La visión de la educación y el liderazgo desde la mirada de una estudiante de bachillerato.

La educación que tenemos se ha quedado obsoleta por completo para las necesidades del siglo XXI. Quizás los métodos que se aplican en la actualidad nos sirvieron en el pasado, pero el mundo ya ha cambiado y nosotros no somos capaces de adaptarnos a él.

imagen-claudia

La formación es totalmente imprescindible en nuestras vidas, pero hace tiempo percibí un grave problema: nuestra formación no se centra en los problemas de la actualidad, en el nuevo mundo en el que vivimos. No hay manera de salir de las viejas formas que a nosotros ya no nos sirven.

Analicemos la situación: la tasa de fracaso escolar en este país es espectacular. Pero ¿Alguien se ha preguntado por qué sucede esto? Se implantan nuevas leyes de educación, como si de una tómbola se tratase, sin analizar ni estudiar sus consecuencias. Los estudiantes no paramos de ser el conejillo de indias y el experimento para comprobar si unas medidas u otras funcionan.

En cuanto aparece un problema, lo solucionan de una manera muy sencilla y simplista.
Por ejemplo: si los  estudiantes se escapan del centro, ponemos verjas de tal manera que el instituto parezca más una cárcel que un centro educativo. Si los jóvenes no atienden a las clases porque utilizan el móvil o lo emplean para cosas tan negativas como el ciberbulling, la solución es prohibir los móviles. Si los niños no hacen las actividades ni estudian los exámenes,  nota a papá y a mamá para que pregunten a sus hijos en casa todos los días.

¿En serio esto es la solución? ¿Creen ustedes que esto es avanzar?

A día de hoy, la mayoría no tiene ni idea de lo que es la responsabilidad, no conocemos el concepto de autonomía, etc. No sé para lo que nos están preparando, pero desde luego, con estas formas, nunca llegaremos a ser personas independientes.

Una gran parte de los alumnos que se toman su formación en serio no son capaces de superar el fracaso, es tal la presión y la sobrecarga que cuando algo sale mal, caemos, y aquí llega el problema: nadie nos ha enseñado a no rendirnos, a seguir adelante, a levantarnos de nuevo, a intentarlo, a volver a caer y fallar mejor. Si fracasamos, todo el mundo recurre a lo fácil: no sirvo para esto, buscaré otra cosa, en algo podré llegar a destacar. Y podrán transcurrir los años pero si esa sigue siendo nuestra actitud, pasará nuestra vida y no lograremos que nos recuerden por absolutamente nada.

Tiendo a comparar la situación de la educación española con la finlandesa, pues es un sistema que admiro mucho. A parte de estar a la cabeza en resultados como las pruebas PISA, la tasa de fracaso escolar es mucho menor en comparación a la española (proporcionalmente).

Es una educación más personalizada que se centra en las necesidades particulares del alumno, entendiendo que cada persona es diferente, con necesidades y capacidades distintas. Además, está enfocada a fomentar los talentos del educando.

Por otra parte, no hacen ni la mitad de exámenes que hacemos nosotros, empiezan el colegio mucho más tarde, las materias son mucho más prácticas… Mientras que en este país, en pleno siglo XXI solo se califican y evalúan asignaturas que desarrollan un reducido conjunto de inteligencias, mientras que otras, para mí, igual de importantes, se infravaloran o ni siquiera se tienen en cuenta.

Si no te sometes a los viejos principios que te marca la educación no puedes ir a la universidad, objetivo de la gran mayoría de los estudiantes.

Estoy cansada de que esto sea así, en las aulas reina la desmotivación y el agobio, parece que todo el mundo asiste por obligación, cuando la educación debería ser oportunidad y la herramienta fundamental para alcanzar nuestros sueños. Pero ni de lejos es percibida como tal.

Despertemos de una vez y luchemos por cambiar la situación, porque al fin y al cabo esto acabará definiéndonos y nos limitará extraordinariamente. Estamos diseñados para ser grandes y para llegar lejos, si nosotros no estamos dispuestos a trabajar por conseguir nuestros sueños, otro nos contratarán para alcanzar los suyos.

Aprovecho la ocasión para ofrecerte mi libro, un libro que escribí pensando en la educación y en poder ayudar a otras personas a la hora de hacer realidad sus sueños.

Claudia Casco es estudiante de segundo curso de bachillerato y autora del libro LIDERA, HAZ REALIDAD TU SUEÑO.

boton-libro-lidera

http://juancarloscasco.emprendedorex.com/wp-content/uploads/2017/11/libro-claudia-isbn.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.