Tu carrera pasa por liderar tu vida

¿Cómo orientamos a los jóvenes? ¿Cómo nos convertimos en sus cómplices? ¿Cuál es el futuro de las carreras? Mi hija se va a estudiar a la universidad el año que viene ¿Qué le aconsejo?

La inercia del pasado nos lleva a aconsejar a nuestros hijos de forma errónea acerca de la carrera más ventajosa para su futuro profesional. La buena fe y lo que fue seguro a veces no son los mejores consejeros.

El mundo cambia muy rápido y trastoca los esquemas y planes de vida rígidos, amenazando de forma severa las expectativas de futuro de nuestros jóvenes, que muchas veces asisten atónitos a los desfasados y bienintencionados consejos de padres y educadores.

montana
Premisas erróneas.
Estudia mucho y haz una carrera, tendrás garantizado un  buen futuro profesional. Es falso. Por supuesto que es positiva una sólida formación, pero no suficiente, eso era antes, ahora hay un periodo de inflación de títulos universitarios (demasiado papel oficial circulante que devalúa automáticamente su valor), este principio que rige en la economía también vale para las certificaciones. La titulitis está en regresión.

Las carreras de ciencias tienen salida, las de letras no. Esta es una herencia clara de la era industrial en la que los ejes de la economía giraban en torno a la industria.  Las necesidades de la sociedad del conocimiento son otras, incluso muchas profesiones de ciencias han quedado obsoletas al sustituir las máquinas las funciones de los profesionales que las ejercían. Esto no quiere decir que las carreras de ciencias no seguirán siendo importantes, pero esta regla no tiene la misma valencia.

Mi hija, que pronto irá a la universidad por decisión propia, tiene una inclinación natural hacia la música y una gran facilidad para los idiomas. Muchas veces le pregunto cúal es su pasión y me dice que aún no la ha descubierto, ante mi insistencia para que explore su vocación en torno a lo que se le da bien y disfruta, automáticamente me desautoriza y me dice que eso no tiene salida, que las salidas están en las ciencias ¿Pueden entender la frustración que siento después de dedicar los últimos 25 años de mi vida a romper con esta rigidez de esquemas? Le pregunto que a cuántos matemáticos o físicos conoce que se ganen la vida como físicos y matemáticos,  que seguro conoce a más músicos, creativos o artistas. Pero no resulta.

Rompe con los tópicos y sigue tu instinto. Persigue tu sueño.

No podemos adivinar el futuro pero sí explorar sus tendencias.
No podemos establecer a priori las carreras que tendrán éxito en cuatro o cinco años, es posible que lo que tiene mucho éxito ahora en cuatro años no exista o esté obsoleto. Para defendernos de esto solo tenemos las herramientas de la formación permanente, la flexibilidad y el permanecer alerta a la aparición de nuevas tendencias (escucha).

Sintoniza tu sueño con el signo de los tiempos.
Siempre hay un espacio para reenfocar tu pasión y crear las condiciones para que florezca. Piensa que ese trabajo no lo va a hacer nadie por ti, tú tendrás que crear ese hueco en el puzzle del futuro.

Disfunción entre mi pasión y mi profesión.
Mi padre me decía, estudia una carrera y consigue un buen trabajo, luego podrás hacer lo que quieres. Esto que funcionaba así, ahora es al revés: descubre tu pasión y vuelca tu vida en ella. El objetivo último de la educación y de las personas es alcanzar la felicidad. La felicidad no está al final, está en el camino.

Los rasgos que definirán el nuevo tiempo.
Aunque no podemos adivinar el futuro sí podemos determinar los rasgos que definirán el nuevo tiempo y que en consecuencia tendremos que cultivar: innovación, creatividad, liderazgo y emprendimiento. Quiere decir que independientemente de tu pasión, carrera o profesión, deberás desarrollar capacidades creativas y técnicas de innovación para reinventarte permanentemente, liderar tu vida y emprender de manera autónoma tu actividad buscando la forma de ganarte la vida con ella. Lo más seguro es que la vida no te la solucionará el gobierno, ni una empresa, ni tu familia. Deberás hacerte cargo de tu propia existencia, un duro trabajo que te traerá la recompensa de alcanzar la máxima expresión de la realización humana.

Conviértete en una oferta para el mundo.
En definitiva piensa que independientemente de lo que estudies, además de aprender todo lo relacionado con ese campo, y la flexibilidad para desaprender todos los conocimientos obsoletos, deberás enfocarte en todo momento en convertir lo aprendido en una iniciativa personal y profesional que deberás liderar y llevar a la práctica de manera autónoma. Mientras estés estudiando tu carrera deberás estar diseñando esto y por tanto buscando alianzas, equipos, proveedores, financiadores, prescriptores …. Y sobre todo clientes.

Desarrolla  una visión sobre el futuro.
Independientemente de lo que estudies, construye una visión por la que deberás guiarte, visualízate  en el futuro haciendo lo que te gusta realmente y en lo que eres feliz. Esa imagen construida por ti te iluminará cuando estés perdida, cuando te fallen las fuerzas, cuando dudes. Te dará seguridad, y además de servirte para crear tu identidad y valor de marca, sentirás que el universo es amigable y que la fuerza de la atracción universal actúa cuando la invocas.

Una misión y un plan.
A partir de la visión construye una misión y defínela en una frase que tenga una fecha de verificación . A continuación elabora un plan para llevarla a cabo. Todos los días haz algo, aunque sea poner un ladrillo en la construcción del edificio de tu proyecto vital. De vez en cuando mira para atrás y observa el camino recorrido, te reconfortará y dará sentido de dirección.

Crea una comunidad de personas trabajando juntas.
Sola no podrás hacerlo, una de las destrezas que deberás aprender será a crear una organización de personas trabajando cooperativamente donde todas ganen mientras tú construyes tu proyecto vital. Sé generosa con tu equipo y cuídalo como si de estrellas de cine se trataran.

Y esto tendrás que hacerlo mientras estudias porque lo que estudies no puede ser un fin en si mismo sino un medio para hacer lo que quieres.

Aprender a conversar.
Ya, ya… me vas a decir que esto es una tontería y que ya sabes hacerlo. Yo insisto, este es el saber central de nuestro tiempo y será más importante aún en el futuro. Si sabes manejar los actos del habla con maestría: declarar, afirmar, fundar juicios, pedir y prometer (hacer ofertas); si cultivas la escucha activa y la impecabilidad en tus actos haciéndote responsable de los compromisos que surgen al hablar, estás en la antesala de cumplir tu sueño.

Lidera tu vida.
También necesitarás aprender liderazgo, al menos para dirigirte a ti misma, y a coordinar al equipo de personas que tendrás que gerenciar para construir tu proyecto vital.

Si combinas todos estos ingredientes en aquello que te apasiona y para lo cual irás a la universidad a proveerte de conocimientos especializados, estarás sintonizando con las tendencias del nuevo tiempo.

Esto será parte del trabajo de los orientadores profesionales y laborales del futuro en coordinación con  ingenieros sociales, entrenadores personales, filósofos, coordinadores de acciones, aceleradores de innovación, neurocientíficos, descubridores de talento… ; exponentes de un cambio de paradigma radical sobre el sentido del trabajo, las profesiones y las carreras.

La nueva realidad romperá los axiomas  de nuestro antiguo entendimiento del  ser humano,  del “homo economicus” y “homo academicus”. Pasaremos a un nuevo paradigma en el proceso de hominización hacia el “homo emprendedoris”  y “homo liderensis”, una nueva cultura caracterizada por la formación permanente, la movilidad, la ubicuidad, la flexibilidad, la responsabilidad, la confianza, la impecabilidad, la acción, el riesgo, el atrevimiento, la osadía, la autonomía … serán valores esenciales de la nueva generación que se está gestando.

Todo esto no es fácil para los padres y las madres que desde nuestro agudo  instinto de protección queremos lo mejor para nuestros hijos con el menor riesgo y la máxima seguridad, en la búsqueda de una zona de confort que puede ser destructiva a la larga. Muchas de nuestras convicciones entran en flagrante contradicción con el nuevo signo de los tiempos. Definitivamente nuestro entendimiento del mundo se ha hecho añicos, no estamos en una crisis cuyo fin nos retornará a la realidad  del pasado, estamos en una nueva civilización con nuevas reglas que nos pueden gustar más o menos, pero que son las que definirán el campo de juego de nuestros jóvenes. Es el momento para que tomen el control.

Adelante!!!

Print Friendly

Un pensamiento en “Tu carrera pasa por liderar tu vida

  1. Pingback: La medicina para aprender y cambiar en 6 dosis | El blog de Juan Carlos Casco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *