Hombre rico, hombre pobre. Una Guía para crear riqueza.

Y no me estoy refiriendo al tamaño de sus carteras, sino a la capacidad desigual de las personas para crear valor con sus conversaciones, y como esa función depende de la educación recibida en torno al manejo del lenguaje y sus códigos. Aprendamos a crear riqueza (física e inmaterial) con una sencilla guía.

hombre-rico-pobre

Puede que te suene grosero cuando lo escuches: hay habla de ricos y habla de pobres (personas que crean riqueza o pobreza con su conversar). Lo bueno es que puedes elegir tu propio registro en uno u otro dominio, ello condicionará por completo tu vida y los resultados que consigas. Desgraciadamente nuestro sistema educativo se diseñó para perpetuar las desigualdades y posicionar a la clase dominante en la parte superior de la pirámide social. Esto sin duda es una mala noticia, la buena es que esta lógica se puede cambiar.

Bernstein puso de manifiesto la existencia de los códigos lingüísticos. El restringido, que responde a una disposición servil en el mundo y hunde sus raíces en la Historia Antigua y Medieval, posicionando  a las clases trabajadoras en la base de la pirámide social; mientas que el elaborado abre posibilidades de crecimiento a quienes lo aprenden y ponen en práctica. La universalización de la educación constituyó una fantasía colectiva sobre la idea romántica del acceso igualitario de todas las personas a las mismas oportunidades, cuando en realidad supuso la masificación y aculturación masiva en el uso de códigos restringidos (la inmensa mayoría hemos sido educados en los esquemas de los códigos restringidos); mientras que los códigos elaborados sólo se aprenden en ciertos “santuarios” accesibles a ciertas élites. Estos procesos se transmiten a través de pedagogías visibles e invisibles, y condicionan por completo la vida y la productividad de las personas, individual y colectivamente.

Desde las poderosas bambalinas del poder (establishment) se ordena el mundo en dos grandes dominios que se hacen visibles en torno a dos estilos conversacionales: el dominio de las cosas importantes, reservado a un círculo restringido de personas que conocen ese poder y se lo arrogan; y el dominio de las cosas urgentes, en el que se mueve la mayoría de la sociedad en torno a los problemas del día a día. Cuando una persona decide dar un salto en su vida y cambiarse al código elaborado, se convierte en “rica”, cambiando su identidad y abriéndose al emprendimiento y el liderazgo.

Entonces ¿A qué código lingüístico pertenece la masa social que “disfruta” de las bondades del sistema educativo, en especial, la que tiene acceso masivo a la universidad? Pues claramente al código restringido. Realmente se trata de una clase social evolucionada de la clase trabajadora que con buen tino podríamos etiquetar como “neoproletariado ilustrado”, una gran masa de titulados con la cabeza llena de conocimientos teóricos pero incapaz de crear valor con ellos, que ha nacido con pedagogías visibles en torno a códigos restringidos y limitantes. Podemos observar como la universalización de la educación no ha venido acompañada del acceso democrático a las funciones poderosas de la misma para crear valor y transformar la realidad, más bien se diseñó para crear personas obedientes enfocadas al trabajo estandarizado y a los problemas cotidianos de la vida.

La función trascendental del lenguaje no está en describir el mundo y transmitir información, sino en la capacidad para generar nuevas realidades. Veamos el estilo de conversar que caracteriza a los códigos restringidos y elaborados.

Estructura de las conversaciones limitantes (código restringido).

Emocionalidad: dominan los sentimientos relacionados con el miedo, la resignación, el resentimiento, la envidia, … Remiten al entendimiento de un Universo escaso.

En cuanto a su apertura: son locales, limitantes, cerradas, necesitan del permiso y las reglas, invitan a la inacción … Remiten a pedagogías visibles guiadas por las normas y los estándares cerrados que han aniquilado las funciones creativas y emprendedoras de los individuos.

Los efectos que producen: desconfianza, individualismo, competición, insatisfacción, aversión al riesgo, temor al cambio… Reproducen escenarios donde la desconfianza es la moneda común.

Generan un conversar pobre y prolijo en juicios negativos, reproducen los valores de la arquitectura social que perpetúan… impiden la eclosión de la creatividad, la innovación, el emprendimiento, el liderazgo, la colaboración, la coinvención…

Producción de resultados: baja producción, progresión aritmética, reproducen estándares…

El patrón de las conversaciones limitantes: “Yo soy así … La vida está mal y puede ir a peor… Los otros tienen la culpa de lo que a mí me pasa…. No tengo suerte como otros …. Con la crisis que hay poco se puede hacer …. Mejor esperar a que cambie el gobierno …. Nuestra vida está dirigida por otros … Aquí cada uno va a lo suyo …. Mejor hacerlo solo …. Más vale pájaro en mano que ciento volando … Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer …. Todo está inventado y ahora viene ese a descubrir América … Mejor transitar caminos conocidos …. No sé por dónde avanzar y necesito que alguien me marque el camino….” Y en este triste conversar de “pobres” diseñado desde las esferas de la tradición histórica y religiosa, acabamos malgastando nuestra existencia y creando un círculo vicioso de insatisfacción donde encallamos nuestra vida y la de nuestras organizaciones. Si mi hablar es pobre, creará mi pensamiento (también pobre) y definirá los resultados de mi vida (pobres); la pobreza (de espíritu, de acción…) es un proceso que se desencadena y perpetúa en el lenguaje y su poder generativo.

Estructura de las conversaciones poderosas (código elaborado).

Emocionalidad: dominan los sentimientos relacionados con la serenidad, la ambición, la decisión…. Remiten a la cosmovisión de abundancia en el Universo.

En cuanto a su apertura: son universales, abiertas, no necesitan del permiso, invitan a la acción … Remiten a pedagogías invisibles, donde los individuos han sido entrenados en la creatividad, la acción y la transformación.

Los efectos que producen: confianza, cooperación, satisfacción, aceptación del cambio… Crean espacios donde fluye la confianza y se libera acción para enfrentar grandes retos.

Generan un conversar rico y abierto a posibilidades, inventan nuevos espacios de juego donde se abre camino la creatividad, la innovación, el emprendimiento y el liderazgo.

Producción de resultados: alta producción, progresión geométrica, creación de nuevos modelos y sistemas….

El patrón de las conversaciones poderosas: “Yo puedo cambiar … Puedo aprender … Las circunstancias no son buenas pero juntos podemos cambiarlas… Juntos podemos crear abundancia … Juntos podemos hacer una diferencia … Otros en peores condiciones lo hicieron posible…. Intentémoslo una vez más …. Quien no arriesga no gana … Probemos nuevas cosas… Soy responsable de mis actos … Cuando me equivoco lo vuelvo a intentar y aprendo … Dejemos los caminos transitados y exploremos otros nuevos…..” Y en este conversar se crean horizontes de posibilidades y se abren espacios emocionales de alta energía que generan acción, movilización e influencia. Un entrenamiento permanente en este conversar cambia la identidad de la persona y la organización, generando todas las fuentes de capital (emocional, relacional, cliente…) que posibilitan que las cosas buenas e importantes de la vida ocurran.

El código lingüístico en el que te muevas y los patrones conversacionales que están asociados a él, cambian por completo la química del cerebro del que habla y del que escucha.

Tú decides el patrón conversacional que vas a aprender y poner en práctica en tu vida, de ello dependerá por entero tu identidad y los resultados que obtendrás.  Al principio no te resultará fácil pues el dominio de las conversaciones sociales pertenece al lenguaje de pobres (pobres con dinero y sin él). Como norma general, te voy a proporcionar una fórmula infalible para hacer crecer tu influencia, es la fórmula 1/5: cada vez que mantengas 1 conversación pobre, tendrás que contrarrestarla con 5 conversaciones ricas. Cuando este patrón esté ajustado, tu vida habrá cambiado.

El aprendizaje también te servirá para identificar los espacios, las personas y las organizaciones que pertenecen al mundo de lo pobre, rápidamente podrás etiquetar los espacios para tu crecimiento y crear tus relaciones personales y profesionales con otras personas abiertas al aprendizaje, el cambio y la transformación. Y a su vez, alejarte de los páramos yermos donde habita la resignación y la desconfianza.

Recuerda que atraes a tu vida a gente que es como tú (atraemos lo que somos), y si quieres llamar a la  riqueza, tu conversar es la antena para la conexión con gente valiosa.

GUÍA PARA ABRIRTE A LAS CONVERSACIONES PODEROSAS.

Nuevamente volvemos a recurrir al modelo de Emprendedorex para abrirte al crecimiento, esta vez nos vamos a focalizar en las conversaciones que crean la apertura para desarrollar los 9 Niveles de excelencia en las personas y las organizaciones.

celula

Conversaciones para crear DIRECCIÓN.

“Hablemos del futuro, de lo que puedo hacer, de lo que podemos hacer juntos … Inventemos la dirección …. Marquemos el rumbo …. ¿Hacia dónde dirigimos la organización? ¿Qué queremos ser en los próximos 10 años? ¿Cuál es la visión compartida de la organización y de su futuro? ¿Qué misión nos damos? ¿Cuáles son nuestros objetivos? ….”

Conversaciones para crear RELACIONES INTERNAS.

“Formemos equipo … Juntos podemos crear más valor que por separado … Establezcamos lo que pone y lo que gana cada uno …
¿Cómo nos coordinamos? ¿Qué normas nos damos? ¿Cómo vamos a vigilar el cumplimiento de los compromisos? ¿Qué rol va a ocupar cada persona del equipo? ¿En quién se delega la dirección?…”

Conversaciones para trabajar las EMOCIONES.

“Hablemos de nuestras motivaciones …. De lo que nos hace felices y de lo que nos incomoda … ¿Qué puedo hacer para ayudarte? ¿Cuál es el estado de ánimo que nos define? ¿Cómo podríamos cambiarlo a mejor? …”

Conversaciones para crear RELACIONES EXTERNAS.

“Hablemos de las relaciones que mantenemos con otras personas y organizaciones … Visualicemos nuestro mapa de relaciones… Inventemos nuevas relaciones … Atraigamos a otras personas y organizaciones … ¿Con cuántas personas y organizaciones mantiene relaciones tu organización? ¿Qué personas y organizaciones podrían ser útiles para tu organización? ¿Qué conversaciones podrías mantener con otras personas u organizaciones para invitarlas a formar parte de la red?…”

Conversaciones para mejorar el TRABAJO.

“Hablemos de los resultados que producimos con nuestro trabajo … Comprometamos nuestra acción para producir mejores resultados … Abrámonos al aprendizaje… ¿Cuál es nuestro grado  de satisfacción con el trabajo que realiza la organización? ¿Cómo crees que podría mejorar el trabajo? ¿En qué procesos entiendes que se están cometiendo fallos? ¿Qué valoración tienen los clientes con los productos/servicios de la organización?…”

Conversaciones para producir RENOVACIÓN.

“Hablemos de hacer cosas nuevas … De las prácticas que podemos cambiar … Del plan para hacerlo … ¿Tu organización se mueve y evoluciona? ¿Hay espacios y momentos para la participación? ¿Se tienen en cuenta las ideas y los aportes de las personas? ¿Cómo se podría mejorar la participación?…”

Conversaciones para producir APRENDIZAJE.

“Hablemos de las cosas nuevas que podemos aprender … De nuestra disposición para aprender … ¿Los procesos de formación y entrenamiento actuales son efectivos? ¿Qué compromisos vamos a adoptar para el aprendizaje permanente? ¿Qué nuevas competencias debemos incorporar?  ¿Qué espacios y momentos vamos a instituir para la formación y el entrenamiento? …”

Conversaciones para trabajar la PLANIFICACIÓN.

“Hablemos de cómo establecemos los pasos y ponemos los hitos para alcanzar nuestra visión y misión compartida … Diseñemos la hoja de ruta … Hagámoslo juntos … Hagámoslo de forma flexible … Reunámonos de forma periódica para proponer y explorar escenarios alternativos … ¿Tienes un plan para tu vida? ¿Conoces la planificación de tu organización para los próximos años? ¿Has participado en su diseño?…”

Conversaciones para mejorar la EVALUACIÓN.

“Hablemos de cómo medimos los resultados que obtenemos … De los procesos que debemos de implementar para mejorar nuestro desempeño … ¿Estamos consiguiendo nuestros objetivos? ¿La organización mide los resultados que va obteniendo? ¿La organización tiene un plan de evaluación y seguimiento? ¿Cuántas personas participan en el mismo? ¿Cuántas veces se reúne el equipo para evaluar?…”

Recuérdalo, si cambias tus conversaciones, cambias tu identidad y los resultados que produces en la vida. Si tu vida es pobre, puedes dar un salto y cambiar de registro para hacerla rica.

No malgastes tu tiempo.

Adelante!!!

Artículos relacionados:

Palabras clave: hombre rico, hombre pobre, guía para conversar, registros lingüísticos, protocolos conversacionales, códigos restringidos, códigos elaborados, liderazgo, dirección, gerencia, emprendimiento, aprendizaje, Bernstein, educación, pedagogías visibles, pedagogías invisibles, Juan Carlos Casco, Emprendedorex

5 pensamientos en “Hombre rico, hombre pobre. Una Guía para crear riqueza.

  1. GUILLERMO

    Excelente tu post..me entusiasmo,me creo un sentimiento progresivo de bienestar a medida que lo estaa leyendo y a su ves me identificaba en mis partes pobres y mi parte rica….Gracias por compartir me sirvio de mucho y lo tengo como manual para empesar el cambio ya….Quisiera que me enseñaras mas para cambiar mi vida y mis objetivos..Gracias

    Responder
  2. Pingback: Reprograma tu vida. Las conversaciones que cambian la química de tu cerebro. | El blog de Juan Carlos Casco

  3. Pingback: Eso son excusas! | El blog de Juan Carlos Casco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *