergen con ASDENIC en este nivel instituciones con experiencia en el tema de emprendimiento como el Miller Center for Social Entrepreneurship en el Silicon Valey, de igual manera las universidades locales intervienen con jóvenes con talento y con visión emprendedora. “Esta iniciativa también se conecta con el mercado y con una razón muy justa, porque nos interesa mucho el impacto social”, comenta Díaz. ASDENIC también cuenta con un centro de formación con una visión eco-innovadora que busca generar capacidades resilientes al cambio climático, donde se experimenta, se aprende y se establece un diálogo permanente y motivador para ser un agente de cambio.
    El valor de lo intangible
    En ASDENIC se sienten muy orgullosos también de “La factoría del conocimiento”. Se trata de un laboratorio viviente de y para la actualidad en un modelo de trabajo que une a un equipo de personas de forma integral. Es una iniciativa que impulsa la Asociación y que convoca a jóvenes de diferentes disciplinas a reflexionar, a crear, a innovar, a gestionar conocimiento para que lo intangible se vuelva producto de valor. Que la factoría sirva a los jóvenes de la plataforma para innovar y emprender, que sirva de crecimiento técnico y científico para demostrar que en estos países el conocimiento está abocado al cambio, al desarrollo. Los productos del conocimiento están al servicio del desarrollo cultural, productivo, económico y material de la sociedad. A través de la investigación estos productos están aportando al valor agregado de la producción, desarrollo agroecológico, adaptación al cambio climático, formación de la juventud y desarrollo integral. El grupo de jóvenes que conforman este espacio saben que gestionar conocimiento es una actitud soberana y de autodeterminación en función del crecimiento de las organizaciones y del bien común.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *