Hacia el éxito desde la confianza.

Hoy voy a aportar algunas ideas que te van a interesar cuando emprendas o cuando continúes el camino  hacia tu éxito.

Y hablaré aquí:

  1. De tus barreras autolimitantes
  2. El descubrimiento de tu pasión
  3. El vivir en espacios positivos.

gasalla-art7-exito-confianza

  1. Tus barreras autolimitantes.

¿Qué creencias sobre ti mismo te limitan?

Nuestras creencias son como pensamientos que han asentado “sus reales” en nuestra cabeza y limitan  nuestra capacidad de ver la realidad con ojos limpios y abiertos a lo nuevo, a lo diferente, a lo actual.

Es importante tomar conciencia de esos “seres vivos “que pululan por nuestra mente y saber que podemos “domesticarlos “y hacer que estén a nuestro favor y no como atormentadores   (“la loca de la casa”, decía mi padre )o limitadores de lo que somos capaces de hacer en la vida.

Ahí están nuestras primeras y grandes murallas que tendremos, primero, que identificarlas y luego saltarlas. Después, todo es mucho más fácil. Y no permitas eso sí que tus éxitos se te suban a la cabeza pero aún menos que tus derrotas inunden tu corazón.

“Nadie será gigante si se tiene por pigmeo, porque la estatura es siempre según el modelo y el modelo es la visión interna”

Marden

Quítate el vicio, manía o costumbre de auto culparte. Piensa que no es un gran logro considerarse el más responsable de todos los humanos. Haz lo mejor que puedas. Pon todo tu esfuerzo en ello pero no te culpabilices si no eres perfecto.

O es que, ¿pretendes ser perfecto? ¡Qué peligro!

  1. El descubrimiento de tu pasión.

¿Qué es lo que te mueve, te impulsa?.

Acostúmbrate a ser el mejor amigo de ti mismo. Es importante que seas consecuente con tu estilo de vida, el que tú hayas elegido. Y ahí coloca toda tu pasión.

 No necesitas, la mayoría de las veces, lo que otros quieren que compres. Ni siquiera lo que a otros puede que haya funcionado ni lo que está de moda o parece que produce bienestar. Cada uno es diferente, es singular y tiene que apostar por sí mismo, no por el otro, sea quien sea. Su padre, su madre o su tía Enriqueta.

En el día a día cada uno es su principal juez. Así, cada noche es preciso reflexionar sobre cómo hemos ido fluyendo según nuestro sentido de vida, nuestro propósito vital. Cada decisión es un paso por el camino que hemos elegido y está claro que en ocasiones sentimos que vamos hacia atrás o que hemos perdido la ruta que habíamos elegido. No importa, es cuestión de pararse y ver qué sucede y que podemos hacer… Y reemprender, recomenzar el camino mirando hacia delante.

Cuando te enfocas en lo que sientes por dentro, en lo que te apasiona no vas a sentir el esfuerzo. Y te vas a dedicar intensamente poniendo todo tu interés y persistiendo. Y te hará sentirte bien contigo mismo y con tu realidad y querrás desafiarte siendo aún mejor en lo que haces. Buscando siempre el dominio y la mejora continua. Y no aparecerá cerca de ti el aburrimiento, la apatía ni el tedio. Te sentirás con las pilas cargadas siempre…o casi siempre. Por eso es tan importante, de continuo, buscar nuestra propia identidad, reconocernos en ella y tirar apasionadamente de ella.

Así, trata de renunciar a hacer, si es que puedes, aquello que no te gusta hacer, aquello que te hace sentir mal en cada momento. Acéptalo cuando no tienes más remedio o estás en transición y necesitas pasar temporalmente por ello. Pero, enseguida maniobra hacia tu pasión.

Eres tan grande como pretendas serlo. Pero para eso es preciso que así lo creas. Tú eres el que rompes tus barreras mentales. Ya sabes, para ser grande busca pensar en grande y convivir con gente grande.” ¡Que haberla hayla!”.

¿Ya sabes lo que te apasiona?

  1. El vivir en espacios positivos.

¿Cómo te aproximas a lo positivo y te alejas de lo negativo?.

Mantén una buena red de apoyo. Trata de estar en comunicación con las personas importantes en tu vida. Te ayudarán a mantener una actitud positiva.

 Y aléjate de aquellos que te puedan hacer daño. Y, ojo, pueden ser amigos o incluso familiares que hacen, consciente o inconscientemente, que disminuya tu autoconfianza. Y si tienes que romper alguna relación antigua, hazlo. Lo importante es que no te rompas tú.

Y busca estar lo más a menudo que puedas con personas que te hagan sentirte bien, que te eleven el espíritu, que te hagan sentir que con ellos que fluye el amor.

“Elija ser positivo. Usted tiene esa opción, es el dueño de su actitud. Elija ser positivo, constructivo. El optimismo es el hilo conductor hacia el éxito.”

                                                                                       Bruce Lee

Y rompe también con cosas, con objetos. Primero, pregúntate cuáles te traen malos recuerdos o te hacen sentir mal. Sepárate de ellos. Después, vete quitando cosas que te sobran. Cosas que te crean desorden alrededor. Que ponen más peso en tu vida.

Lo que nos rodea nos influye. Así, convivir con gente mejor nos hace mejores. Los referentes nos contagian, nos animan, nos desafían.

¿Puedes prescindir de personas y cosas? ¿Cuándo puedes comenzar a actuar?

José Maria Gasalla.

Conferenciante, escritor y profesor de DEUSTO Business School.

www.gasalla.com

Redes Sociales: Linkedin, Twitter, YouTube, Facebook, Instagram.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *