El test de la pobreza.

¿Quieres saber si eres pobre? ¿Te gustaría saber qué potencial de mejora tienes? ¿Quieres convertirte en fuente de creación de abundancia en todo lo que haces en la vida? ¿Qué pensamientos traen escasez a tu existencia? La pobreza es un estado mental que acaba creando una realidad física de escasez, por eso es muy importante saber si tienes el virus para poner un parche y sacarlo de tu cabeza.

test-pobreza

Observamos el mundo y distinguimos personas que son fuente de creación de valor (amor, bienestar, optimismo, confianza, abundancia…); y otras por el contrario devalúan todo aquello donde se hacen presentes, produciendo desapego, desasosiego, pesimismo, desconfianza, escasez.

Por eso es muy importante que te sometas al test de la pobreza, porque si identificas las causas y los factores que te impiden crear abundancia y valor, puedes cambiarlos por otros para experimentar un crecimiento exponencial como persona y convertirte en generadora de valor en todas las direcciones.

La pobreza tiene su origen en las creencias limitantes que nos inculcan.

La pobreza tiene su origen en nuestras creencias sobre la esencia de nuestro ser y del mundo. Si en mi interior resuenan las voces : “yo soy así, el mundo es así”, e interpreto ambas realidades como acabadas, sobre las que no tengo influencia, me convierto en pobre de manera automática, porque anulo mi capacidad de margen de mejora, desde ese posicionamiento ¿para qué me voy a esforzar? ¿Para qué voy a aprender? La puerta a la pereza, la procrastinación y la desidia está abierta.

La pobreza se atiza desde las creencias culturales y religiosas, la resignación es un sentimiento que se alimenta desde algunas tradiciones como el cristianismo. Por el contrario, algunas de sus derivadas como el calvinismo estimulan la riqueza material, hasta los extremos que bajo esta fe, las personas que alcanzan la salvación son reconocibles en vida por su fortuna en los negocios. No conozco mejor estímulo a la creación de empresa y actividad económica (¿quién no se arriesga en vida a ser próspero en los negocios para garantizarse la salvación eterna? Calvino era un tío inteligente, basta observar los países y comunidades donde se implantó su credo para darse cuenta del efecto transformador de sus ocurrencias.

Pero cuando estoy hablando de riqueza y pobreza no me refiero a ricos y pobres por el tamaño de sus carteras, sino a la postura y actitud del ser en el mundo (aunque esa actitud puede condicionar directamente la riqueza material que una persona crea a lo largo de su vida).

Ahora realiza el test de la pobreza.

Solo tienes que responder a una serie de preguntas. Pon delante de cada una de ellas las palabras siguientes, según corresponda: PIENSO QUE , CREO QUE, ESTOY CONVENCIDO QUE, DIGO A MENUDO QUE.

Soy y estoy hecho/a de una determinada manera ……………………….. SÍ/NO.

No puedo cambiar la manera de la que estoy hecho/a ………………………… SÍ/NO.

En el mundo las cosas son como son ……………………….. SÍ/NO.

El mundo es de una determinada manera que no se puede cambiar ……………………….. SÍ/NO.

No puedo cambiar las circunstancias ……………………….. SÍ/NO.

El mundo es fuente  de escasez ……………………….. SÍ/NO.

Las posibilidades que me ofrece la vida son muy pocas ……………………….. SÍ/NO.

Los tiempos que vienen son malos ……………………….. SÍ/NO.

Tengo más conversaciones negativas que positivas ……………………….. SÍ/NO.

Hablo más veces del tiempo pasado que del futuro ……………………….. SÍ/NO.

Dedico mucho tiempo a pensar y poco a actuar ……………………….. SÍ/NO.

Me disgusta el éxito ajeno ……………………….. SÍ/NO.

No me alegro de las cosas buenas que pasan en la vida ……………………….. SÍ/NO.

La mayoría de mis relaciones son negativas o tóxicas ……………………….. SÍ/NO.

La gente es mala y va a lo suyo ……………………….. SÍ/NO.

No se puede confiar en la gente ……………………….. SÍ/NO.

No estoy legitimado/a para hacer cosas importantes ……………………….. SÍ/NO.

Necesito pedir permiso para poder justificar mis acciones ……………………….. SÍ/NO.

Actúo sólo cuando me siento autorizado/a por los demás ……………………….. SÍ/NO.

No me doy permiso para hacer cosas nuevas ……………………….. SÍ/NO.

Me cuesta mucho trabajo hacer cosas nuevas ……………………….. SÍ/NO.

Decido hacer algo sólo cuando estoy muy seguro/a ……………………….. SÍ/NO.

Mi vida se consume en esperar y esperar ……………………….. SÍ/NO.

No sé qué hacer con mi vida ……………………….. SÍ/NO.

No hago las cosas hasta que se den todas las condiciones favorables  ……………………….. SÍ/NO.

No me lanzo a hacer las cosas hasta que no tengo todas las repuestas ……………………….. SÍ/NO.

Espero que las circunstancias cambien para actuar ……………………….. SÍ/NO.

No intento que las circunstancias cambien para actuar ……………………….. SÍ/NO.

Mi vida es irrelevante (pienso que no dejaré ningún legado importante) ……………………….. SÍ/NO.

Las cosas que no funcionan, son problemas, detrás no hay posibilidades ……………………….. SÍ/NO.

No tengo una visión personal del mundo y el futuro ……………………….. SÍ/NO.

No hago ofertas a otras personas ……………………….. SÍ/NO.

Prefiero no pedir a otras personas que hagan cosas para mí ……………………….. SÍ/NO.

No tengo una visión clara de lo que quiero ser en 10 años ……………………….. SÍ/NO.

No tengo una red de personas y relaciones para colaborar y hacer cosas en común ……………………….. SÍ/NO.

No genero satisfacción con las cosas que hago ……………………….. SÍ/NO.

La gente no suele confiar en mis propuestas ……………………….. SÍ/NO.

No suelo hacer cosas nuevas, hago las mismas cosas de siempre ……………………….. SÍ/NO.

No tengo un plan para aprender y renovarme ……………………….. SÍ/NO.

No planifico mi vida, espero que las cosas ocurran y luego improviso ……………………….. SÍ/NO.

No analizo, evalúo o mido mis resultados ……………………….. SÍ/NO.

Tengo una visión pesimista del mundo ……………………….. SÍ/NO.

Hay razones para ser pesimista sobre el futuro ……………………….. SÍ/NO.

No estoy comprometido con una causa o con un proyecto vital ……………………….. SÍ/NO.

Tengo mala suerte ……………………….. SÍ/NO.

Merezco más que otras personas ……………………….. SÍ/NO.

Otras personas consiguen lo que quieren sin hacer méritos ……………………….. SÍ/NO.

Tengo los pies en el suelo y no ambiciono grandes cosas ……………………….. SÍ/NO.

Prefiero ser humilde en todo, aceptar lo que tengo y no aspirar a más ……………………….. SÍ/NO.

La gente no es de fiar ……………………….. SÍ/NO.

Prefiero hacer todo por mí mismo sin contar con nadie ……………………….. SÍ/NO.

Como pienso que todo puede ir a peor, arriesgo lo mínimo ……………………….. SÍ/NO.

Mi principal ocupación es que no me engañe nadie ……………………….. SÍ/NO.

Acepto lo nuevo cuando esté bien comprobado que funciona ……………………….. SÍ/NO.

Nuestra vida la dirigen otros ……………………….. SÍ/NO.

Preguntas sobre tus conversaciones. Habitualmente dices cosas como estas ¿Te reconoces en varias de estas formas de hablar?

Yo creo que… me da la impresión que… a lo mejor resulta…. por ahí andan diciendo ……………………….. SÍ/NO.

No merece la pena el esfuerzo…. al final todo sigue igual… al final serán otros los que ganen ……………………….. SÍ/NO.

Hay que tener cuidado…. son malos tiempos… y pueden venir otros peores… yo no lo haría ……………………….. SÍ/NO.

Demos el paso cuando estemos totalmente seguros…. hay que pensarlo muy bien… podemos fracasar… esperemos que lo hagan otros…más vale pájaro en mano… solo hay que mirar al pasado… los experimentos con gaseosa… lo hago por tu bien ……………………….. SÍ/NO.

No, es que tú me dijiste …. es que yo interpreté… tú no entendiste… es tu culpa ……………………….. SÍ/NO.

Eso ya lo pensé yo … yo sabía que eso no funcionaría… ya lo dije yo…  yo fui el primero en ponerlo en marcha (cuando la cosa funciona)… y todo gracias a mí ……………………….. SÍ/NO.

Sí, peeero… es que… eso es muy difícil… no cuentes conmigo ……………………….. SÍ/NO.

Yo soy así … La vida está mal y puede ir a peor… Los otros tienen la culpa de lo que a mí me pasa…. No tengo suerte como otros …. Con la crisis que hay poco se puede hacer …. Mejor esperar a que cambie el gobierno …. Nuestra vida está dirigida por otros … Aquí cada uno va a lo suyo …. Mejor hacerlo solo …. Más vale pájaro en mano que ciento volando … Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer …. Todo está inventado y ahora viene ese a descubrir América … Mejor transitar caminos conocidos ……………………….. SÍ/NO.

Yo hacía…Yo era…Yo hubiera hecho… Yo haría… Yo habría ……………………….. SÍ/NO.

Ahora analiza tus respuestas, cada afirmación es un indicador que te empuja hacia la pobreza. Lo bueno es que lo tienes ya identificado y puedes cambiarlo. Pero este esfuerzo solo será útil si arreglas tus fundamentos existenciales en torno a la creencia en tu propio ser como inacabado y abierto al aprendizaje, el emprendimiento y la transformación, de lo contrario estás condenado a ser pobre. Un giro ontológico en toda regla desde la creencia y la convicción férrea de que puedo cambiar como persona e incidir en el curso de los acontecimientos (yo puedo aprender, yo puedo cambiar, yo puedo innovar, yo puedo emprender, yo puedo liderar, yo puedo contribuir a un mundo mejor…).

Esa es la palanca que activa todas las fuerzas para la creación de riqueza y abundancia en el universo. Condiciona por completo nuestra emocionalidad: si pienso que la realidad no se puede cambiar, abro el espacio emocional para que me habite la resignación, el resentimiento, la envidia, el miedo, la pereza, la tristeza, la desconfianza, la inacción …; si pienso que soy fuente de cambio se abre ante mí la ambición, la resolución, la confianza, la serenidad, la alegría, la acción.

Nuestras emociones (fortaleza emocional) se sustentan en nuestras convicciones, y a partir de ahí construimos una vida pobre o rica.

Hasta que no arregles este conflicto interior, no intentes corregir el resto de pensamientos, actitudes, comportamientos y formas de hablar que te precipitan directamente a la pobreza, porque el esfuerzo será titánico e inútil. En cada movimiento, en cada paso, tu mente interpelará a la pregunta originaria en sus diversos enunciados: ¿puedo mejorar? ¿Me puedo transformar? ¿Puedo influir? ¿Puedo crear valor?…

Luego cuando lo tengas resuelto, podrás abrirte paso de manera imparable y trabajar sobre cada una de las cuestiones que traban tu trayectoria a la riqueza, dejando atrás todas las trampas que tu cultura y creencias limitantes levantaron ante ti como un baluarte infranqueable. Serás ya una persona nueva y en crecimiento, capaz de generar valor para ti misma y para los demás.

No hay tiempo que perder.

Adelante!!!

Artículos relacionados.

Print Friendly, PDF & Email

4 pensamientos en “El test de la pobreza.

  1. Capitán Chanfaina

    La pobreza no es un estado mental. Tampoco es “un virus” que tienes que sacar de tu cabeza. Creo que debemos abandonar este tipo de pseudo-psicología que culpabiliza al que no tiene empleo. Las razones del desempleo son muchas y en la mayoría de los casos no se corresponden con el análisis que haces de la realidad laboral.

    Responder
  2. Juan Carlos Casco

    Estimado Señor.
    Mi sincero agradecimiento por hacernos llegar sus puntos de vista acerca del tema en cuestión, que aunque discrepantes, me parecen de interés para ensanchar el debate. Gracias de nuevo por participar en nuestro blog. Adelante!!!

    Responder
  3. Capitán Chanfaina

    Estimado Juan Carlos,
    ¿Me puede decir en qué le parecen discrepantes los puntos de vista? Lo digo para ensanchar el debate sino me resulta complicado saber sobre qué debatir y cómo ensancharlo. Para animar el debate un poco le preguntaría, ¿acaso cree usted que es pobre el que se lo merece? ¿Cree que es pobre aquel que no se lo ha trabajado suficiente porque este sistema proporciona las mismas oportunidades a todos?

    Gracias, estimado señor Juan Carlos Casco

    Responder
    1. Juan Carlos Casco

      Estimado Señor.
      La mirada desde la que abordamos la pobreza conecta con un diseño planificado para reproducir ese patrón. Un fenómeno que se codifica y programa desde la educación para perpetuar las desigualdades y el estatus quo.
      Le invito a que profundice en el tema en este artículo: http://juancarloscasco.emprendedorex.com/nos-educan-para-ser-pobres/
      Agradeciéndole de nuevo el interés y seguimiento de nuestro blog, que también es el suyo. Gracias y Adelante!!!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *