Historia del futuro de Extremadura. Extremadura 2050 de espectadores a protagonistas del cambio. (Capítulo 1 de 6)

La mejor forma de construir el futuro es inventarlo.

¿Pero quién se está ocupando en este momento de esa decisiva tarea? Las instituciones y organizaciones que deberían hacerlo están demasiado ocupadas en gestionar un presente que se desborda, en un momento álgido donde los mundos que conocemos se agitan y desaparecen mientras aparecen otros nuevos. Nuestras visiones y modelos tradicionales están agotados, necesitamos nuevos referentes para seguir avanzando, esquemas nuevos para tiempos nuevos desde un enfoque disruptivo. Diseñando hoy el futuro de Extremadura desde un nuevo paradigma, abróchense los cinturones, vamos a despegar.

Extremadura tiene la oportunidad histórica de convertirse en protagonista de su futuro en un contexto global de cambio, donde el statu quo y los equilibrios se están rompiendo y los roles y relaciones de poder de los países y las regiones se están redefiniendo. Como ocurrió en los albores de la Revolución Industrial y en todo cambio de era, asistimos a un nuevo escenario de juego con nuevas reglas, las cartas se están repartiendo de nuevo en este momento, y Extremadura puede tener un papel destacado en el nuevo concierto si sabe leer el signo de los tiempos y adoptar una estrategia correcta de adaptación al cambio.

Todo pueblo próspero necesita construir una historia de su futuro, una historia compartida por su gente que defina con emoción lo que las personas  van a ser y hacer juntas en torno a una visión común. Un relato en el que tienen cabida todos los sueños y aspiraciones individuales dentro de una unidad de acción colectiva, donde todos y todas nos sintamos partícipes de una gran obra que nos convoca a la acción para hacer algo grande juntos.

En este trabajo te presentamos un viaje de Extremadura hacia el 2050 desde el análisis de los grandes cambios que estamos viviendo, los movimientos que se están produciendo en nuestros mundos conocidos, las fronteras del conocimiento y las nuevas realidades que nos traen, los escenarios posibles que se nos abren, el futuro de Extremadura en la Cuarta y Quinta Revolución Industrial, el mundo del trabajo… una hoja de ruta con un conjunto de acciones estratégicas para colonizar el futuro.

Ubicuidad, movilidad, big data, hiperconectividad, hiperrealidad van a formar parte muy pronto de nuestras actividades y cotidianidad.

La convergencia tecnológica está generando un campo infinito de desarrollos y posibilidades para Extremadura.

La impresión 3D y su aplicación a todos los campos, la fabricación de biomedicinas y nuevos principios activos, bioalimentos, producción de nuevas experiencias sensoriales… nos abren todo un futuro lleno de posibilidades. La Cuarta Revolución Industrial ya está aquí, partimos de cero con las ventajas que esto conlleva.

Telepresencia holográfica, transmisión de comunicaciones en imágenes 3D, representaciones tridimensionales que se pueden ver y manipular desde todos los ángulos, vehículos que se conducen solos, naves no tripuladas surcando nuestros cielos, tecnificación total en los cultivos, robots en todas las actividades, chabots que nos prestan todo tipo de servicios y acompañan en nuestros recorridos turísticos… Todas ellas son realidades del presente que podemos incorporar a la región, abriéndonos a un universo de nuevas posibilidades; un pequeño botón de lo que ya está aquí, todo un conglomerado de piezas que se amontonan a nuestro alrededor para ser utilizadas en la construcción de la Extremadura del 2050.

Estamos llamados a jugar un papel protagonista en la economía verde y circular, economía del conocimiento, especialización inteligente, economía de la experiencia, economía plateada, movimiento slow…

Apuntamos a un mundo que va mucho más allá de las actividades económicas tradicionales, nos deslizamos a un futuro revolucionario caracterizado por tecnologías disruptivas para la producción de carne sin animales, plantas sin suelo, animales portadores de órganos humanos para trasplantes, incorporación de los procesos de fabricación de la Cuarta Revolución Industrial al mundo rural, Fab Lab diseminados y especializados  en el territorio para la producción de cualquier objeto imaginable (impresión 3D de todo tipo de alimentos, vehículos, órganos humanos, casas, robots que se fabrican solos…), fabricación de bioalimentos y biomedicinas, producción, almacenamiento y distribución de energías limpias, restauración, conservación y puesta en valor de ecosistemas naturales, implantación de sumideros de carbono, industria del ocio y provisión de servicios especializados para ciudadanos de otros países y continentes (en especial del mundo urbano), industrias de creación de experiencias únicas asociadas a la historia, la naturaleza, la gastronomía… hibridando tecnología y realidad.

Un futuro apasionante nos aguarda si somos capaces de cultivar un sueño colectivo en el que todos y todas somos protagonistas y estamos dispuestos cada uno de nosotros y nosotras a escribir una página personal en esta nueva singladura, un viaje emocionante en el momento más trascendente de la historia de la Humanidad que nos llevará de ser una comunidad replegada sobre sí misma a una comunidad pionera y abierta al mundo.

Una leyenda negra creó la falsa historia que los extremeños no somos capaces de hacer grandes cosas, se equivocó. Hoy iniciamos una nueva andadura hacia la conquista de nuevos mundos. Un día fuimos parte importante de la gran epopeya americana en el siglo XVI, volveremos a lograrlo en el siglo XXI haciéndonos presentes con fuerza en los nuevos mundos que se abren en nuestro horizonte. Hemos pasado mucho tiempo en la nevera y traemos fuerzas renovadas, nuestra voluntad es inquebrantable.

¿Quieres viajar con nosotros? Si te interesa, a continuación tienes una historia del futuro de Extremadura, un resumen del libro que lleva por nombre el mismo título y que desde Emprendedorex hemos escrito para ti con la inestimable ayuda de las reflexiones de cientos de personas y organizaciones con las que hemos compartido proyectos en los últimos años, y  a las que públicamente queremos dar las gracias. Un nuevo tiempo se abre ante nuestra mirada. Adelante!!!

Seguir leyendo…..

Historia del futuro de Extremadura. Extremadura 2050 de espectadores a protagonistas del cambio.

CAPÍTULO I.
UNA MIRADA PROSPECTIVA DESDE EXTREMADURA PARA OTEAR EL FUTURO.

El futuro de Extremadura hemos de vincularlo en torno a las grandes transformaciones emergentes, preparándonos para vivir en los próximos años los cambios más trascendentes de la historia de la humanidad. Lo que hemos visto en la ciencia ficción nos parecerá aburrido comparado con lo que vamos a experimentar en las próximas décadas. En el horizonte de 2050 se está hablando de seres súper longevos, inmortalidad, comunicación por telepatía, hibridación ser humano/máquina, teletransporte… La convergencia Nano, Bio, Info y Cogno van a hacer de la ciencia ficción una cosa de andar por casa ¿Cómo afectarán todos éstos avances a Extremadura? ¿Qué papel queremos jugar en este concierto?

Aunque el futuro no se adivina, se inventa, sí podemos proyectar escenarios y tendencias en base a los avances de la ciencia y la tecnología, en torno a los cuales se están produciendo cambios espectaculares. Y cómo, desde Extremadura, tenemos que comenzar a hacer los cambios necesarios para aprovechar las ventajas que se derivan, incidiendo en el desarrollo de una nueva educación, generación de emprendedores que inventen nuevas ofertas, nuevos espacios para trabajar, producir y crear valor, y  una nueva oleada de líderes que se hagan cargo de dinamizar los nuevos escenarios y organizaciones resultantes.

Cambios radicales que en unas décadas formarán parte de la cotidianidad.

Telepresencia holográfica y transmisión de comunicaciones en imágenes 3D, representaciones tridimensionales que se pueden ver y manipular desde todos los ángulos, vehículos que se conducen solos, naves no tripuladas, tecnificación total en las cadenas de montaje, robots que sustituyen las tareas manuales, cielos surcados por drones, agricultural ultratecnificada… Son realidades que se harán presentes y constituyen solo, un pequeño botón de muestra de la revolución que ya está aquí.

La revolución que se está gestando va a llegar a todas las actividades y facetas de la vida humana, todo un conjunto de posibilidades que ha de ir articulando la región en torno a actividades como producción de alimentos y medicinas (bioalimentos, biomedicinas), combustibles (biocombustibles), energías limpias, economía verde y economía circular, industria y producción personalizada, generación de nuevos servicios

Desde la economía estamos en el tránsito de los productos y servicios a la producción masiva de experiencias (Pine y Gilmore), en una ascendente de consumo y demanda global de nuevas experiencias.

La riqueza de las naciones como la definió Adam Smith forma parte del pasado. Estamos en plena economía del conocimiento donde la nueva materia prima es abundante, accesible y barata.

La creación de valor se ha trasladado de las materias primas y los factores de producción tradicionales a las capacidades y competencias de las personas, la ascendente de valor ha pasado de las manufacturas a las “mentefacturas”.

Todos estos cambios abren un espacio nuevo a Extremadura, y exigen un esfuerzo desde las instituciones y las organizaciones regionales para aprender a mirar estas realidades como referencia para  la planeación y el desarrollo de políticas públicas.

La nueva riqueza de Extremadura está en las personas y la materia prima es el conocimiento. Para la movilización de este potencial se necesitan emprendedores y líderes que se hagan cargo de las nuevas realidades.

La tiranía histórica que el capitalismo clásico había impuesto al desarrollo de los pueblos en torno a una serie de largas etapas para pasar del subdesarrollo al desarrollo (Rostow), por fortuna ha quedado obsoleto. El gran sueño de pasar de economías con bajos niveles de desarrollo al desarrollo está más cerca si se sabe leer el signo de los tiempos y hacer los cambios oportunos en el sistema educativo.

Convergencia tecnológica Nano, Bio, Info y Cogno (NBIC) y el cambio de paradigma científico.

Asistimos a un proceso de aceleración tecnológica sin precedentes que va a dar al traste con el paradigma científico vigente, un proceso donde las nuevas preguntas no se pueden responder desde los postulados actuales.

La expansión de las fronteras del conocimiento nos abren a nuevas preguntas: ¿Dónde están los límites de la vida? ¿Podemos vencer a la muerte? ¿Cómo podemos viajar a otros mundos? ¿Podemos hibridar el ser humano con la tecnología?… Y desde luego, para buscar respuestas a estos interrogantes necesitamos replantear los fundamentos mismos que constituyen la base de nuestro pensamiento, la interpretación del mundo y la civilización.

Las bases del entendimiento del ser humano, la organización, el pensamiento religioso, el empleo, el trabajo, el poder, las instituciones…; van a sufrir un cataclismo sin precedentes. Todos los pilares que sustentaban nuestro mundo están siendo y van a ser removidos desde sus cimientos.

La ciencia y la tecnología que están produciendo los cambios más grandes en la infraestructura, van a traer cambios frenéticos en la superestructura, y con ello nuevas formas de poder e institucionalidad. La cuestión está en cómo vamos a posicionarnos desde Extremadura en esos cambios y qué estrategias vamos a adoptar.

La interacción NBIC, las TFE y el potencial de transformación de la economía y la vida humana.

De la interrelación entre la nanotecnología, la biotecnología, la infotecnología y la cognotecnología va a surgir una nueva economía, que a su vez va a traer, de hecho ya está trayendo, una auténtica revolución en la vida humana.

Nanociencia y nanotecnología estudian y hacen uso del comportamiento y las propiedades de la materia a escala atómica, tienen un marcado carácter multidisciplinar y abarcan áreas de conocimiento y aplicación muy diversas, algunas de las cuales tocan directamente el área de la biotecnología de forma que los desarrollos obtenidos en un campo benefician también al otro.

Las tecnologías de la información y comunicación (TICs), son por un lado herramientas esenciales para el desarrollo de las tecnologías nano y bio, y a su vez, se benefician de los avances de éstas, por ejemplo con la miniaturización de dispositivos en micro-nanoelectrónica.

Las ciencias cognitivas cierran el círculo, haciendo frontera y compartiendo espacios comunes con las TICs (inteligencia artificial) y con las tecnologías nano y bio (biomateriales, materiales y dispositivos híbridos dirigidos a neurociencia, neurofarmacología…).

Las interacciones entre estos cuatro sistemas de conocimiento y sus tecnologías están generando un campo infinito de desarrollos y posibilidades (algunos de los cuales no podemos ni atisbar aún), con un gran número de interrogantes por resolver ¿Qué hibridaciones se producirán entre ellas? ¿Qué aplicaciones nuevas pueden surgir del entramado NBIC?, ¿Puede hablarse de una nueva y gran revolución científica y tecnológica centrada en las NBIC?  ¿Qué tipo de empresas serán las encargadas de reabsorber estas nuevas ideas y transferirlas a la sociedad? ¿Cuando eclosionará la nueva economía alrededor de la convergencia NBIC?… Las NBIC son la punta de lanza que está definiendo los rasgos principales de la nueva civilización en la que estamos entrando y están impactando en todos los órdenes de la vida.

Como ejemplos de convergencia podemos citar el área de la salud: biosensores y técnicas de diagnóstico, en donde se unen principalmente herramientas nano y bio, siempre apoyadas por la tecnología de la información; tratamientos médicos localizados, transporte y suministro local de fármacos; bioinformática para el diseño computacional de fármacos; terapias génicas; ingeniería genética en los cultivos…

En las ciencias cognitivas: desarrollo de órganos artificiales, prótesis inteligentes, combinando los conocimientos de neurociencia, principalmente con tecnologías de la información y bio, y en muchos casos, con el área de nuevos materiales desarrollados gracias a la nanotecnología. De manera general, para entender mejor el funcionamiento del cerebro, tendremos que apoyarnos fuertemente en las herramientas que nos brinda la biotecnología y la tecnología de la información, que, a su vez aprovechará las conclusiones que se vayan obteniendo para proponer nuevas aplicaciones.

Las NBIC son la base de las tecnologías facilitadoras esenciales (TFE): microelectrónica, nanoelectrónica, fotónica, nanotecnología, biotecnología, materiales avanzados y sistemas de fabricación avanzados.

Pero la cuestión clave en torno a todos estos desarrollos está siendo y será: ¿Seremos capaces de producir las personas emprendedoras y líderes capaces de movilizar estas realidades? Esa es la cuestión, ese es un gran reto para Extremadura.

El impacto de las innovaciones en el trabajo y las formas de vida tradicionales.

Una mayor producción con menos personas trabajando, la alteración de las  fuerzas productivas y relaciones de producción. Todo lo cual nos dirige hacia el fin del trabajo humano tal y como lo habíamos conocido hasta ahora (Rifkin).

De la producción en masa estamos entrando en la producción personalizada. El perfeccionamiento de la impresión 3D nos conduce  a una industria singularizada que abordará todo tipo de fabricación, industrias y materiales.

Todo este movimiento supone un gran avance para la humanidad porque el trabajo ha sido históricamente fuente de explotación y dominio de unos seres humanos sobre otros. La superación del trabajo físico y mecánico, la liberación del potencial humano para otras tareas más productivas y generadoras de valor (creatividad, innovación), debería ser una buena noticia para las clases trabajadoras. No parecería  aceptable que quien ha sufrido las penurias de la explotación se pusiera a hacer una defensa de las condiciones que las crearon, sería una aberración histórica so pena de padecer cierto síndrome de Estocolmo.

Una mirada hacia la vida y el ser humano que hacen tambalearse los cimientos de la civilización.   

Según José Luis Cordeiro, ingeniero y profesor fundador de la Singularity University, en 2045 la muerte será opcional, convirtiéndose el envejecimiento en una enfermedad curable. Y la cosa no queda ahí, sino que podremos revertir el proceso vital y seremos capaces de detener el envejecimiento y rejuvenecer.

La biotecnología avanza a ritmo vertiginoso inspirándose en la propia naturaleza sobre las células y organismos vivos que no envejecen (células germinales, cancerígenas, algunas bacterias, medusas…).

Cordeiro también fecha en 2045 el hito en el que alcanzaremos la Singularidad Tecnológica, año aproximado en el que la inteligencia artificial superará a la humana.

Nos deslizamos por una nueva vía civilizatoria en un breve lapsus de tiempo, con cambios cuantitativa y cualitativamente superiores a los acaecidos a lo largo de millones de años de hominización. Estamos entrado en el Transhumanismo mediante el desarrollo y fabricación de tecnologías NBIC, que mejoran las capacidades y prestaciones humanas, tanto a nivel físico como psicológico o intelectual.

Las bases tradicionales de la esencia y naturaleza del ser humano (ontologia), se verán expuestas a un shock sin precedentes: la filosofía, psicología, sociología…; variarán sus postulados, configurando un nuevo paradigma desencadenado por la nueva ciencia. Las religiones y las creencias milenarias se verán sacudidas, las bases de la ética y la moral entrarán en agitación. Experimentaremos una convulsión de los fundamentalismos. Surgirán grandes conflictos y crisis de identidad. Aparecerán fuerzas opuestas al cambio como ya existieron y existen en la actualidad (luditas, neoludistas, menonitas, neoconservadores…). El derecho y los legisladores habrán de enfrentar desafíos nunca planteados mirando cara a cara al futuro, se producirán acalorados debates e interpretaciones acerca de los beneficios y peligros de las nuevas tecnologías.

La intersección de las NBIC nos llevan tarde o temprano a impactar sobre la naturaleza del ser humano para convertirnos en seres con extensas capacidades, rumbo al Posthumanismo. La fusión entre tecnología y ser humano es una tendencia imparable, independientemente que llegue a su consumación o no en 30 años como vaticina Cordeiro (Edad de los  humanos mejorados y súper longevos). Para entonces tendremos que resolver muchos retos e interrogantes, como el control demográfico ante una crisis malthusiana. Todo nuevo paradigma no da respuestas a todos los interrogantes que se plantean, tendremos que asumir ese axioma, y aprender como hemos hecho a lo largo de la historia a hacer camino al andar.

Cualquier cambio en los postulados y avances NBIC, por ejemplo en la longevidad, rompe por completo las coordenadas de nuestra vida en comunidad: ¿Qué ocurrirá con las herencias, la jubilación, los sistemas de protección social, el trabajo…? ¿Cómo impactará todo ello sobre Extremadura? ¿Qué estrategias adoptaremos?

Cordeiro señala el año 2029 en el que se verifique el test de Turing (momento en el que un ser humano no podrá distinguir si habla con otro ser humano o con una forma de  inteligencia artificial). De la misma manera se utiliza esta fecha como referencia para que un cerebro ahumano se pueda conectar directamente a Internet.

Otro de los hitos que caerá en unas décadas d de la hibridación NBIC será la comunicación telepática, relegando al habla a una forma de comunicación primitiva.

Los dispositivos externos de almacenamiento de memoria serán una realidad para liberar al cerebro de la sobrecarga de información. Toda la memoria almacenada en el cerebro podrá trasladarse a un ordenador.

Estamos entrando en la civilización humano-máquina, una hibridación de tecnología y humanos. De hecho ya estamos en la fase inicial donde las prótesis están reemplazando funciones humana (ojos, oídos, piernas, brazos biónicos, exoesqueletos…).

Todo esto solo es solo un pequeño ejemplo de los miles de avances en progresión geométrica y evolución recursiva (máquinas que aprenden se reproducen y mejoran desde sí mismas). Tanto si se cumplen las fechas de los expertos como si se demoran o anticipan, el proceso civilizatorio que hemos iniciado es imparable, por muchos neoluditas o conservadores que se empeñen en poner palos en las ruedas del progreso global. La cuestión es cómo nos incorporamos desde Extremadura a esta revolución.

Nuevas tensiones y conflictos entre lo viejo y lo nuevo.

Y no solo en los radicales del ludismo y menonitas (resistentes a la introducción de cambios tecnológicos). El primer impacto de las NBIC es en la economía y la producción (infraestructura), los enormes cambios en la producción aún no se han visto secundados por los cambios en la superestructura, si a esto le añadimos la vertiginosa aceleración en la ciencia y tecnología que experimentaremos en las próximas décadas, el ajuste va a ser descomunal (estructura de las organizaciones, formas de gobierno, institucionalidad…).

Nuevas formas de gobernanza serán necesarias para gestionar la complejidad a escala global, crisis de los estados-nación, obsolescencia de las organizaciones representativas (empresariales, sindicales, partidos políticos…).

A todos estos cambios habremos de hacer frente desde la filosofía, la sicología, la sociología, la ética, la moral, el derecho… Generando una nueva humanidad capaz de regular sus conflictos de forma pacífica.

El peor de los escenarios posible es que las tensiones descomunales que se producirán por el choque de dos mundos, se canalicen a través de revueltas y enfrentamientos bélicos, tenemos mucho trabajo por hacer, construir la paz es tarea de todos (he aquí una nueva forma de trabajo).

Nuevos interrogantes e incertidumbres.

Todo cambio de paradigma se produce cuando aparecen nuevas preguntas (por eso son tan importantes las buenas preguntas) y la ciencia dominante no es capaz de contestarlas. Y como hemos visto, a su vez, el nuevo paradigma naciente no tiene respuestas para todas las preguntas, juego en el que está la base del avance imparable de la humanidad (es la formulación permanente de preguntas y la búsqueda de respuestas lo que nos hace avanzar como especie). Si entendemos este fenómeno, podremos comprender la obsolescencia de nuestra educación actual que trabaja a contrapelo de los tiempos, ya que va matando la capacidad de hacernos preguntas, cualquier pregunta que se sale del pensamiento lineal en las aulas es objeto de burla. Los resultados de centrarnos en la memorización de respuestas conocidas son paupérrimos, de hecho está lastrando el progreso global y poniendo el freno a la emergencia del nuevo paradigma.

Nuevas interrogantes que están en la base del nuevo paradigma ¿Dónde están los límites del ser humano? ¿Cómo podemos superar los conflictos? ¿Cómo podemos colonizar otros mundos? ¿Cómo podemos salvar el planeta? ¿Cómo podemos superar las enfermedades y el sufrimiento humano?… Desde nuestro paradigma científico y mental antiguo no tenemos respuesta. Al igual que el paradigma naciente no va a dar respuesta a todas las situaciones nuevas que originan.

Nuevos aprendizajes, competencias para el desarrollo del ser humano en la nueva civilización.

El cataclismo global de nuestras formas de trabajar, la crisis del empleo y el ocaso de las carreras, trae aparejada la pérdida de significado del trabajador autómata de la Era industrial y la emergencia del emprendedor, un fenómeno que en el siglo XX anticipó Drucker. El trabajador de la cadena de montaje, del campo o el funcionario basado en los principios de economía de tiempo y movimiento que se regía por el manual de Taylor, está muerto; y con él, el modelo de dirección y gerencia fundamentado en el control, un modelo de gerente-capataz que evoluciona al gerente-coach.

Las competencias técnicas que eran centrales en el trabajador-autómata y el gerente-capataz, se ven desplazadas y ampliadas en el nuevo tiempo que estamos entrando por las competencias genéricas, el emprendimiento y el liderazgo.

El crecimiento de las diferentes ciencias tiene un alto componente técnico, pero las intersecciones e hibridaciones que se producirán en las NBIC se propician desde las competencias genéricas, el emprendimiento y el liderazgo, por ese motivo están siendo decisivas en la generación de valor y lo van a ser mucho más aún.

En paralelo asistimos a un proceso de obsolescencia radical de las competencias técnicas y a una necesidad de actualización permanente de las mismas, en un continuo de aprendizaje, desaprendizaje, reaprendizaje (Gasalla); eso sí, asistidos por unas tecnologías que cada vez nos lo pondrán más fácil.

Los rasgos definitorios del nuevo  tiempo son la creatividad y la innovación, soportadas desde tres grandes bloques de competencias (conocimientos, habilidades, actitudes, aptitudes y valores), que a su vez están entrelazadas entre sí: competencias genéricas, emprendimiento y liderazgo.

Desde Extremadura necesitaremos incorporar el entrenamiento en competencias clave para el siglo XXI para su incorporación al sistema educativo y su adquisición masiva por parte de la población. Todo ello habrá que realizarlo con metodologías y modelos nuevos de aprendizaje, como el Modelo 6-9.

Una nueva educación que permita abordar los grandes retos de nuestro tiempo.

El verdadero tapón que está frenando el desarrollo de los cambios disruptivos que se están gestando, y con ello, el acceso desde Extremadura a las oportunidades que nos trae la revolución tecnológica, es la convivencia con un sistema educativo nacido bajo el influjo de la Ilustración para dar respuesta a las necesidades de la Revolución Industrial. El futuro de la region pasa por apostar por cambios educativos profundos basados en la adquisición de competencias clave para el siglo XXI.

El cambio de modelo educativo consecuente con el nuevo paradigma es el gran campo de batalla de nuestro tiempo, y no se trata de reformas para mantener la esencia, sino de la reformulación global del modelo que abrace las nuevas preguntas y se comprometa con los desafíos globales. Todo intento de liderar del futuro desde la educación que tenemos resultará infructuoso.

Estrategia ante el cambio y posicionamiento en los distintos escenarios.

El nuevo horizonte de acontecimientos que nos abre el futuro nos obliga a un replanteamiento global de nuestras estrategias vitales, como personas individuales, organizaciones,  gobiernos, y como región. No podemos enfrentar los desafíos del futuro desde los planteamientos del pasado, simplemente porque el pasado es irrepetible

La flexibilidad al cambio es una de las principales pruebas de fuego con las que vamos a lidiar para encontrar nuestro lugar en el nuevo mundo. De la estrategia y actitudes que adopte Extremadura ante el cambio, dependerá por entero nuestro futuro en tono a la siguiente elección:

  • Estrategia continuista: actuar como si nada estuviera pasando y repetir los clichés del pasado, reaccionando a cualquier cambio para neutralizarlo (actitud reactiva).
  • Estrategia defensiva/preventiva: hacer pequeños ajustes pero salvaguardando el statu quo para minimizar los efectos del cambio (actitud reformista).
  • Estrategia de cambiar con el cambio, avanzando con los tiempos, un cambio de mirada para abrazar las nuevas preguntas y buscar nuevas respuestas (actitud proactiva).

La cuestión es: ¿Qué estrategia va a adoptar Extremadura ante los cambios?

Nueva gobernanza y liderazgo.

Para construir una Extremadura líder en el 2050, necesitamos un relato elaborado con los ladrillos de la modernidad y la interlocución permanente en las fronteras del conocimiento, la ciencia y la tecnología, para dar sentido y dirección a nuestro caminar.

Y toda esta tarea precisa de un nuevo liderazgo social, económico, político, educativo; de una nueva agenda política y un nuevo estilo de gobernanza que se haga cargo de estos desafíos, de una estrategia disruptiva y una actitud proactiva y abierta a cambiar con el cambio.

El mismo enunciado del “shock del futuro” que por otro lado sirvió de  título al magnífico trabajo de Toffler (1970), delata un sentimiento y actitud defensiva que está presente en el carácter refractario que los seres humanos manifestamos al cambio, cuando han sido los cambios históricos los que nos han traído hasta aquí, al mejor momento de la historia (salud, alimentación, esperanza de vida, educación, bienestar…).

Los escenarios que se nos presentan son apasionantes, pero deberemos deshacernos de muchos pensamientos y actitudes viejas que lastran nuestro caminar para mirar con alegría el fascinante mundo que nos espera por vivir, convertidos ya en seres longevos y con capacidades aumentadas…

…continuará.

3 pensamientos en “Historia del futuro de Extremadura. Extremadura 2050 de espectadores a protagonistas del cambio. (Capítulo 1 de 6)

  1. Josilen Soza

    Es apasionante leer todo este blog , y nos contagias del entusiasmo que transmites en éste capítulo a ser siempre seres abiertos al cambio en busca del bienestar.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.